Facebook Twitter Google +1     Admin

Pegajosas redes sociales

Publicado: 23/01/2021 09:34 por castropol en Colaboraciones

La Nueva España » Cartas de los lectores »

18 de Enero del 2021 - Antonio Valle Suárez (Castropol)

A mis años empiezan a cansarme ciertas cosas. Por ejemplo las redes sociales con sus estructuras. Eso de estar todo el día, o unas cuantas horas, pendiente de lo que ocurre en Facebook, Whatsapp, Instagram y otros me está resultando cansino. Es más, a veces uno le da vueltas a la mente pensando... Pensando en si sería conveniente darse de baja de todos esos modernismos que, a cambio de ponernos al día con noticias de rabiosa actualidad, de facilitarnos a simple golpe de tecla la forma de hacer tal o cual cosa de tal forma, de escribir o contestar a los amigos particular o colectivamente, nos impiden, por ejemplo, poder leer con tranquilidad la prensa de papel, un libro, o hacer una caja nido ahora que pronto se repite el hermoso ciclo de la procreación de las aves. O para prolongar las tertulias en casa o con los amigos. O para preparar la tierra para el próximo huerto. O para meditar, o para escribir, o para cocinar... En fin, para hacer un montón de cosas que las modernas redes sociales nos impiden poder hacer robándonos cada vez más, sin que nos percatemos de ello, parte de nuestro precioso tiempo.

Todas estas meditaciones que llevaban un tiempo rondándome diariamente, incitándome a abandonar las redes sociales, se han ido al traste. Después de sopesar sus pros y sus contras han salido airosos los primeros, aunque con serias reformas. ¿Que cuál ha sido el motivo? Les cuento: Hace dos días, al regresar a casa de mi diario paseo, me percaté de que me había dejado mis gafas, con funda y todo, por el camino. Con tal pérdida, además de impedirme realizar mis cotidianas tareas, veía castigada mi pensión de un mes a más de la mitad de su importe. Ya sé que hay cosas muchísimo peores que perder unas simples gafas progresivas, pero como la mayoría de los pequeños disgustos generalmente afectan al individuo en proporción a su edad, pues el que les cuento a mí me preocupó profundamente, al menos por unas horas. Después, ya rehecho del golpe, publiqué a los cuatro vientos en las redes mi llorada pérdida. Pasadas menos de veinticuatro horas se me apareció el ángel de la guarda en forma de María Jesús, una señora a la que quedo eternamente agradecido ya que, después de ver el anuncio en Facebook, me llamó al teléfono indicado para comunicarme que había encontrado mis gafas. ¿Cómo me voy a borrar ahora de las redes sociales? ¿Y si vuelvo a perder mis quevedos? ¿Qué hubiera pasado si ella no estuviera en las redes sociales?

Pero a partir de ahora prometo administrar mejor mi tiempo para que me dé para más cosas de las que hasta ahora me daba. Las redes las tomaré como el vino, cada vez más en pequeñas dosis. Entre otras razones para poder leer el periódico de papel, del que siempre me gustó empezar por el final, disfrutando al tiempo de su tacto y de su inconfundible olor, lo mismo que le ocurre a mi querido amigo Juan, también asiduo lector de LA NUEVA ESPAÑA.

El extravío fue de gran provecho. No hay mal que por bien no venga, pues además de dejarme contento y espabilarme la guardia me agudizó el ingenio, ya que ahora las tengo en mi poder con su funda al lado, a la que le puse mi nombre y teléfono, por si las moscas...

20210118101637-139656688-3748741098523050-.jpg

   En Castropol, tenemos una gran Biblioteca, fundada en 1922 pòr un grupo de universitarios. Llegó a tener 14 sucursales, desde el concejo de Vegadeo, al de El Franco. Hoy está dirigida por una gran bibliotecaria, muy activa y con muchas y buenas ideas. En 2022 cumple 100 años, pero la celebraciones comenzarán el 20 de octubre próximo, centenario de la publicación del manifiesto firmado por los fundadores. 

Homenaje literario junto a la ría del Eo

Publicado: 15/01/2021 10:41 por castropol en Noticias
20210115104126-83d88a4a-eb80-4e52-ba5e-1c1.jpg

Una placa recuerda en Castropol pasajes de “Amarguras d’un viaxe”, considerada la primera obra publicada en gallego-asturiano, en 1920

En junio de 1920 el castropolense Ramón G. González publicó el que está considerado el primer libro editado en gallego-asturiano. Se titula “Amarguras d’un viaxe” y cuenta, en forma de verso, la historia de un marino que regresa de un viaje a Inglaterra y se encuentra con un fuerte temporal en la bocana de la ría del Eo. El Ayuntamiento de Castropol ha querido dejar constancia física de este aniversario y ha colocado en el paseo del muelle una placa que reproduce algunos fragmentos del relato, como el siguiente:

“A barra… taba a dous pasos;

lougo, a ría; dentro d’ela,

el puerto; pero ¡ah! n’a barra

a morte taba en espera:

alí fervían as olas,

chías de furia, famentas (…)”

El promotor de esta idea, que se suma al homenaje en vídeo que hizo en junio la biblioteca local Menéndez Pelayo, es el castropolense José María Llenderrozos, aficionado a la historia local. Propuso al Consistorio instalar la placa y preparó el diseño para el elemento cerámico, obra de Javier Cancio.

