Facebook Twitter Google +1     Admin

Publicado: 01/05/2021 11:05 por castropol en Eventos Biblioteca
20210501110503-yincana-el-cuento-escondido.jpg
20210501110210-e3218a1e-3f5a-4682-a7a5-fcc.jpg

Salud invertirá 8,9 millones en la construcción de los equipamientos de Tapia, El Franco, Boal y Castropol y en la ampliación del actual de Navia

Una de las partidas más abultadas del denominado Marco Integral de Actuaciones del Área Sanitaria I, el plan con el que Salud quiere mejorar los servicios sanitarios del Noroccidente, es la referida a la mejora de las infraestructuras. La Administración autonómica prevé destinar más de 18, 5 de los 21,4 millones de inversión global previstos en ese documento a construir nuevos centros de salud, a mejorar los actuales y a rematar la obra de remodelación del hospital de Jarrio.

Entre las partidas incluidas en el plan, sobresale el montante de 8.940.741 euros para construir los consultorios en Tapia, Boal, La Caridad y Castropol, así como para acometer la ampliación del de Navia. Los municipios trabajan ya con la cesión de los terrenos e inmuebles para hacer posible el desarrollo de estas obras y proyectos.

La iniciativa que más tiempo llevaba sobre la mesa es la del consultorio de Tapia, años atascado por las dudas que suscitaba la parcela elegida, junto al cementerio de la localidad. Superados todos los escollos legales, la alcaldesa tapiega, Ana Vigón, confirma que ya están “en condiciones de hacer la cesión” y, en breve, convocará un pleno extraordinario para aprobar la medida. El centro de salud tapiego conlleva un desembolso de 3.618.741 euros y este año los presupuestos del Principado ya recogían una partida de 90.000 euros para la redacción del proyecto.

Entre las partidas incluidas en el plan, sobresale el montante de 8.940.741 euros para construir los consultorios en Tapia, Boal, La Caridad y Castropol, así como para acometer la ampliación del de Navia. Los municipios trabajan ya con la cesión de los terrenos e inmuebles para hacer posible el desarrollo de estas obras y proyectos.

La iniciativa que más tiempo llevaba sobre la mesa es la del consultorio de Tapia, años atascado por las dudas que suscitaba la parcela elegida, junto al cementerio de la localidad. Superados todos los escollos legales, la alcaldesa tapiega, Ana Vigón, confirma que ya están “en condiciones de hacer la cesión” y, en breve, convocará un pleno extraordinario para aprobar la medida. El centro de salud tapiego conlleva un desembolso de 3.618.741 euros y este año los presupuestos del Principado ya recogían una partida de 90.000 euros para la redacción del proyecto.

Según el plan de Salud, el consultorio de Boal “adolece de unas condiciones de accesibilidad aceptables, y no es posible una actuación de mejora del acceso exterior”. La solución es construir uno nuevo, más céntrico, en un edificio donado por una familia y que próximamente se cederá al Principado. Se invertirán 1, 2 millones de euros.

En el concejo franquino también están de enhorabuena pues se construirá un nuevo consultorio en La Caridad con un desembolso de 2, 2 millones. La previsión es que el proyecto se redacte en 2022 y se ejecute entre 2023 y 2024. El centro actual, en el bajo de un edificio residencial, se ha quedado pequeño para todos los servicios. El gobierno local está buscando la parcela más idónea dentro del casco urbano. Las tienen de propiedad municipal, pero no descartan recurrir a la compra.

Mejora de accesibilidad

También Castropol dispondrá de un nuevo centro de salud. El actual tiene una buena ubicación frente al Consistorio, pero presenta, según Salud, “graves inconvenientes en cuanto a la accesibilidad y a las comunicaciones internas” entre plantas. Se contempla un desembolso para esta obra de 1.490.000 euros (40.000 euros este año). La parcela elegida para el nuevo centro está en el entorno del colegio y el juzgado. El alcalde, Francisco Javier Vinjoy, explica que están “en la fase técnica de valorar su idoneidad, pero posiblemente encaje porque el sitio es ideal y el uso del terreno está ya destinado a dotaciones”.

Este cambio resolvería el problema de falta de aparcamiento cerca del consultorio actual y permitiría a Castropol ganar un inmueble céntrico para otros fines, como un local de asociaciones.

