Con este, comenzamos la publicación de unos artículos que nos ha hecho llegarAndrés López-Cotarelo, extraidos de la página 

 https://www.palaciodelasnogueiras.es/historia/partido-independiente-de-castropol

 
   

 

 

Andrés López-Cotarelo

 

 

En abril de 1933 se celebraron elecciones municipales en todos los ayuntamientos de España que estaban gobernados por comisiones gestoras. Fueron las primeras elecciones que se celebraron en la Segunda República, y en Asturias afectaron a unos ocho o diez ayuntamientos, entre ellos a los de Boal y Castropol.

Antonio López Oliveros publicó años más tarde un libro (Asturias en el resurgimiento español. Madrid, 1935) donde narra lo ocurrido en Castropol en las citadas elecciones municipales. Según cuenta, la última semana antes de las elecciones Melquíades Álvarez le confió que «Los de Castropol están atemorizados por lo que viene ocurriendo en el concejo desde que se anunciaron las elecciones: grupos de campesinos a caballo recorren los pueblos y entran en la villa profiriendo amenazas de violencias contra los que se atrevan a votar en favor nuestro» y le rogó que saliera para Castropol y Boal «a ver si logra arreglar aquello».

Oliveros salió en coche para Castropol con Mariano Merediz, acompañando a un autocar con «unos treinta hombres dispuestos a cuidar de la legalidad de las elecciones y a inspirar confianza de seguridad a nuestros amigos» armados con pistolas ametralladoras. Al ir a cruzar el puente sobre el río Navia una pareja de guardias civiles detuvo el autocar, siguiendo órdenes del gobernador civil de Asturias, Alonso Mallol, radical-socialista. Merediz telefonea al gobernador civil para protestar y Oliveros cuenta así lo ocurrido:

«Mallol contestó que no podía permitir que llevásemos treinta pistoleros sindicalistas a perturbar las elecciones en Castropol. A Mallol, que tenía interés en derrotar a Melquíades Alvarez, le disgustaba que nosotros fuésemos a contrarrestar la campaña de intimidación realizada en Castropol por sus correligionarios y los socialistas. Cuando Merediz hablaba con Mallol [...] llegó el autocar con nuestros amigos de Oviedo, que logró seguir a Castropol por haber dicho sus ocupantes que eran socialistas, habilidad que celebramos mucho. Merediz y yo, reunidos con los Peláez de Navia, y con mis deudos Ernesto y Antonio Fernández, decidimos que éstos últimos con el primero transportasen en coches individuales a los treinta hombres de Gijón hacia Castropol al amparo de la noche y burlando la vigilancia de los guardias civiles».

Por su parte Mallol envió a Castropol camiones de guardias de asalto y de guardias civiles. Cuenta Oliveros que: «cerca del Ayuntamiento estaba instalado el Colegio electoral de la villa, y allí me presenté yo con Merediz, después de haber estado recorriendo constantemente durante la mañana los restantes Colegios del concejo, cuando invadían sus contornos unos cincuenta mineros socialistas traídos de Sotrondio y armados de pistolas y palos que se dedicaban a coaccionar a los electores, con preferencia a las mujeres».

Estos hechos ilustran la violencia y la falta de las más elementales garantías democráticas en la Segunda República. Y cómo los cargos públicos socialistas utilizaban a las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado que estaban a sus órdenes para perseguir a sus adversarios políticos y permitir la intimidación y la violencia organizada de los socialistas.

Finalmente el Partido Reformista logró ganar las elecciones en Castropol, y también en Boal. Vicente Loriente, ya anciano y casi ciego, vivió con consternación esta violencia socialista en Castropol, después de haber luchado durante tantos años contra el caciquismo conservador.

Comentarios  Ir a formulario

gravatar.comAutor: Lino

Antonio López Oliveros fue un importante periodista asturiano (nació en Puerto de Vega en en 1878, murió en 1967), cuya biografía es muy interesante.
Durante muchos años fué director del diario gijonés "El Noroeste", órgano oficioso del Partido Reformista de Melquiades Alvarez, por lo cual tuvo cercana relación con las figuras castropolenses del Partido Novo,y sobre todo con Vicente Loriente .

Fue además el mentor profesional de otro recordado castropolense, José Díaz Fernández "Pepillo del Preferente".

Todos ellos aparecen en las páginas de su obra "Asturias en el resurgimiento español"; excelente e imprescindible libro para todo el que quiera conocer en detalle la política asturiana de los años de 1915 a 1933.

Fecha: 18/09/2019 15:06.


Añadir un comentario



No será mostrado.