La cerámica incluye una rosa de los vientos y reproduce fragmentos del relato

decoration

La placa incluye una rosa de los vientos con el Norte apuntando a la bocana de la ría y cuatro fragmentos extraídos del relato por orden cronológico. “Cogí varias frases formando una secuencia de lo que ocurrió y vi que era buen lugar colocarlo aquí”, precisa.

Cuenta Llenderrozos que le gustó el emplazamiento elegido por estar cerca de unas rocas, que se ven en bajamar y le venían como anillo al dedo para incluir un pasaje que homenajea a las antiguas mujeres del mar: “Debe a muyer d’un marino ser como as olas de brava; aguardar firme y serena, como os peñascos na playa”.

El autor de “Amarguras d’un viaxe” (cuyo nombre completo era Ramón García-Monteavaro y González-Travieso) dedicó en su día su obra a su alumno Vicente Loriente Cancio. Éste, poco después, en 1921, fue cofundador de la Biblioteca Popular Circulante, semilla de la actual Menéndez Pelayo, que ya trabaja en el programa para conmemorar su centenario.

Llenderrozos también promovió el pasado verano la colocación de otras ocho placas (obra de Javier Cancio) que recuerdan textos de tres escritores locales y que permiten dar un paseo literario por los miradores de la villa. “Son frases cortas relativas a Castropol o a la ría para que la gente se pare un minuto, y conozca un poco más de la historia del pueblo”, añade.

Publicado: 12/01/2021 10:18 por castropol en Noticias

Reclaman recuperar la fuente y el antiguo hospital de leprosos de Ferradal, en Castropol

La promotora de la iniciativa considera que sería un recurso turístico complementario del Camino de Santiago, que discurre a un kilómetro del lugar

“Este tramo del Camino del Norte, de La Caridad a Vegadeo, está abandonado y es el original. Si esto estuviera cuidado podría ser un reclamo y un complemento cultural para los peregrinos. Además, desde aquí existen unas vistas panorámicas como en pocos sitios”, defiende la castropolense, muy crítica con la señalización del trazado en puntos como Tapia, por donde discurre una variante de la vía original (deja Asturias por Vegadeo).

“Es una pena que no se le dé un uso a este lugar, porque es un sitio muy bonito con un montón de historia”, añade Silvia Cuesta, vecina de Las Campas, muy cerca de Ferradal. Juntas decidieron limpiar hace un par de años la fuente, usada en la época más reciente para abastecer a las viviendas cercanas. De este uso quedan todos los restos que la rodean, desde muros de ladrillo a uralitas que tapan el manantial y afean el entorno.

Cuesta muestra el estado de la antigua fuente curativa. | T. Cascudo

Cuesta muestra el estado de la antigua fuente curativa. | T. Cascudo

“Nosotras lo limpiamos como pudimos, pero había que hacer mucho más y quedaría muy bonito, pues la fuente está como en una especie de cueva”, apunta Cuesta. La fuente tiene forma de pila y se cree que fue esculpida en la misma roca. De hecho, se aprecia en la piedra el desgaste de apoyar los pies. “La fuente ahora no se usa para el abastecimiento, así que veo una oportunidad clara para actuar”, precisa Fernández, a la que le gustaría ver cumplida la ilusión de su padre. “Es bueno para todos, es patrimonio”, añade.

Aunque la malatería no está estrictamente en el Camino de Santiago, se cree que se eligió este enclave por la existencia de la citada fuente. Según figura en la propia web del Ayuntamiento de Castropol, la capilla en honor a San Lázaro se remonta al año 1432, aunque es posible que existiera desde el siglo XI. Se cree que el hospital de leprosos también se remonta al siglo XIII, aunque la primera documentación recabada es de 1432, según las fuentes consultadas por Fernández. Como hospital de leprosos, este espacio logró independencia foral y llegó a tener ganado y terrenos por la zona.

Las garcetas

Publicado: 20/12/2020 16:30 por castropol en varios
20201220163026-ovidio.jpg

    Y como imagen de estos días, tampoco podían faltar las garcetas, que nos acompañan desde hace varios años. En la Mirandilla la madre naturaleza crea un magnífico árbol navideño, en el que duermen unos  doscientos ejemplares de  esta ave.