Precisamente este era el fin del bajo que usarán en Navia para ampliar el centro actual. En lugar de construir un edificio de nueva planta, lo conectarán con el bajo del colindante. Las asociaciones que lo usaban ya han sido realojadas y el gobierno prepara la cesión a Salud.

El alcalde de Navia, Ignacio García Palacios, explica que “es una obra que se puede realizar con cierta rapidez”. Los dos locales podrían conectarse además con un pasadizo para mayor comodidad de los usuarios. En el nuevo espacio, cuya obra costará 432.000 euros, está inicialmente previsto ubicar la sala de fisioterapia, las actividades de preparación al parto y la sede para el personal de ambulancias.

20210428172610-geriatrico.jpg

Se trata de una iniciativa privada que incluye la cesión de inmuebles para ofrecer este servicio, del que carece el concejo

Francisco Vinjoy. /E. C.

ROSANA SUÁREZ Castropol.Miércoles, 7 abril 2021, 02:42

 

La Consejería de Derechos Sociales y el Ayuntamiento de Castropol estudian una iniciativa privada que plantea la cesión de una serie de inmuebles en la villa para su reconversión en una residencia para personas mayores. Técnicos del Principado se desplazarán en los próximos días hasta Castropol para ver las posibilidades que ofrecen dichos inmuebles y valorar su idoneidad.

El alcalde de Castropol, Francisco Vinjoy, mantuvo ayer una reunión con la directora gerente del ERA, Ana María Suárez, en la que abordaron este asunto; una primera toma de contacto para su puesta en marcha. «Estamos en una fase inicial», afirmó el regidor, que destacó la necesidad que tiene el municipio de contar con este tipo de infraestructura, puesto que «un tercio de la población es mayor de 65 años».

«Queremos estudiar esta iniciativa privada, es la que en estos momentos está sobre la mesa. Esto no quita que se puedan estudiar otras si esta no fuese la más conveniente», comunicó ayer Vinjoy.

Los Servicios Sociales municipales tienen constancia de que son muchas las personas que podrían requerir este nuevo servicio, además de la ayuda a domicilio y del Centro Rural de Apoyo Diurno en Tol. «Hay personas que podrían tener una respuesta más adecuada a sus necesidades en una residencia», apunta el alcalde.

Vinjoy asegura que hay unas cuarenta personas del concejo que se encuentran en geriátricos de los concejos limítrofes e incluso en la zona centro de Asturias. El gobierno local considera que es el momento de aprovechar la colaboración público-privada para la puesta en marcha de la que sería la primera residencia de mayores del concejo.

Publicado: 19/04/2021 11:37 por castropol en Eventos Biblioteca
20210419113705-thumbnail-biblio-salud-2021.jpg

Publicado: 19/04/2021 11:36 por castropol en Noticias
20210419113642-27c55f18-8359-4607-87ec-1ec.jpg

 

“Al final de nuestra triste y larga decadencia, aún conservamos los españoles algunas de las cualidades que hicieron de nosotros, en otro tiempo, un gran pueblo. Para volver a serlo hoy, de las muchas que nos faltan, pocas nos son tan necesarias como la cultura”. Así comienza el manifiesto “Por nuestra cultura”, publicado el 20 de octubre de 1921 en el desaparecido periódico decenal “Castropol” y que constituye el acta fundacional de la Biblioteca Popular Circulante de Castropol (BPCC), un proyecto muy novedoso que recibió alabanzas en foros culturales de dentro y fuera del país. La actual Menéndez Pelayo (cambió de nombre en 1945) no quiere que la efeméride pase desapercibida y prepara un amplio programa de actividades para celebrar sus cien años de historia.

Un grupo de jóvenes del concejo, liderados por Vicente Loriente Cancio, decidieron poner en marcha la biblioteca con el objetivo de acercar la cultura al pueblo y acabar con el analfabetismo y la “carencia absoluta de curiosidad intelectual” que apreciaban en la ciudadanía. “Surge en nosotros la iniciativa de crear una Biblioteca Popular Circulante –lo único realizable, por hoy, en nuestro pueblo- con el fin de fomentar la propagación de la cultura. Esta Biblioteca pondrá al alcance de todos, aquellos libros que, encerrando un concepto elevado del pensamiento, ayuden a conocer mejor la vida y depuren algo la sensibilidad”, añaden en el texto fundacional. Aquel grupo de universitarios era muy consciente de que tocaba tomar las riendas, ante la lenta capacidad de reacción del Estado y apelaban a la conciencia ciudadana. Así se desprende del último párrafo del documento: “Esperamos, pues, que a esta iniciativa que incidentalmente parte de unos cuantos, corresponda el pueblo con la mayor hidalguía”.

