"Es una colección interesante en su conjunto", señala la bibliotecaria local al recibir la obra del sacerdote fallecido, ubicada en la Cámara Agraria

Castropol, T. Cascudo  05.12.2019 | 23:45 

Ovidio Vila y José María Llenderrozos, ayer, en la sala

 

 

 

 

 

                         

                                                                                                                                                                       Ovidio Vila y José María Llenderrozos, ayer en la sala                                                                                                           T. CASCUDO

 

Los más de 4.000 títulos que integran la biblioteca del párroco Luis Legaspi, fallecido en 2017 a los 93 años de edad, ya están, como él quiso, en su Castropol natal y al abrigo de la biblioteca pública Menéndez Pelayo, a la que donó su legado bibliográfico. La falta de espacio en las dependencias de esta institución han llevado al consistorio castropolense a ceder un local en la vieja Cámara Agraria que está llamado a convertirse en lugar de recuerdo y culto a quien fuera precursor de la Cáritas diocesana en Asturias y alma y artífice de las misiones asturianas en Burundi, Benín, Guatemala y Ecuador.

 
Tanto los fondos que guardaba en su piso de Oviedo como los de su casa de Castropol se almacenaron en cajas en un almacén municipal a la espera de buscar un lugar adecuado para su exposición. Hasta la entrada del nuevo gobierno local el pasado mayo no se desbloqueó esta situación, encontrándoles acomodo en una sala de la vieja Cámara Agraria, en pleno centro de la villa. Tres voluntarios (el vicepresidente de la Fundación y albacea del testamento de Legaspi, Ovidio Vila, junto a Javier G. Herrero y José María Llenderrozos) se han ocupado en las últimas dos semanas de desembalar las cajas, colocar y montar las estanterías y dar acomodo a la colección.
 
"Lo que queremos es que se cumpla su voluntad. No están en la biblioteca, pero sí en su propiedad. Personalmente me parece bien", precisa Vila.
 
Ellos han colocado por temáticas los libros de Legaspi, pero ahora la bibliotecaria Manuela Busto debe hacer la catalogación pertinente y también debe articularse este espacio. Su propuesta es que se convierta en una sección de la Menéndez Pelayo con el nombre de Luis Legaspi y que los libros sean de consulta para los interesados. "Es una biblioteca de autor y es interesante en conjunto, pues permite conocer cómo Legaspi se fue formando a lo largo de su vida", señala Busto.

Comentarios  Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.