 

                                                                                                                                                   Foto cedida por Antonino Esteban

Castropol, Navidad 2020

Publicado: 20/12/2020 16:16 por castropol en varios
20201220160959-blog.jpg

    Con estas imágenes de Castropol,   con las luces y los adornos navideños instaladoss por el Ayuntamiento y los vecinos, deseamos a nuestros amigos y colaboradores, Feliz Navidad y que  2021 nos ayude a resarcirnos del año que estamos próximos a terminar.

Publicado: 20/12/2020 10:56 por castropol en Noticias

Pincha a continuación:

Castropol inicia la ampliación de la escuela de bebés El Turullón

Publicado: 19/12/2020 09:29 por castropol en Colaboraciones
20201219171443-sin-titulo-1.jpg

 Placa de cerámica colocada en el muro que bordea la ría, entre la Punta y la Santina.

  Se trata de un sencillo homenaje al autor de “Amarguras d´un viaxe”, en el centenario de su publicación. Ramón G. González  (Ramón García-Monteavaro y González-Travieso, como dejó claro hace unos meses Antonio Murias en este blog).

  Se trata, posiblemente, del primer trabajo en “fala” y en forma de verso publicado. Salió de la imprenta en Junio de 1920.

  Ignacio, piloto,  uno de los protagonistas de este relato, al regresar de un viaje a Inglaterra, se encuentra a la entrada de la ría con un fuerte temporal.

  Por ello, lo que se hizo, fue componer una breve secuencia de los hechos, situando la placa en un punto desde donde se divisa la entrada o boca de la barra y con el N. de la rosa de los vientos apuntando hacia ese lugar, como corresponde. Y con los peñascos a la vista en marea baja.

  El librito (31 pág.), lo dedicó el autor a su alumno, Vicente Loriente Cancio, que poco tiempo después fue cofundador de la Biblioteca P. Circulante.

 

  Pepe Llende. (Dic.. 2020)

Publicado: 18/12/2020 18:31 por castropol en Colaboraciones

¿Quo vadis, Unión Europea?

16 de Diciembre del 2020 - Antonio Valle Suárez (Castropol)

Hoy nos hemos despertado con preocupantes noticias que nos informaban de que la potente Holanda o Países Bajos, de boca de su primer ministro, cierra a cal y canto hasta el próximo 19 de enero todos los colegios, guarderías, institutos, gimnasios, comercios, los pocos bares de que gozan y hasta prostíbulos (tan complicados de cerrar aquí). Parece ser que es el confinamiento más rígido aplicado por los Países Bajos desde el inicio de la pandemia.

No me ha hecho falta escudriñar mucho en mi veterana mente para recordar cuando, no hace mucho, el Gobierno de los Países Bajos era de los más reacios a que se abriese el grifo de las ayudas económicas imprescindibles para Italia y España, para costear los desastres provocados por el covid.

¿Es que nuestros socios holandeses no conocían aquel refrán tan popular desde hace miles de años, o es que la soberbia les impedía aplicárselo? "Cuando las barbas de tu vecino veas afeitar pon las tuyas a remojar?

Y como ahora sufren la desgracia en su propia piel, no puedo menos que lanzar las siguientes preguntas que no se marchan de mi mente, inquietándome:

Viendo la que está cayendo para todos, ¿podrá permitirse el lujo ahora la potente Nederlanden de pasar sin pedir aquellas ayudas que a toda costa trataron de bloquear a España y a Italia?

¿Serán capaces nuestros socios, incluida la vecina Gran Bretaña del brexit, de impulsar la necesidad de que todos los países de la CEE, con la poderosa Alemania a la cabeza y su canciller al frente afligida por el terror, de que este problema tan gordo que nos atañe no es patrimonio de unos pocos países de la Unión sino que, más bien, lo es de todos los que la integran, ricos y pobres, y que ha de resolverse empujando todos a una?

De seguir actuando como hasta ahora, cada uno por su lado, ¿no se agudizarán más de lo que están los problemas de la pandemia, pudiendo conducirnos hasta unos nuevos reinos de Taifas que podrán hacernos ser testigos, a unos pocos porque los otros habrán desaparecido, de una enorme devastación producida por el virus, con un insospechado número de muertos?

¿Es que no son suficientes aún para hacernos ver la realidad de los más de 400.000 ciudadanos europeos fallecidos, junto a la pesadumbre de sus familias, por esta tremenda pandemia que padecemos?

¿Acaso aquel fabuloso Tratado de Maastricht no fue creado a finales del siglo pasado para abordar entre los países que lo componen todos los problemas que se nos presentasen? ¿O fue fundado solo para vanagloriarnos ante el mundo?

Si es así, ¿adónde vas, Unión Europea?

Publicado: 18/12/2020 10:59 por castropol en Noticias
20201218105725-83d306f1-7c64-4874-a3a4-156.jpg

Eduardo Martín y Manuel Fernández, ayer, limpiando con una manguera las ostras recién sacadas de la ría, antes de meterlas en la depuradora. | T. C.