Vecinos en una de las sucursales.

Vecinos en una de las sucursales.

Cuenta la bibliotecaria desde 1990, Manuela Busto, que la BPCC fue un proyecto “innovador” que caló hondo en el concejo y supo llegar a la gente: “En el décimo aniversario se publica en el periódico ‘El Aldeano’ un especial sobre la biblioteca y se dan datos increíbles de lo que se estaba leyendo. El propio director de la Biblioteca Nacional, Miguel Artigas, les envía un texto reconociendo su labor. Hicieron un trabajo altruista por la cultura y por su pueblo”. Fueron muchas las personalidades, como la reconocida bibliotecaria María Moliner, que mostraron su admiración por aquel proyecto modesto, pero de gran calado, que se desarrolló en Castropol hasta 1936. En este sentido, el profesor Bartolomé Cossío, promotor de las Misiones Pedagógicas con las que el Gobierno de la Segunda República quiso mejorar del nivel educativo español, llegó a decir: “Quisiera mil Castropoles en España”.

Aunque el manifiesto fundacional es de finales de 1921, el centro no abrió sus puertas hasta marzo del año siguiente en un local cedido dentro del Consistorio. Lo hizo con un fondo de 129 volúmenes. Una de sus peculiaridades y un rasgo distintivo fue su organización en sucursales. Se crearon catorce, por diferentes puntos del concejo y también de los municipios vecinos de Tapia y Vegadeo. En su libro “El teatro aldeano da Biblioteca Popular Circulante de Castropol”, el investigador tapiego Xosé Miguel Suárez, indica que esta red de sucursales fue pionera en España y se eligieron enclaves variados, como escuelas, tiendas o locales de asociaciones. Además de esta obra, es fundamental para conocer la historia de este centro lector recurrir a los trabajos publicados por el escritor e investigador Xabier Fernández Coronado.

La BPCC estuvo activa hasta 1936 y se organizaron decenas de actividades, desde sesiones de lectura a obras de teatro o proyecciones cinematográficas. Los promotores tuvieron además muy presente el gallego-asturiano, conscientes de que era un buen vehículo para lograr una comunicación más efectiva con los vecinos. Era, por ejemplo, la lengua usada en los carteles de promoción de la biblioteca que se colocaron por el concejo. En uno de los más populares se ve a un labrador que va leyendo subido a lomos de otro que simula un animal y reza: “El burro debaxo. ¡Leed!”.

Una reunión de bibliotecarios y colaboradores.

Una reunión de bibliotecarios y colaboradores.

Cuenta Manuela Busto que aquella biblioteca se caracterizó por trabajar “con un criterio muy innovador, pero, también, realista”. Precisamente, esa fusión entre tradición e innovación es, a su juicio, uno de los rasgos que se mantienen hoy en la Menéndez Pelayo, su digna heredera. “Hay que saber dónde estás, qué tienes al alcance y actuar proponiendo ideas innovadoras, sin olvidar ni el pasado ni el presente”, añade esta profesional.

La Menéndez Pelayo, que cuenta hoy con un fondo de 27.000 volúmenes, también se ha desarrollado, señala Busto, con esa conciencia de que el concejo y los habitantes crecen con la cultura: “Algo que noto es que hay mucha querencia por la biblioteca, la gente la tiene como algo muy propio y es que estuvo cien años proponiendo cosas, siempre en el candelero”.

Consciente de ese amor que el municipio tiene por su biblioteca se ha creado una comisión, integrada por representantes de entidades culturales y sociales y usuarios, para abordar un programa ambicioso con vistas al centenario. Aunque aún no quieren desvelarlo, habrá actos desde octubre de este año a marzo del que viene. “Un centenario de una biblioteca en un concejo rural es casi un milagro. Es algo que hay que celebrar y más en esta época en la que hay que demostrar que la cultura sobrevive y es más segura que nunca”, añade Busto.

¡Ay, nuestra hermosa ría del Eo!

Publicado: 19/04/2021 11:11 por castropol en Colaboraciones
La Nueva España » Cartas de los lectores » ¡Ay, nuestra hermosa ría del Eo!

