El exministro Otero Novas plantea que el presidente sea elegido por el pueblo para - acabar con los "chantajes" de los nacionalistas

Castropol, T. C.  26.09.2018 | 01:24 

L.N.E.

Benito Aláez, José Manuel Otero Novas, Alberto Menéndez, Miguel Ángel Presno Linera y Javier Rojo.
Benito Aláez, José Manuel Otero Novas, Alberto Menéndez, Miguel Ángel Presno Linera y Javier Rojo. T. C. / L. MURIAS

"Si no cambiamos el procedimiento de reforma de la Constitución, difícilmente podremos empezar a buscar consensos", advirtió ayer en Castropol el catedrático de Derecho Constitucional, Benito Aláez. Lo hizo en el seno del debate "La reforma de la Constitución Española" con el que se inauguró el aula "Aurelio Delgado Martín" del Foro Comunicación y Escuela.

 

Aláez y su colega Miguel Ángel Presno Linera compartieron mesa con los políticos José Manuel Otero Novas y Javier Rojo y, aunque los cuatro coincidieron en la necesidad de reformar la Carta Magna, discreparon sobre los asuntos a cambiar y los procedimientos para hacerlo. En todo caso, todos cerraron filas en torno a la solidez e importancia del documento elaborado en 1978.

 

"Podemos y debemos hacer un balance positivo de estos cuarenta años y sentirnos orgullosos de lo que hemos conseguido, pero es obvio que la Constitución necesita mejoras", precisó Aláez, antes de destacar que el procedimiento de reforma que fija el documento es "particularmente rígido". Presno Linera también subrayó este aspecto, al tiempo que desgranó algunas necesidades de cambio, como establecer más mecanismos para que la ciudadanía participe en la vida política.

 

El exministro Otero Novas discrepó con los profesores al defender que la rigidez para las reformas se ciñe solo a algunos aspectos de la Carta Magna y reclamó una modificación del documento para "acabar con los chantajes" de los partidos nacionalistas e impedir "la desintegración" de España. En este sentido, apuesta como cambio fundamental por modificar la elección del presidente, que, a su juicio, debe ser elegido por el pueblo y no por el Parlamento. También Javier Rojo se mostró preocupado por la situación del país, especialmente por el conflicto catalán. Realizó una férrea defensa de la Constitución y pidió una reforma basada en el consenso y fijando unas líneas rojas. Entre las cuestiones a modificar apuntó la conversión del Senado "en una cámara territorial de verdad, que respete la diversidad del país".

Comentarios  Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.