La venta online tira ahora de la ostra del Eo, muy dependiente de la actividad hostelera

“La gente se acerca a los productos locales y apuesta por la compra directa”, señala la firma Acueo, que espera una buena campaña navideña

Lo cuenta Nuria Núñez, responsable de la parte comercial de esta pequeña firma castropolense. Tiene la percepción de que, durante el confinamiento, la gente “ha cambiado un poco la relación con los alimentos y la forma de comprar”. Y añade: “Más gente se está acercando a los productos locales, quiere saber de donde vienen las cosas y apuesta por comprarlas directamente”. De ahí que encuentren razones para el optimismo en este complejo 2020.

Explica Núñez que, aunque la campaña de Navidad ha empezado tarde, la cosa está funcionando bien. Ya tienen en marcha el contador que cada año marca en su web las ostras vendidas y, desde ayer, el producto está en depuración en las instalaciones del puerto de Castropol. La campaña, no obstante, va tarde porque otros años ya casi en agosto empezaban con las reservas navideñas. “Estábamos un poco preocupados, pero hemos visto que hasta que no se aclararon las recomendaciones de la Navidad y la gente se ha podido organizar, no han empezado a hacer compras para estas fiestas”, cuenta Núñez.

Los precios, como suele ser habitual, no suben en estas fechas ya que, al ser un producto cultivado y no depender de las capturas, se puede tener cierta estabilidad. En alguna ocasión han aplicado algún incremento en función de los costes del transporte, “pero este año ha subido muy poquito, así que vamos a mantener el precio del año pasado”.

Las ostras están ahora en su mejor momento, “estupendas, llenísimas y sabrosas”.

Eso sí, Núñez recomienda a quienes las adquieran que, si es posible, se pidan con antelación al consumo ya que el sabor suele mejorar: “Están menos saladas y con más matices”.

En el Eo también opera la empresa Ostrastur, pero comercializa el producto a través de una firma gallega y no hace una campaña específica y local por Navidad.

Publicado: 09/12/2020 12:14 por castropol en varios
20201209121439-tapones-burundi-page-0001.jpg

Castropol, 1921-2021: “la obra del siglo

Publicado: 28/11/2020 11:47 por castropol en varios
20201128114706-whatsapp-image-2020-11-20-a.jpg

 

Desde hace muchos años, podemos hablar de siglos, existía en Castropol una gran preocupación por los efectos de la ría sobre la base del acantilado situado en la zona este, es decir la orientada hacia la gran ensenada de la Linera. Los efectos de la erosión, sobre todo en días de oleaje, provocaban continuos derrumbes, debido también a la baja calidad de los materiales que forman el promontorio castropolense.  A modo de ejemplo, en el año 1836, hubo que desalojar toda una hilera de casas en la Mirandilla, ante la inminencia de su desmoronamiento, confirmado a los pocos días. Las familias afectadas, dispusieron de terrenos para otras viviendas en una nueva calle, facilitados por el marqués de Santa Cruz, en  el vial que lleva su nombre, conocida también como del “Pozo”.

 Por ello,  en las páginas del decenario “Castropol” y en las actas del Consistorio, podemos comprobar como a menudo se reflejaba la gran inquietud existente entre los responsables municipales y el vecindario, especialmente en la zona con más riesgo,  debido a los continuos desprendimientos.

 Tratando de poner remedio a la situación descrita y situándonos ya a principios del pasado siglo (1905), se comienza a barajar la idea de una carretera que desde el muelle local, llegase nada menos que hasta Illano y con la intención también de vertebrar y acortar distancias con las zonas más alejadas del Partido Judicial, cuya capitalidad residía en Castropol.

 En relación con lo anterior, dos años más tarde, el alcalde le pide a Benito Castro, diputado provincial, que se interese por el proyecto de la carretera, efectuando las gestiones correspondientes en la Dirección General de Obras Públicas, dependiente del gobierno central. Y desde este organismo, se confirma al Ayuntamiento la orden para que la Jefatura Provincial,  inicie los trámites encaminados a realizar el estudio sobre la carretera.

 Otro de los objetivos de la citada vía, que tendría una anchura de unos ochos metros con bajadas a la playa, era también por supuesto, enlazar la zona del muelle con la carretera Villalba-Oviedo, ya que así se denominaba entonces la actual N-640.

 Tuvieron que transcurrir un buen número de años, hasta que por fin, en el mes de Febrero de 1921, llegasen buenas noticias desde Oviedo: se aprueba el expediente de la carretera, en su tramo desde la Fuente al Muelle y se remite al Ministerio de Fomento. Una vez en la capital y ya en manos del gobierno, nuestro diputado Melquiades Alvarez (1), al que su amigo y compañero de partido, Vicente Loriente (2), le había insistido en repetidas ocasiones  sobre la necesidad e importancia de la citada obra, consigue entrevistarse con el Ministro, para agilizar y confirmar este proyecto tan importante para Castropol, poniendo fin así a un largo período de gestiones, trámites y etapas, dentro de su labor como diputado, encaminadas a resolverlo primero en los despachos, como es habitual.