18 de Abril del 2021 - Antonio Valle Suárez (Castropol)

Muchas veces de niño he oído que mis abuelos querían poner de nombre Joaquina a su hija recién nacida, que después fue mi madre. Pero sus padres, mis bisabuelos, lucharon para que la bautizasen con el nombre de Laureana. A fe que mucho debieron de bregar, pues lo consiguieron. La niña llevó toda su vida en los papeles el triunfal nombre de Joaquina Laureana. Pero, a pesar de todo, siempre se la llamó y conoció por Joaquina. El segundo nombre, que solo conocíamos algunos de la familia, solo le sirvió para líos burocráticos.

En primer lugar, aprovecho para dar la enhorabuena a todas aquellas personas y equipos que con sus esfuerzos han logrado oficializar en los papeles un segundo nombre a nuestra ría de toda la vida, ría del Eo. Aprovecho para apostillar que mi experiencia al respecto me dice que, en ambas orillas, gallega y asturiana, desde hace más de sesenta años, siempre he oído llamarla “a ría del Eo”. Es más, la orquesta “Capri”, de Vegadeo, en los años sesenta del pasado siglo, contaba en su repertorio con aquella canción que decía, creo recordar: “Ay, ría del Eo, qué bonita estás desde Vegadeo hasta Figueras”...

Tanto gallegos como asturianos, que, según el dicho, somos primos hermanos, agradeceríamos que no cesasen en su lucha. Una lucha que ahora solo debería ir encaminada a presionar a quien corresponda para que nuestra Ría sea cuidada. ¡Qué pena que en las recientes pasadas “vacas gordas” no hubiésemos luchado con ahínco hasta conseguir parte del dinero que generosamente repartía la CEE entonces para destinarlo al cuidado de nuestra ría! A dragarla, a limpiarla de la arena que diariamente se acumula.

A causa de tanta arena, que aumenta día a día, ahora muchos nos tememos que más pronto que tarde desaparezcan sus canales sepultados por la gravilla, convirtiéndose toda la ría en un desierto como la gran Duna de Pilat, en la Aquitania del golfo de Vizcaya, cerca de Arcachón.

Cuando eso ocurra probablemente lucharemos gallegos y asturianos para hacer que desparezca de los papeles el nombre de tal presunto desierto, bastante más desagradable y dañino que nuestra hermosa ría.

Aunque lo peor sería que tantas luchas al final no valiesen para nada, como les pasó a mis bisabuelos, los abuelos de mi madre.

Publicado: 12/04/2021 17:22 por castropol en Colaboraciones

 

Acuérdese del gallo de Morón

9 de Abril del 2021 - Antonio Valle Suárez (Castropol)

No hace mucho LA NUEVA ESPAÑA nos despertaba con el siguiente titular: "Ante la jueza tres detenidos por vaciar las cuentas de cinco médicos asturianos". El diario nos daba cuenta de que les habían clonado las tarjetas desde Cataluña para estafarles 103.000. ¡Parece increíble! ¿Verdad?

Lo cierto es que estas noticias si no nos afectan directamente a nosotros, o el bombazo no nos cae muy cerca, hasta pasamos de ellas. Pero cómo nos sentiríamos si nuestras cuentas bancarias sufriesen en menos de veinticuatro horas ataques que mermasen o hiciesen esfumarse, en parte o todos, nuestros ahorros.

Esos ataques parten de algún "cracker" de los que tanto abundan hoy día, dando disgustos al honrado ciudadano y, también, cómo no, sembrando el pánico en empresas de todo tipo y condición que caen en sus arteras redes.

Seguramente, si nos toca a nosotros algún día, nos sentiríamos con la misma sensación de impotencia que siente aquel ciudadano al que entran en su casa a robar. A robar, sí, tanto como si lo hacen con violencia o amparándose en el descuido.

A mí, de momento, nada de eso me ha ocurrido en propia piel, toco madera. Pero sí cayó el bombazo esta vez muy cerca de mí. Cayó en la figura de mi buen amigo y excompañero de trabajo en banca... (no quiere que publique su nombre, es de esas buenas personas que aún quedan que tienen mucho miedo a estas cosas. Quizá tenga razón, en cierto modo el miedo nos protege, no en vano dicen que guarda la vida). Este amigo, sin nombre, acudió a mi casa a contármelo personalmente y a demostrarme con la documentación que justifica las operaciones que les cuento.

