El reto es realizar en 2,5 horas un trayecto de más de 5 en autobús l Platero urge a dragar el canal de navegación para facilitar los trabajos

Castropol, T. Cascudo  25.10.2019 | 23:38 

Álvaro Platero, junto al armador croata Luka Tomic, ayer, con la embarcación a sus espaldas.
Álvaro Platero, junto al armador croata Luka Tomic, ayer, con la embarcación a sus espaldas. T. CASCUDO

Un barco de pasaje, innovador por su lujo y rapidez, que pulverice los tiempos actuales para recorrer por mar la distancia entre los aeropuertos croatas de Split y Dubrovnik. Es el proyecto, aún en fase de negociación, en el que trabaja la delegación de fibra de Gondán a propuesta del armador croata Krilo. "Es un proyecto muy especial que pretende comunicar en dos horas y media un trayecto que actualmente en autobús se hace en más de cinco horas", precisó ayer el presidente de Gondán, Álvaro Platero.

Esta embarcación sería la tercera que Krilo confía a la delegación de fibra de Gondán. Precisamente el responsable de esta firma croata, Luka Tomic, estuvo ayer en el muelle sur de Castropol para presenciar la botadura de su segundo encargo: un catamarán de 36 metros de eslora y 10,5 metros de manga que tendrá base en el puerto de Split. Problemas técnicos de última hora con una de las grúas contratadas para hacer la maniobra de botadura impidieron echar el buque al agua. Volverán a intentarlo el próximo martes.

Esta embarcación constituye un hito de la construcción de fibra en España, ya que es actualmente el barco más grande y más rápido construido en este material. Tiene capacidad para desplazarse a 34 nudos y está preparado para transportar 440 pasajeros. Este catamarán también se dedicará a cubrir la ruta entre Split, la zona más turística, y Dubrovnik, donde se ubica el aeropuerto internacional, si bien lo hará en más tiempo que el barco que ahora está en fase de diseño. Tomic confesó ayer en Castropol que ha vuelto a confiar en Gondán por la profesionalidad y buen hacer de la firma. De hecho, este año le entregaron su primer pedido, un barco con el que está "muy contento".

El "Krilo Lux" es el noveno barco que sale de la delegación de fibra de Gondán, que vive, al igual que el resto de la compañía (están a punto de firmar cuatro barcos para Noruega que garantizan trabajo en Figueras para tres años), un momento dulce. En estas instalaciones, que afrontan su tercera ampliación, también se está construyendo otro catamarán de pasaje para Canarias y tres patrulleras para la Guardia Civil.

Los barcos que se botan en el denominado muelle sur de Castropol (pegado a la capital veigueña) se bajan al agua gracias a grúas de gran tonelaje y aprovechando la pleamar. Es un trabajo contra reloj debido al poco calado actual de este muelle, lo que impide finalizar aquí los pedidos. En este sentido, Platero insiste en la necesidad de dragar el canal de navegación que discurre paralelo al muelle, que está lleno de fango. "Hay doscientos metros de muelle; si hubiera calado, tendríamos sitio de sobra para tener el barco aquí amarrado y terminarlo sin necesidad de llevarlo a Figueras", lamenta.

Comentarios  Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.