 Por todo ello, Castropol, entendemos que tiene una deuda pendiente hacia su persona y en lo que a esta gran obra se refiere, también como no, a Vicente Loriente.

 Sinceramente, no parece exagerado afirmar, que fue la “obra del siglo” en el período 1921-2021 y que pasarán muchos años antes de se pueda ver un proyecto de esa envergadura en nuestra villa.

 La carretera hasta el muelle, junto con el embarcadero de la Punta y el “Escaleirón”, además de otras pequeñas obras complementarias, forman todo un conjunto muy necesario y útil para los castropolenses y visitantes, logrado gracias al tesón y a la convicción de estas dos personas, unidas para siempre a la historia local.  Aquí, me fijo en esas dos rampas, antes de llegar a la Punta. Una muy deteriorada y la otra inutilizada para la maniobra de atraque. Para ello, los ingenieros “terrestres” de Oviedo, tuvieron la genial idea de colocar una barandilla en todo su frente, algo parecido a lo que hicieron hace años con la rampa del club de vela: una escollera en el lateral, impidiendo también el atraque. Que cabezas !!  Un recuerdo también para los “carreiros”, de esta misma época; ese atajo que comunicaba esta carretera con la Mirandilla y que los/las que nacieron en este siglo, ya no los conocieron. En este caso, la culpable ya no fue la ría.

 Podemos imaginarnos por un momento, lo que sería a día de hoy plantear una obra de esas características y lo que tuvo que suponer llevarla a cabo hace cien años: presupuesto generoso, medios de transporte y maquinaria limitados, ejecución (más de un Km. de muros) , materiales (toneladas y toneladas de piedra;  ¿dónde estaba la cantera?)…

 Una vez ratificado el proyecto en Madrid y completado el expediente, se ponen en marcha durante la primavera, los trabajos iniciales de replanteo, acarreo de materiales, etc.

 Fueron necesarios catorce largos años de incansable labor, de fe en el objetivo y de no desanimarse nunca. Hasta que por fin llegó el gran día: 27 de Junio de 1921.

 Esa fue la fecha elegida para la ceremonia de colocación de la primera piedra de esta obra crucial para Castropol. El sueño hecho realidad. Sin duda, un día histórico. Presidiendo los actos el alcalde de la villa, Jerónimo Méndez de la Torre, acompañado por la representación de los pueblos vecinos: Ribadeo, Tapia, Vegadeo y Figueras. Todo un acontecimiento para los vecinos, embarcaciones al borde de la playa, banda de música, cohetes… Breve discurso y  merecidos vivas a los dos artífices: Melquiades Alvarez y Vicente Loriente.

 Como era de esperar, el decenario “Castropol”, dedicó varias páginas al evento, en su último número del mes de Junio (doblando su extensión), con artículos de Victoriano G. de Paredes (según algunos, el mejor articulista de este medio local), Ramón García (“...Ya el mar no proseguirá socavando sus cimientos; gastará en vano su diente ...”) o Vicente Loriente (hijo). Este último, en lo que sería un avance del manifiesto fundacional de la Biblioteca Popular Circulante, que vería la luz pocos meses después: (“...dejamos que la cosa pública, por nuestra pasividad, caiga en manos ...”  “...que nuestro bienestar y nuestro porvenir están en nuestras manos ...”,  “...Y así la soberanía, que nominalmente está vinculada en el pueblo ...”). Nuestra ejemplar institución cultural, también celebrará su centenario el año próximo. Y para ello, una comisión se encargará de programar los actos oportunos.

 Decir también, que el Ayuntamiento, cuando la obra ya iba por la mitad, solicitó que le fuesen cedidos los terrenos sobrantes, situados entre la parte interior de la nueva vía y el acantilado, que no podrían cederse sin su permiso y nunca a perpetuidad.

 Finalizando ya y también en ese mes de Junio de 1921, el Ayuntamiento por aclamación, acuerda que esta carretera  lleve el nombre de Avenida “Vicente Loriente Acevedo”, como reconocimiento al tesón, la firmeza y al gran número de gestiones llevadas a cabo durante todos estos años junto con su amigo, compañero de partido y diputado por este Distrito, para que finalmente pueda ser realidad esta obra tan ansiada. A los pocos días se introduce un pequeño cambio: desde la Fuente hasta la Punta sería Avenida “Melquiades Alvarez” y desde aquí a “debajo” de la Paloma, llevaría el nombre de “Vicente Loriente”, colocándose dos placas al efecto.  Pues bien, como todos sabéis, ni lo uno ni lo otro. Ningún reconocimiento en este sentido, el acuerdo, según parece,  quedó sin ejecutar.  El motivo, yo al menos lo desconozco.