En menos de veinticuatro horas, a caballo entre dos días del pasado febrero, comenzó a recibir SMS con peticiones solicitándole conformidad a operaciones bancarias no realizadas por él. En ese mismo espacio de tiempo en su cuenta corriente entraron doce cargos por importe cercano a los mil quinientos euros, realizados desde una provincia en la que nunca había estado. Esos importes fueron adeudados en su cuenta corriente sin su autorización.

A mayores, en su cuenta de ahorro en la que no tenía vinculadas tarjetas ni domiciliaciones, por el sistema de pagos y cobros denominado Bizum le birlaron de un solo golpe quinientos pavos más.

Asimismo, le usurparon los datos de su tarjeta de combustible para adeudarle casi mil euros. Curiosamente los conceptos de estos cargos correspondían, además de facturas por combustibles, a compras en una farmacia, en perfumerías y otros comercios. Uno de esos cargos importaba seis euros -esto se llama aprovechar las migajas.

Los pasos del proceso, que me atrevo a llamar kafkiano, parece ser que empezaron después de malas coberturas en la red de su teléfono móvil, amén de quedarse sin línea y sin internet de vez en cuando. Todo esto mosqueaba a mí amigo, empujándolo a desconfiar.

Días más tarde se enteró de que alguien había solicitado en su nombre a la empresa telefónica, un duplicado de la tarjeta SIM de su teléfono móvil. A partir de ahí, parece ser, comenzó todo el calvario.

Comunicó a su entidad bancaria lo que estaba sucediendo.

Al día de hoy tiene la suerte de haber recuperado todo el dinero retirado de sus cuentas en su entidad bancaria. No así los correspondientes a la tarjeta del combustible que ni por activa ni por pasiva quieren devolverle. Así que tiene interpuesta la correspondiente denuncia contra ellos, por medio de su Ayuntamiento, que intermedia ante las autoridades competentes. Está en espera de resultados positivos. Aunque ello ofrece serias dudas ya que en las tarjetas bancarias y de otras empresas relacionadas con todo tipo de dinero figuran coletillas que dicen más o menos: "...el titular se obliga a custodiar esta tarjeta y es el único responsable en caso de extravío...".

Después de toda la odisea sufrida, mi amigo está convencido de que lo peor de todo es que nadie le va a devolver las horas de sueño que le han hurtado, producidas por los disgustos a consecuencia de tales operaciones convertidas en otros tantos golpes a su corazón. Disgustos que, sin lugar a dudas, en este caso valen para él muchísimo más que todo el dinero usurpado. Me pongo nervioso imaginándome en su piel.

Después de escuchar minuciosamente todos los detalles del saqueo, me pregunté a mí mismo: ¿Qué le pasaría a mi amigo si no acierta a andar raudo en denunciar lo acontecido? Sí, si en vez de darse cuenta cuando se dio lo hiciese una semana o un mes más tarde... O si le cayese el sambenito en un fin de semana o en un puente, cuando las oficinas están cerradas.

Sí, ya sé que a muchos de ustedes les gustaría más aquel sistema contable utilizado en los bancos hace cuarenta años, cuando llevaban los movimientos de los fondos de sus clientes apuntándolos a mano en una ficha de cartón color rosa, para después pasarlo a su libreta. Cuando se retiraba efectivo se apuntaba al debe y si se ingresaba lo anotación iba al haber. Después esas fichas las custodiaban en un cajón metálico con llave. ¡Qué bien!... Pero eso era en otros tiempos. Así que... olvídese de ese sistema que seguramente nunca volverá.

Amigo lector... le veo venir. No trate de esquivar los mencionados peligros retirando todo el dinero del banco para traérselo a su casa y custodiarlo debajo del colchón. No, no lo haga. Los amigos de lo ajeno merodean también por cerca de los domicilios y, además, si huelen pasta, corre usted un serio peligro de perderla arriesgando al tiempo su integridad física y la de su familia.

Ya sabe, nunca puede estar uno tranquilo, ni siquiera de jubilado. Así que, a la vista de los perniciosos acontecimientos, me atrevo a aconsejarle que lo mejor de todo para evitar timos semejantes, créame, es no contestar a las llamadas de ningún número de teléfono que no tengamos registrado. Tampoco abra correos sospechosos y menos crea en aquellos que le prometen que si facilita los datos que le solicitan le abonarán miles de euros en su cuenta. Pues por si ya teníamos poco con los viejos timos aún hoy de actualidad, el de la estampita y el tocomocho, se unen ahora estos.

