"Manolo Ron Valea. Historia de un desengaño"

Publicado: 24/08/2016 13:41 por castropol en sin tema

"Manolo Ron Valea. Historia de un desengaño"

Me escribe desde Mayagüez (Puerto Rico); la carta está fechada el 6 de mayo de 1979 y lleva el membrete de su empresa "Casa Ron. Piezas, Gomas, Baterías, Accesorios. Mc.Kinley, 237".

Dice, "Muy querido amigo:… Hace como un año que tenía preparado el manuscrito que me pediste y te adjunto… Te acompaño varias fotos de aquella época. Todo lo que digo es verídico… Un abrazo…"

¿Pero de qué habla mi amigo Manolo Ron Valea?

El tal documento biográfico lleva este título:

 "Diez años en la Cuba del Movimiento del 26 de Julio y el paso al comunismo por medio del engaño a su pueblo del Doctor Fidel Castro Ruz".

Manolo Ron había nacido en Castropol el 27 de diciembre de 1922. Hijo de Luciano Ron Monteavaro, y de Ramona Valea Martínez , ambos de conocidas familias de comerciantes, mostró desde niño su afición a la mecánica, sobre todo de los automóviles; hoy le podríamos calificar de auténtico emprendedor.

 Durante la Guerra Civil presta servicio como chófer del Gobernador Militar de Asturias; finalizada la contienda, su padre le compra, para salir adelante en aquella empobrecida España, un coche de gasógeno, con el que viaja de Asturias a Galicia y viceversa, llevando pasajeros, mercancías y "La Nueva España" y "El Ideal Gallego". Galán bien parecido, sus amoríos le llevan a marchar a Cuba con 35 años, el 10 de julio de 1957, a bordo del vapor "Veracruz" que zarpa de Vigo.

 En La Habana tiene la suerte de encontrar al también castropolense Bautista Soto, próspero comerciante de telas importadas, que lo recomienda para trabajar en la casa Ford.

Pasa luego a representar la firma de licores "Omega", que le lleva a viajar a través de toda la isla, con frecuentes visitas a Holguín en la provincia de Oriente, cuya capital se encuentra en Santiago de Cuba…, y cerca de Sierra Maestra.

En sus viajes a través de la región tiene varios encuentros con los "barbudos", luego llamados guerrilleros castristas; estamos ya en 1958. Manolo Ron se había afiliado a la Falange en 1937, junto con otros jóvenes de Castropol, y siempre será un convencido anticomunista, pero la realidad cubana le impacta con su capitalismo salvaje, la corrupción del gobierno del general Fulgencio Batista y del Ejército…

 Y así, Manolo tiene ocasión de realizar varias visitas comerciales a la gran finca llamada "Biran," situada en el lugar de Marcamé, y que pertenece a los hermanos Castro, Ramón y Raúl, y que patronea su madre Lina (el padre, Ángel Castro, nacido en Láncara (Lugo) había fallecido en 1956). Pronto, Manolo, como buen comerciante, comienza a surtir de licores, alimentos, herramientas… a Ramón y Raúl Castro, que lo atraen al ideario revolucionario, por lo que lleva además pertrechos a los del monte, sorteando los destacamentos militares ; bien entendido que el pueblo cubano no habla entonces del comunismo, pues Manolo percibe claramente que el sentimiento popular no es comunista sino reformista, de ahí que al final de la historia acuse a Fidel de traidor.

La corrupción del gobierno cubano y la inoperancia del Ejército (recuerdo a Manolo comentarle al coronel J. Ramón Martínez "Louxa", en la tertulia de la peluquería "Villares" de Castropol, durante una de sus visitas a España, que con solo una compañía de soldados acabaría con los guerrilleros) cooperan a que el 1 de enero de 1959 Manolo sea el que conduzca el Land Rover del capitán castrista que primero hace su entrada en las calles de La Habana "liberada" (Fidel no entrará en la ciudad hasta el día 6). Manolo escribe que a partir de aquel día Fidel entregó Cuba a Rusia; no andaba muy descaminado, antes de que acabe el año, Fidel encarcelará a su compañero del alma Huber Matos, mientras que el carismático Camilo Cienfuegos será "eliminado" por llevarle la contraria.

Manolo empieza entonces a tener problemas, pero el pasaporte español lo salva; su situación se agrava cuando los cubanos exiliados, con el apoyo de los EE.UU., fracasan en su intento de invadir Cuba por la Playa Girón, de Bahía Cochinos, el 15 de abril de 1961. Una operación más, fallida, organizada por la torpe CIA.

Pero la situación en Cuba se hace insostenible, insuficiente abastecimiento de alimentos, falta de gasolina, los transportes sin piezas de recambio… El Ministerio de Comercio Interior llama a Manolo para que organice la distribución de los alimentos racionados, después le piden que monte talleres de reparación de vehículos y en definitiva ponga en funcionamiento su notable inventiva; se enfrenta entonces a los rusos y luego a los chinos… es el momento del triunfo de Manolo.

 En el mes de mayo de 1965 Manolo visita Castropol ante el fallecimiento de su padre. El 10 de julio de 1967, cansado de la inutilidad de sus esfuerzos en una Cuba que no acaba de despegar económica y democráticamente, logra regresar a España junto con su mujer, la farmacéutica Norma Menéndez, y su hija Aurora. En el Castropol de aquel tiempo el emprendedor Manolo Ron no encuentra un acomodo satisfactorio, y unos meses después marcha a Puerto Rico. Pasa allí unos meses muy difíciles, hasta que en Mayagüez comienza a trabajar con el puertorriqueño de origen mallorquín Salvador Suau, concesionario de la General Motors, casado con la castropolense Julita Conde. Luego ya se instala prósperamente por su cuenta.

Y hasta aquí el manuscrito. Manolo, mi amigo, fallece el 29 de septiembre de 2007, sin dejar de defender su idea de lo que llamaba el "capitalismo democrático". Sus cenizas reposan en la playa de Salías, en la orilla asturiana de la Ría.

M.A. Serrano Monteavaro

 

Comentarios  Ir a formulario

gravatar.comAutor: aurora

Gracias por su relato de la vida de mi padre. Amigos como usted pocos, pero fieles.

Fecha: 08/09/2016 03:45.


gravatar.comAutor: aurora ron mrnrnfrz

como esta?

Fecha: 27/07/2017 23:53.


Añadir un comentario



No será mostrado.