 Punto final. Como Vicente Loriente ya tiene su reconocimiento en el parque que lleva su nombre, el próximo año podía ser un buen momento, para saldar la deuda que Castropol tiene con Melquiades Alvarez. Por ejemplo, dando su nombre a esta vía como Paseo “Melquiades Alvarez”, desde la Fuente hasta el Penedón. Supongo que, aunque con bastante retraso,  estaría bien merecido y justificado.

 P. D.-  ¿Con los antecedentes conocidos, sería muy descabellado imaginar lo que quizás hubiera ocurrido con las viviendas situadas en la zona Este de nuestra villa, si no se hubiese realizado esta obra tan urgente y necesaria hace casi cien años?

¿Estarían hoy en pie las viviendas (varias reformadas), del callejón de la Fuente, plazas del Cruzadero y M. Pelayo o Mirandilla?

Si nos fijamos un poco en esos dos muros-contrafuerte perpendiculares al callejón de la Fuente, anteriores a la construcción de esta carretera y quizás también a la huerta de la familia Aguilera, cuyos muros de cierre daban directamente a la ría, podemos deducir supongo, que fueron levantados para que este callejón no se viniese abajo, debido a la acción diaria de las aguas de la ría.

 (1) Melquiades Alvarez González-Posada. Gijón (1864) -Madrid (1936).

Licenciado en derecho y excelente orador (“El Tribuno”, “Pico de Oro”), en 1912 fundó el Partido Reformista, de inspiración republicana.

Diputado en el Congreso a lo largo de varias legislaturas, desde 1898 a 1936. En este extenso período, representó también a Castropol por su distrito, participando en cinco elecciones (desde 1914 a 1923). Como curiosidad,  en las del año 1919, en nuestro distrito, consiguió 2738 votos, de los 5212 emitidos. En esta ocasión, se había presentado además por Oviedo, donde también fue elegido, pero finalmente, optó por representar a Castropol.

En el año 1923 (24 de Mayo), ocupó la Presidencia del Congreso de los Diputados (había sido elegido por   Castropol),  hasta el golpe militar de Primo de Rivera  en Septiembre de ese mismo año.

Durante este período de dictadura, participó en varias conspiraciones para derribarle y poner fin al gobierno de los militares.

En la Segunda República, pertenecía como máximo responsable, al Partido Republicano Liberal Demócrata, muy minoritario y situado en el centro-derecha.

En Asturias, desarrolló una gran labor cultural, poniendo en marcha ateneos y bibliotecas populares.

Murió tragicamente en la Cárcel Modelo de Madrid, en la madrugada del 22 de Agosto de 1936. Era también el decano del Colegio de Abogados de la capital. Los milicianos revolucionarios, no le perdonaron su apoyo a la represión llevada a cabo en el año 1934,  para poner fin al movimiento rebelde y para cuyos responsables, había pedido en el Congreso,  la pena de muerte.

 (2) Vicente Loriente Acevedo.  (Castropol 1859-1939).

El Partido Independiente de Castropol (1905), o “partido novo”, nace para luchar contra el sistema caciquil y teniendo como objetivo la regeneración política, en oposición a los conservadores del “partido vello”.

Fue fundado por un amplio grupo de castropolenses, encabezados por Vicente Loriente, al cual los negocios le habían ido muy bien en la isla de Cuba.

Loriente, definía al partido, como transversal ideologicamente, cuyo principal objetivo era “barrer” de Asturias el feudalismo caciquil.

El decenario “Castropol”, que se publicó a partir de 1905, era su órgano de expresión y difusión.

El gran referente político de los “novos”, era Melquiades Alvarez, que visitó por primera vez nuestra villa en el año 1908. En el año 1912, el Partido Independiente de Castropol, se integra en el Partido Reformista de M. Alvarez (republicano, liberal y laicista).

Vicente Loriente, fue el gran mecenas de nuestra villa. El monumento a Villaamil, la segunda fase del casino o el parque que lleva su nombre, son excelentes ejemplos de su interés y cariño hacia su villa natal. Por ello, el Ayuntamiento el día 9 de Enero de 1916, le nombra Hijo Predilecto.

  

Pepe Llende      Noviembre 2020

Publicado: 28/11/2020 10:50 por castropol en Eventos Biblioteca
20201128105019-maria-moliner-2020.jpg

 

La Biblioteca de Castropol premiada en la Campaña de Animación a la lectura María Moliner 2020
El proyecto "Biblioteca Pública Rural: un mundo para todo el mundo" es uno de los 310 proyectos premiados de los 562 presentados a nivel nacional.
El premio en metálico asciende a 2000€ que se destinarán a la compra de libros y publicaciones. El proyecto presentado reúne todas las actividades desarrolladas por la Biblioteca de Castropol a lo largo de 2020.

 

¿Samaritanos o fariseos?