Así que ya lo saben, no se llamen a engaño. No se fíen. No se distraigan y vigilen sus cuentas ya que, hoy día, no hay nada seguro en este mundo. No le quepa duda de que hoy puede acostarse feliz contemplando a sus ahorros de toda una vida -en forma de números en un papel del banco o en billetes contantes y sonantes, qué más da-, pero tenga en cuenta que si se descuida puede despertarse al día siguiente como el gallo de Morón, sin plumas y cacareando.

Publicado: 08/04/2021 08:57 por castropol en varios
20210408085713-cartel-dia-libro-infantil-j.jpg

El Instituto Geográfico Nacional inicia el procedimiento para determinar el nombre oficial del estuario y abrirá un plazo de alegaciones

En primer término, la acera del puente; a la derecha, el estuario, y al fondo, Figueras. | T. Cascudo

En primer término, la acera del puente; a la derecha, el estuario, y al fondo, Figueras. | T. Cascudo

Así lo explica el director general del IGN, Lorenzo García, en una carta enviada el pasado 24 de marzo al director general de Política Llingüística, Antón García, cuyo departamento ha elaborado el informe que acompaña a esta solicitud. El ente estatal explica que corresponde al Instituto determinar la toponimia que afecte a más de una comunidad autónoma, previo informe de la Comisión Especializada de Nombres Geográficos del Consejo Superior Geográfico. Un dictamen de la citada Comisión emitido en 2008 motivó que el Instituto Geográfico Nacional considere desde entonces el topónimo ría de Ribadeo como de “uso preferente” para el estuario y que la denominación ría del Eo sea “de uso menor o restringido”

El Partido Popular presentó a finales de 2019 una proposición no de ley en la Junta General del Principado para solicitar formalmente que ambos topónimos se equiparen. La propuesta salió adelante por unanimidad y el Principado inició su tramitación, elaborando un informe para defender el histórico uso de ría del Eo. El informe prueba el uso “habitual y oficial”, tanto en Asturias como en Galicia, del topónimo ría del Eo a lo largo de los siglos XIX y XX. También “cuestiona seriamente los informes manejados en 2008, que pretendían demostrar que ría del Eo era un topónimo creado recientemente y erróneo”. Por último, se pone de manifiesto que, pese a la confusión que existe sobre el asunto, nunca se ha hecho oficial la denominación del estuario.

El diputado popular Álvaro Queipo, artífice de la proposición inicial, aplaudió ayer el avance de los trámites: “Ya queda menos para lograr este objetivo de enmendar una injusticia y un agravio comparativo que afectaba y afecta al orgullo de paisanos y paisanas de toda Asturias. Cuesta entender que alguien pueda oponerse a que ría del Eo, de uso común en Asturias, pueda recibir el respeto que merece y usarse en perfecta armonía”.

Piden ampliar las aceras del puente de los Santos desplazando lateralmente la valla

Cuando se amplió el puente de los Santos para dar cabida a la autovía del Cantábrico, se logró mantener la acera peatonal a ambos lados del viaducto. Sin embargo, la estrechez del paso, provoca inconvenientes cuando se cruzan varios usuarios, especialmente si alguno va en bicicleta. Es la razón por la que se pide a Carreteras, tanto desde Castropol como desde Ribadeo (Lugo), que se valore su ampliación. No piden la ejecución de ninguna obra, tan solo solicitan que se desplace unos centímetros la valla que separa al peatón de la calzadas. Ese cambio permitirá ganar unos centímetros muy valiosos para la gente que transita por el puente, que además es paso del Camino de Santiago. El Ayuntamiento de Ribadeo lo trasladó hace unos días a la subdelegación del Gobierno en Lugo y Castropol piensa hacer lo propio próximamente con la delegación asturiana.

La nueva esclavitud del siglo XXI

Publicado: 30/03/2021 09:33 por castropol en Colaboraciones

La Nueva España » Cartas de los lectores »

29 de Marzo del 2021 - Antonio Valle Suárez (Castropol)

Hoy, después de segar la hierba del jardín, en mis obligaciones de jubilado no había otra más urgente que la de ir a llenar el depósito de mi utilitario. Sigo mis viejas costumbres con la inercia de años anteriores en que disfrutaba de mejor vida, cuando al llegar la Semana Santa llenaba con ilusión el depósito de mi coche para desplazarme a la vecina Galicia, a Cantabria o a León. Hoy no puedo ir a ningún sitio de esos ni a muchos otros. Tengo prohibido el salir de Asturias. Me apetecía irme a Noreña a comer los callos, pero como Siero también está cerrado no sé bien por dónde tengo que ir. No vaya a ser que pise terrenos prohibidos, sin darme cuenta, y me sancionen...

