Publicado: 23/11/2012 11:02 por castropol en Noticias

Pincha a continuación:

Comida solidaria en Castropol

Comentarios  Ir a formulario

gravatar.comAutor: l.legaspi

NO HACER TRAMPAS EN EL SOLITARIO

Todas las comidas son solidarias. Unas más que otras. Depende del género que se eche al puchero. El Domine Cabra descolgaba suavemente, desde la “gamalleira” el hueso "de rodilla" o "de caña" sobre el hervor primero. Pero rápidamente halaba el aparejo para evitar chamuscos. En las solemnidades, dejaba mojar un mendrugo en la sombra de una hoja de bacalao. Poco sólida era la refección.

Otra cosa son “Las bodas de Camcho y Quiteria en donde lo primero que “se le ofreció a la vista de Sancho fue, espetado en un asador un entero novillo y seis ollas que encerraban en sí carneros enteros, como si fueran palominos; las liebres ya sin pellejo y las gallinas sin pluma no tenían número; los pájaros y caza de diversos géneros eran infinitos, colgados de los árboles para que el aire los enfriase.”

Ya sé que en los canapés benéficos (algunas veces, de asociaciones eclesiásticas u onegés solidarias) no hay tanto colesterol ni exageración de danza como en aquel pueblo de la Mancha de cuyo nombre no me acuerdo. Tengo bastante experiencia y cierto criterio cierto de que la solidaridad, sobre todo si la queremos decir Caridad cristiana debe huir de placebos y trucos enternecedores que algunos, acertadamente, llaman “opio del pueblo”.

Como punto de reflexión, no argumento apodíctico, cuento un sucedido que a mi me sucedió en un lugar de todos conocido: Visitaba a Pedrín, tísico perdido. La ventana del sencillo cuarto, abierta de par en par para libre circulación de los microbios. Nuestro tópico diálogo, se vio interrumpido por festiva música emitida desde un cercano lugar de ocio. ¿¿¿¡¡¡!!!???. “No pasa nada –me dijo Pedrín- son las “Damas Solidarias” que tienen una merienda para traerme un filete de hígado todas las semanas”.

No sigo, pero -¡con perdón!- permitidme unos titulares: Una cosa es “salvar el alma y otra, limpiar el armario”, “es mejor sentarnos a la mesa del pobre que sentar al pobre en la nuestra” . “el pan nuestro no es para repartirlo, sino para compártalo…”

Conozco Cáritas, Manos Unidas, he promovido y participado en diversas “oenegés”. Las alabo, -¡Ánimo!- , pero no juguemos con cartas marcadas, no hagamos trampa en el solitario.

Fecha: 24/11/2012 16:48.


Añadir un comentario



No será mostrado.