Publicado: 24/11/2020 10:30 por castropol en Colaboraciones
La Nueva España » Cartas de los lectores » ¿Samaritanos o fariseos?

¿Samaritanos o fariseos?

19 de Noviembre del 2020 - Antonio Valle Suárez (Castropol)

Un estudio que parece lógico sobre las dichosas mascarillas quirúrgicas nos razona que una familia media cumpliendo la normativa consume unas 25 mascarillas al día. Extrapolado al mes, esa protección asciende a unos 300, importe que no está al alcance de todos los bolsillos, para estos fines. Sabido es que si se repite su uso y no se cambian cuando se debe, pueden perder su efectividad en detrimento de la salud de todos. Pero claro, a más usos repetidos más ahorro, más incumplimiento de la ley y más peligro.

No hace falta ser un Serlock Holmes para observar a los sufridos usuarios cuando vas por la calle. Puedes ver a menudo a los que llevan la nariz al descubierto para captar, cual submarino, aire no viciado. A otros que cuelgan la protección de la oreja para hablar por teléfono según caminan. Al que la retira para fumar, lanzando su humo. Al despistado, como yo, que va sin ella algunas veces. Si tu agudeza visual no te falla puedes captar aquellas que, aun naciendo blancas, van ya camino de lo negro. Sobadas por su parte central y por las ataduras, lugares estos más manoseados por ser punto de agarre para ponerlas y quitarlas y no, precisamente, para colocarlas en su sitio. Con demasiada frecuencia te encuentras esas obligadas protecciones tiradas por aceras, jardines, papeleras..., en vez de meterlas en una bolsa que debes arrojar a la basura. La mala gestión de estos residuos se ha convertido en un nuevo hábito contaminante para nuestro planeta, que añadido a los que ya teníamos pone serio al más alegre. Si supuestamente ya hemos aprendido a lavarnos las manos, a aplicarnos un gel desinfectante y a mantener la distancia social, el reciclaje debería ser también uno de nuestros buenos hábitos a tener en cuenta para no morirnos en medio de nuestras propias deyecciones.

Hace unos días con motivo de un funeral de un ser muy querido, en medio del sufrimiento por su falta, no podía menos de observar que, primero en el tanatorio y después en el funeral, saltaban a la vista unas prácticas innecesarias a todas luces: acercamientos, abrazos, aglomeraciones, corrillos con los intervinientes pegados. En fin, todo un desacato. ¿Cómo es posible tal grado de incumplimiento si la normativa en vigor dice que fuera de esos lugares no puede haber más de veinticinco personas y dentro solo quince?

Personalmente no me gusta criticar a los gobernantes de turno legalmente elegidos mediante sufragios o derechos. Tanto como si pertenecen a la nación, a la comunidad autónoma, al Consistorio, a la Iglesia o incluso a la propia comunidad de vecinos. Sabemos que esos entes gozan de innumerables consejeros que se supone saben lo que hacen, aconsejando aplicar lo mejor a los que mandan. Pero lo que sí noto es la ausencia de autoridad y normativa justa para aplicar a todos por igual. Parece que la ley no es igual para todos, ya que si están cerrados bares, restaurantes y pequeñas tiendas de autónomos en las que entran diez o veinte personas a diario con control y mínimos peligros, ¿por qué siguen libremente abiertas al público algunas grandes superficies dedicadas a la decoración y el amueblado, peluquerías, manicuras, tanatorios, templos, parroquias y mezquitas? Claro que a lo mejor es por mantener las apariencias las primeras, y las otras por estar cerca la mano de Dios que nos protege aunque no tomemos las precauciones debidas. ¿Lo saben ustedes? Yo solo sé que a partir de ahora, mientras no amaine, rezaré en casa tomándome un vino, esperando surta los mismos efectos y sin incordiar a nadie.

Publicado: 24/11/2020 10:27 por castropol en varios
20201124102729-campana-de-recogida-2020-e.jpg

Publicado: 13/11/2020 09:51 por castropol en Noticias

Castropol descarta finalizar este año la ampliación de la escuela de bebés

El retraso de los trámites impide cumplir el plazo, admite el gobierno, que espera acometer la obra en Navidad para interferir menos en las clases

Vista de Castropol.

Vista de Castropol.

Las obras de ampliación de la escuela de bebés El Turullón, de Castropol, no finalizarán este año, como esperaba el equipo de gobierno castropolense. Los trámites de contratación se demoraron más de lo previsto inicialmente y el Consistorio acaba de adjudicar los trabajos a la empresa Servicios Integrales de Gestión y Mantenimiento S. A., con sede en Llanera.

“Hemos tardado bastante, pero ya estaríamos en disposición de empezar pronto las obras. La verdad es que se va a ir el plazo más allá de lo deseado, pero hasta la cosa más pequeña se dilata”, admite el Alcalde, Francisco Javier Vinjoy. Al regidor también le ha sorprendido que solo dos empresas hayan optado al concurso para acometer estos trabajos, valorados en 61.983,47 euros (75.000 euros con el IVA incluido).