Hay que estar muy al día. Hay que tener muchos conocimientos hoy día para no infringir las normas que nos rigen, derivadas del coronavirus. Y como no pienso ir a ningún viaje de asueto, estos días estudiaré de una vez por todas la normativa que nos impide a unos el ir, incitando a otros a venir, como es el caso de los franceses que viajan los fines de semana a Madrid para acudir a fiestas con juergas desenfrenadas. Madrid, la única ciudad de Europa abierta a todos. O lo que es lo mismo, cancha libre en la capital de España.

Todos estos problemas que tenemos encima y nos afectan por culpa de la pandemia, para el que no adolece de otros más graves, son motivo de preocupación o incluso disgusto. Pero después de observar hoy unos minutos la vida laboral que le toca vivir a un empleado de la gasolinera multinacional que me vendió el combustible para mi coche, me sentí egoístamente reconfortado, así que ya no me quejaré más de cosas baladí.

Abrí el depósito y estuve allí a pie firme más de diez minutos esperando a que vinieran a llenármelo. En ese tiempo entraron a repostar una media docena de coches. Uno de los conductores se marchó al ver cómo estaba aquello. Los otros se sirvieron ellos mismos y pasaron después por caja. Yo, entre tanto, seguía allí de brazos caídos, sin prisa, observando lo que por allí se movía, al tiempo que esperaba a que viniese alguien a servirme. El motivo de mi espera era debido a que tengo por norma ir a aquellas gasolineras en las que me sirve un empleado y no que el empleado, encima de pagar y no cobrar, sea yo. Visto lo visto cerré el depósito decidido a marcharme sin repostar. Al momento llegó corriendo un empleado, al que conozco desde hace muchos años, para servirme. Le dije que ya me marchaba porque yo no estaba dispuesto a despacharme a mí mismo encima de pagar. Que bajo ningún concepto haría nada que pudiese hacer daño a él y a los demás trabajadores. Digo daño porque, a este paso, entre máquinas dispensadores y el mismo cliente que se sirve y paga él solo, no se necesitarán empleados.

De paso que me suministraba el combustible me contó que sentía mucho por haberme hecho esperar, pero que desde enero en cada turno solo había un empleado al frente de todo aquello. Un empleado solo para despachar en la tienda, servir el combustible y cobrar. Además de tener que hacer el pan que vendían allí. Amén de limpiar los baños. Y si al final del día faltaban en caja cincuenta euros, por ejemplo, tenía que ponerlos él. Encima llevaba un largo rato con necesidad de ir al excusado, me dijo, pero que tenía que aguantarse pues no podía dejar el negocio solo. Y para más inri le acababa de llamar el compañero que lo tenía que sustituir diciéndole que había tenido un percance y que se retrasaría un cuarto de hora. Noté que la angustia que lo acompañaba estaba a punto de hacerle explotar. Por eso no seguí hurgando más en aquella herida tan corriente hoy día. Así que me despedí con una sonrisa que, a pesar de los pesares, cortésmente me correspondió. A mal tiempo buena cara, pensé para mis adentros.

Ya en el coche di las gracias al cielo por haberme librado de una vida laboral con semejante esclavitud como la que acababa de contemplar. Pero al momento me entristecí pensando que a la mayoría de los jóvenes de hoy día, que son nuestros hijos y nietos, esa era la vida laboral que les había tocado vivir o que les esperaba, si es que aún no trabajaban.

¿Será así la nueva esclavitud del siglo XXI? Es lo que hay, dicen ahora.

Publicado: 18/03/2021 09:49 por castropol en Eventos Biblioteca
20210318094919-thumbnail-dia-de-la-poesia.jpg

Publicado: 15/03/2021 10:40 por castropol en Noticias
20210315104040-e4b537a5-31d8-468a-a80c-0fbad36cb2e1-source-aspect-ratio-default-0.jpg

Pincha a continuación:

Castropol limpia de plásticos y vidrio parte de la desembocadura del arroyo Seares y la zona de Salías

 

20210314105607-fbea5e33-68a4-4fdb-8606-e2963a6fd669-16-9-aspect-ratio-75p-0.jpg

Industrias Lácteas Asturianas beca al completo las estancias y estudios en escuelas de primer nivel: “Aquí están más interesados en este campo”

Cuatro de ellos responden a las preguntas de este diario por teléfono y lo hacen “con mucho entusiasmo”, con el mismo con que, día tras día, acuden a sus escuelas. Carmen Lanza Martínez, de 21 años y naviega, es una de las estudiantes.

