20071025165434-la-punta-2-fot.jpg

Comentarios  Ir a formulario

gravatar.comAutor: legaspi

RECUERDOS DE UN NIÑO POBRE

N`a Volta del Muelle, en la casa pequeña, he pasado gran parte de mi niñez. Más o menos desde los seis años hasta los trece, excepto un año que, en busca de trabajo, habíamos emigrado remando río arriba, hasta el Fondrigo en Vegadeo.

De esa época guardo los mejores, los más duros y los más claros recuerdos infantiles. También, los trágicos de la guerra civil.
En el murete de la izquierda, con la ensenada pequeña a quince o veinte metros bajo sus pies, estuvo la cordada de siete vecinos presos que el comité de guerra de la República había colocado como escudo humano que sirviera de señuelo disuasorio al ejercito que desde la derecha ribera vigilaba con “anteojos de larga vista”. La palabra prismático era entonces para mi demasiado esdrújula.

En un pequeño “salido” que aún hoy se conserva en el actual edificio, aunque ahora se le puede decir terraza, cuidaba yo un mato de geranios cuajados de flor roja. Algún estratega de la defensa de la República me ordenó podar las flores para no provocar al enemigo.

Por la carretera unos mozos, reclutados como milicianos, con una escopeta y escasos cartuchos, cual cazadores de labancos o cormoranes, patrullaban en atenta imaginaria, para prevenir un desembarco del ejercito rebelde que desde Figeirúa, Cabanela y Ove estaba presto a saltar a la “rive gauche”.
Tristemente algunos de ellos hubieron de pagar con su vida en otro paredón la osadía de pretender detener el alzamiento con la escopeta al hombro.
En otro momento y lugar, si me diere tiempo, me gustaría reavivar esta pequeña “memoria histórica” de un rapacín probe.

Fecha: 06/03/2009 23:02.


Añadir un comentario



No será mostrado.