La concejala de Obras, Pamela Pérez, también asume el retraso, pero cree que puede beneficiar a la ejecución de la obra, al hacerla coincidir con el periodo no lectivo de la Navidad. “Se podrá aprovechar la época navideña para que sea menos engorrosa para el centro”, precisa la edil, que presidió la mesa de contratación. Optaron a los trabajos Marper Revestimientos S. L. y la adjudicataria, Servicios Integrales de Gestión y Mantenimiento. Esta última se impuso con una puntuación de 100 puntos, frente a los 93,33 de Marper. La oferta económica de la adjudicataria también fue más ventajosa, cifrando la actuación en 56.688,72 euros.

La obra prevista, con dos meses de plazo, permitirá ampliar el espacio de la escuela de bebés El Turullón, que ocupa un lateral del colegio público La Paloma. En este caso, se creará un aula nueva destinada a los alumnos de dos a tres años. Este nuevo espacio obligará a modificar el comedor del colegio público, que crecerá hacia el “hall” de entrada y hacia la primera planta. Para ello será necesario instalar un montaplatos que permita subir la comida a los escolares que tomen su almuerzo en la planta superior.

La ampliación se anunció el curso pasado, cuando se registró un aumento de la matrícula que obligó a dejar fuera a quince solicitantes. En este sentido, el gobierno priorizó en los presupuestos municipales la ampliación de este equipamiento.

Eliminación de barreras

En otro orden de cosas, el colegio La Paloma, donde se forman este curso 138 escolares, tiene previstas varias obras de eliminación de barreras arquitectónicas y de mejora de la evacuación. Se ejecutará una rampa en el acceso principal, que cuenta con una gran escalinata. El centro también dispone de la partida económica necesaria para acometer una salida de emergencia. Sin embargo, ambas obras se realizarán el próximo verano para interferir lo mínimo en la actividad lectiva.

El director del centro, José Manuel Fernández, confirma que queda pendiente afrontar la instalación de un ascensor, pero los fondos disponibles no alcanzan por el momento para estos trabajos. En materia de accesibilidad se hizo el año pasado un baño adaptado.

20201021162139-bc4c6c6e-f856-4eb0-b819-800.jpg

Publicado: 18/10/2020 09:15 por castropol en Eventos Biblioteca
20201018091540-dia-de-las-escritoras.jpg

Recibirán dos vales de 30 euros para adquirir productos de primera necesidad

   

CASTROPOL / LA VOZ 12/10/2020 19:06 H
 

Astilleros Gondán, con sede centran en Figueras, en el municipio de Castropol, ha mostrado una vez más su solidaridad con la sociedad local, con el gesto de donar 3.000 euros al ayuntamiento castropolense para financiar un programa de ayudas directas y excepcionales a personas en situación de vulnerabilidad. El dinero se repartirá entre vecinos de Castropol, para atender las situaciones de emergencia ocasionadas por la crisis motivada por la pandemia del covid-19.

Productos básicos

El dinero y el programa ya está siendo gestionado por la Unidad de Trabajo social del Ayuntamiento de Castropol. Las familias beneficiarias podrán recibir dos vales de 30 euros que deberán ser destinados a la adquisición de productos de primera necesidad en los establecimientos adheridos al propio programa.

Las ayudas ya se pueden solicitar en la oficina de Trabajo Social del Ayuntamiento de Castropol, previa cita telefónica llamando al número 985 63 53 87, hasta el 20 de octubre de 2020

Publicado: 08/10/2020 09:04 por castropol en sin tema

Próximo 13 de octubre abrimos al público en horario de lunes a jueves de 11:30 a 13:00 y de 15:30 a 19:00 y los viernes de 9:00 a 14:00h.

 

Debido a la situación que estamos atravesando será necesario seguir una nueva normativa:

 

📌 Para hacer uso del CDTL es obligatoria cita previa, llamando al teléfono 985635291 o enviando un email a telecentro@castropol.es. Sólo se permitirá el uso profesional (trabajo y/o estudios).

 

📌 El aforo se reducirá a 4 personas como máximo, y siempre que sea posible, la atención será telefónica o telemática, evitando así también

desplazamientos innecesarios.

 

📌 Es OBLIGATORIO el uso de mascarilla y el mantenimiento de las distancias de seguridad.

 

📌 Te pediremos que desinfectes tus manos con gel hidroalcohólico antes de usar el equipo.

 

📌 Solamente una persona por ordenador, a no ser que se venga acompañando a un menor en cuyo caso podrán sentarse un máximo de 2 personas.

 

📌 Si tienes cualquier duda o consulta llámanos al 985635001 o al 985635291, envía un correo al telecentro@castropol.es