Publicado: 23/10/2010 11:58 por castropol en Noticias
20101023115819-2010-10-30-img-2010-10-23-02.02.45-5140363.jpg

Pincha a continuación.

El alcalde de Castropol urge la construcción del nuevo puerto deportivo    

Comentarios  Ir a formulario

gravatar.comAutor: legaspi

¿OTRA DE CAPERUCITA?

En la web de LNE, creo que se dice así, (soy perfectamente iznorante en informática y totalmente analfabeto en shakesperiano) veo interesantes comentarios a esta noticia envejecida. Sin entrar en detalles y discusiones de adjetivos subrayo y hago míos tres criterios generales de “Sylvae”.
Primero: que vuelvan a poner las piedras de cantería. Segundo: que se dé toda información sobre el presunto promotor sin tanto oscurantismo.
Tercero: Mejor que no toquen nada HASTA que terminen lo empezado, cumplan las obras prometidas y hagan funcionar lo ya terminado, por ejemplo, la estabilización, y recuperación de lo posible, del argayo de 1999.

Como recuerdo añado lo ya manifestado en “Castropol, blogia.com”

“Para el proyecto de estabilización estimado en 1.470 876 euros en el BOAP de diciembre de 2002, gobernando en el Principado Alvarez Areces, pocos meses antes de llegar a la Alcaldía don Angel Pérez, se comprometen las siguientes partidas: Consejería de Infraestructuras 300.506 euros; la Dirección General de Cooperación 240.405 euros; el Ayuntamiento de Castropol 925.558 euros de los cuales 901.518 proceden del Ministerio del Ministerio del Interior del gobierno de Aznar. Esta cantidad del Gobierno de la Nación, que supondría el 50 % del total previsto, estaba condicionada a que el Principado y el Municipio participasen con la otra mitad.”

¿ Qué hay de ello? ¿Se han agotado todos estos presupuestos? ¿Se han hecho gestiones para otras provisiones? ¿Se ha informado al pueblo?

De Esopo la moraleja : La gente del pueblo estaba ya tan acostumbrada a oírlo que el lobo pudo comerse todas las ovejas. ¡Cuidado con hacer la ola!

Fecha: 24/10/2010 18:09.


gravatar.comAutor: AVACCA

No contento el Sr. Alcalde con los destrozos ocasionados con las obras en la costa, ahora ataca por mar. Se trata del desembarco en toda regla con el apoyo de la infantería mercenaria de la empresa privada. Al parecer, en el Occidente asturiano no terminamos de enterarnos que la burbuja inmobiliaria hace tiempo que estalló, llenándonos a todos con los restos mucilaginosos de su explosión.
¿A qué viene tanta prisa? ¿elecciones próximas tal vez? ¿qué criterios se han seguido en la elección del emplazamiento? ¿beneficiar tal vez a ciertas promotoras próximas a la zona?
Un club náutico conlleva construcciones anexas que suponen una agresión paisajística más. En este caso, la vista de Castropol desde el lado asturiano (la del lado gallego ya se destrozó previamente con las casitas del parque de Loriente).
Un ataque más orquestado contra nuestro paisaje, contra nuestras costas: el parking de Figueras, las minas de oro de Salabe, la playa de Salinas, etc.
En este momento, los amarres son gratuitos, tal y como fue toda la vida. La construcción de un club náutico cuya concesión se otorgue a una empresa privada, supondrá el pago del amarre, pasando a cobrarse a costa de todos los vecinos para el beneficio de la empresa. La concesión a una empresa privada de una instalación pública no parece una medida de un Ayuntamiento gobernado por la izquierda sino una política de la más rancia derechona. El flamante náutico de Figueras, por una mala planificación, se está cegando por causa del movimiento de las arenas, y pronto quedará anegado. Seguramente, nos lo venderán como una nueva y bonita playa urbana, cuando no quede donde fondear.
Exigimos un estudio de impacto medioambiental del Patrimonio, un estudio que sea público y en cual se justifique debidamente la elección del emplazamiento. La zona de La Linera, aparte de pertenecer al convenio RAMSAR, como todo el término municipal, está catalogada como zona ZEPA, de especial protección de aves.
Convendría que las autoridades municipales y autonómicas tomasen conciencia de lo desacertado, y más en el momento en el que vivimos, de insistir en una política de urbanismo desenfrenado, fuera de toda lógica demográfica, turística y con un claro y reiterado desdén por la protección del medio ambiente, en un caso concreto en el que además hay una especial protección legal sobre este particular.
El lucro desmedido, el amiguismo (y otros “ismos” no nombrables), con la total ignorancia de la ley, disfrazando todo ello de populismo barato no parece la mejor política para un Ayuntamiento, y más en los tiempos en que vivimos. Más convendría al Ayuntamiento escuchar la voz de sus gobernados, que clama transparencia, justicia y democracia.

Fecha: 25/10/2010 12:01.


Añadir un comentario



No será mostrado.