Facebook Twitter Google +1     Admin

Publicado: 13/11/2020 09:51 por castropol en Noticias

Castropol descarta finalizar este año la ampliación de la escuela de bebés

El retraso de los trámites impide cumplir el plazo, admite el gobierno, que espera acometer la obra en Navidad para interferir menos en las clases

Vista de Castropol.

Vista de Castropol.

Las obras de ampliación de la escuela de bebés El Turullón, de Castropol, no finalizarán este año, como esperaba el equipo de gobierno castropolense. Los trámites de contratación se demoraron más de lo previsto inicialmente y el Consistorio acaba de adjudicar los trabajos a la empresa Servicios Integrales de Gestión y Mantenimiento S. A., con sede en Llanera.

“Hemos tardado bastante, pero ya estaríamos en disposición de empezar pronto las obras. La verdad es que se va a ir el plazo más allá de lo deseado, pero hasta la cosa más pequeña se dilata”, admite el Alcalde, Francisco Javier Vinjoy. Al regidor también le ha sorprendido que solo dos empresas hayan optado al concurso para acometer estos trabajos, valorados en 61.983,47 euros (75.000 euros con el IVA incluido).

La concejala de Obras, Pamela Pérez, también asume el retraso, pero cree que puede beneficiar a la ejecución de la obra, al hacerla coincidir con el periodo no lectivo de la Navidad. “Se podrá aprovechar la época navideña para que sea menos engorrosa para el centro”, precisa la edil, que presidió la mesa de contratación. Optaron a los trabajos Marper Revestimientos S. L. y la adjudicataria, Servicios Integrales de Gestión y Mantenimiento. Esta última se impuso con una puntuación de 100 puntos, frente a los 93,33 de Marper. La oferta económica de la adjudicataria también fue más ventajosa, cifrando la actuación en 56.688,72 euros.

La obra prevista, con dos meses de plazo, permitirá ampliar el espacio de la escuela de bebés El Turullón, que ocupa un lateral del colegio público La Paloma. En este caso, se creará un aula nueva destinada a los alumnos de dos a tres años. Este nuevo espacio obligará a modificar el comedor del colegio público, que crecerá hacia el “hall” de entrada y hacia la primera planta. Para ello será necesario instalar un montaplatos que permita subir la comida a los escolares que tomen su almuerzo en la planta superior.

La ampliación se anunció el curso pasado, cuando se registró un aumento de la matrícula que obligó a dejar fuera a quince solicitantes. En este sentido, el gobierno priorizó en los presupuestos municipales la ampliación de este equipamiento.

Eliminación de barreras

En otro orden de cosas, el colegio La Paloma, donde se forman este curso 138 escolares, tiene previstas varias obras de eliminación de barreras arquitectónicas y de mejora de la evacuación. Se ejecutará una rampa en el acceso principal, que cuenta con una gran escalinata. El centro también dispone de la partida económica necesaria para acometer una salida de emergencia. Sin embargo, ambas obras se realizarán el próximo verano para interferir lo mínimo en la actividad lectiva.

El director del centro, José Manuel Fernández, confirma que queda pendiente afrontar la instalación de un ascensor, pero los fondos disponibles no alcanzan por el momento para estos trabajos. En materia de accesibilidad se hizo el año pasado un baño adaptado.

Comentarios  Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.