Facebook Twitter Google +1     Admin

“Los ayuntamientos facilitamos recursos, pero la responsabilidad de la gente es la clave”, resalta la alcaldesa tapiega, Ana Vigón

El ranking asturiano está encabezado por Sobrescobio, que el año pasado logró separar para reciclar el 38,74% de los residuos totales, una cifra prácticamente idéntica a la de 2019 que se situó en el 38,59%.A poca distancia le sigue Somiedo, con el 35,06% de residuos separados el año pasado, aunque en este caso es un porcentaje ligeramente inferior al de 2019, del 40,46%. En tercera posición está Coaña con el 34,75% (en 2019 fue del 31,38%) y en sexta posición, tras Carreño y Gijón, se sitúa el municipio de Castropol, con un porcentaje de residuos separados en 2020 del 32,95% (el año anterior había sido del 30,59%).

A Castropol le siguen Langreo y Oviedo y, a continuación, figura Tapia con el 27,63%, porcentaje superior al 26,23% de 2019. Cierra el ranking de los diez mejores el concejo de San Martín del Rey Aurelio, aunque también está en una buena posición (en concreto, la duodécima) el municipio de El Franco, con el 25,54% de residuos separados.

El alcalde de Somiedo, Belarmino Fernández “Mino”, considera que la clave de estos “buenos datos” está en acercar los contenedores al ciudadano, un argumento con el que coinciden los otros regidores consultados. “Nosotros tenemos el objetivo de colocar contenedores en los 38 pueblos, de momento tenemos en La Pola y en todos los Valles, tratando de que la gente tenga cerca la opción de reciclar”, explica Fernández.

La alcaldesa de Coaña, Rosana González, apunta en la misma dirección y cree que el reciclaje aumenta incorporando baterías de contenedores para que el vecino disponga de ellas lo más cerca posible. “Nosotros somos unos privilegiados por contar con un punto limpio en el concejo”, precisa, al tiempo que defiende la labor municipal, realizando con medios propios, sin coste para los vecinos, la recogida de sólidos de gran volumen o plásticos de silo. También se recogen pilas, tapones y se apuesta por el compostaje doméstico. “La Administración ha puesto medios, pero la población ha sido la responsable de alcanzar estas cifras tan satisfactorias”, añade.

El alcalde de Castropol, Francisco Javier Vinjoy, se muestra “satisfecho” tras conocer los datos, pues el municipio ha mejorado en casi todos los parámetros. El único dato negativo ha sido el de la fracción orgánica, lo que se recoge en el conocido como quinto contenedor, que ha pasado de un 8,98% en 2019 al 7,04% el año pasado. Sin embargo, lo achaca a las campañas de compostaje que propician que estos residuos se aprovechen en los propios huertos. En este punto cabe precisar que Castropol fue pionero en Occidente en incorporar el quinto contenedor, una iniciativa a la que sumó Tapia el año pasado.

Vinjoy precisa también que en el último año han tenido contratada una técnica de medio ambiente, que, entre otros asuntos, ha hecho un estudio de los puntos de reciclaje lo que ha permitido “hacer ajustes” y colocarlos en los sitios idóneos. Para concienciar a la gente del coste que supone la gestión de la basura, indica que este año el coste global que supone para Castropol, que también cuenta con un punto limpio en el concejo, será de 230.000 euros.

Por su parte, la alcaldesa tapiega, Ana Vigón, hace hincapié en la importancia de reciclar más, pues hacerlo supondrá bajar el coste de la basura (los ayuntamientos no pagan por los residuos separados). La regidora está especialmente satisfecha por la implantación del quinto contenedor, al que fueron a parar el año pasado el 8,78% de los residuos. Ahora Tapia dispone de veinte contenedores marrones en diferentes puntos del concejo y alrededor de 450 vecinos están ya dándoles uso. “Los ayuntamientos deben facilitar recursos y hacer campañas de concienciación, pero lógicamente es clave la responsabilidad de la gente. Hay que explicar que la bolsa de fracción resto, la que va al contenedor verde, debe ser cada vez más pequeña porque es la que nos cuesta”, añade.

En El Franco, Cecilia Pérez, también está muy contenta con los buenos resultados, tras muchos años “de esfuerzo”. No en vano, el concejo ha registrado un gran incremento en el último año, pasando del 19,60 % de residuos separados al 25,54%.

En el otro lado de la balanza está la parte baja de la tabla donde figuran los concejos con peores datos de reciclaje. En el ranking de los diez que menos reciclan está Illano (con los peores datos de Asturias), Degaña, Allande, Ibias y Boal, con porcentajes de separación de residuos que oscilan entre el 3,15% y el 7,86%.

Comentarios  Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.