Ocho jóvenes de la comarca se forman en el sector lácteo en Francia: “Esto es increíble”

Ocho jóvenes de la comarca se forman en el sector lácteo en Francia: “Esto es increíble”

Recuerda bien la reunión en la que la empresa con sede en Anleo informó de su proyecto a alumnos de 2º de Bachillerato de los institutos de Navia, Luarca, Boal, Tapia de Casariego y Vegadeo. Ella se presentó y logró pasar. Desde septiembre de 2018 vive en la residencia de la escuela de Poligny, donde se forma en BTS Productos Lácteos.

Cuenta que desde muy pequeña conoció la vida del ganadero. “Me interesa”, dice con aplomo. Ahora no solo se forma en lo que quiere, también aspira a “contribuir a impulsar este sector que da identidad” a su tierra, Asturias. Estudiar en Francia gracias a Ilas es clave para poder hacerlo. Para la naviega, lo mejor de la experiencia es conocer otro país, hacer nuevas amistades y aprender otro idioma, como opinan también sus compañeros becados. Ahora dice que valora más lo que tiene y que su mente “está abierta allá donde va”.

Ocho jóvenes de la comarca se forman en el sector lácteo en Francia: “Esto es increíble”

Ocho jóvenes de la comarca se forman en el sector lácteo en Francia: “Esto es increíble”

En Francia se vive con especial interés todo lo que pasa en el sector lácteo, algo que causa sensación en todos los alumnos asturianos becados por Ilas. Mauro Moreira Méndez tiene 20 años, es de Cadavedo (Valdés) y otro de los afortunados. Está cursando su tercer y último año de formación agroalimentaria (rama láctea) en la escuela de Mamirolle Besançon. Su caso es particular. Estaba, dice, “dispuesto a estudiar una ingeniería en España”, pero aquella charla de la empresa para informar a los alumnos interesados en la beca cambió su parecer. “Nunca imaginé que un campo tan cercano como es el de la leche sería a la vez tan interesante”, confiesa.

Define la experiencia en Francia como “increíble”. “Lo mejor es, sin duda, el hecho de conocer gente nueva e integrarse en una nueva cultura, he de decir que bastante diferente a la nuestra”, comenta. Él ha crecido, además, “como persona” y agradece profundamente la apuesta de la empresa que paga su beca porque gracias a ella están recibiendo una formación “exclusiva”. “La profesionalidad que este colegio ofrece es impresionante, hace que te sientas como un verdadero quesero desde el primer día”, ilustra.

Ocho jóvenes de la comarca se forman en el sector lácteo en Francia: “Esto es increíble”

Ocho jóvenes de la comarca se forman en el sector lácteo en Francia: “Esto es increíble”

En Francia se vive con especial interés todo lo que pasa en el sector lácteo, algo que causa sensación en todos los alumnos asturianos becados por Ilas. Mauro Moreira Méndez tiene 20 años, es de Cadavedo (Valdés) y otro de los afortunados. Está cursando su tercer y último año de formación agroalimentaria (rama láctea) en la escuela de Mamirolle Besançon. Su caso es particular. Estaba, dice, “dispuesto a estudiar una ingeniería en España”, pero aquella charla de la empresa para informar a los alumnos interesados en la beca cambió su parecer. “Nunca imaginé que un campo tan cercano como es el de la leche sería a la vez tan interesante”, confiesa.

Define la experiencia en Francia como “increíble”. “Lo mejor es, sin duda, el hecho de conocer gente nueva e integrarse en una nueva cultura, he de decir que bastante diferente a la nuestra”, comenta. Él ha crecido, además, “como persona” y agradece profundamente la apuesta de la empresa que paga su beca porque gracias a ella están recibiendo una formación “exclusiva”. “La profesionalidad que este colegio ofrece es impresionante, hace que te sientas como un verdadero quesero desde el primer día”, ilustra.

En Francia ha aprendido, además, a mirar con otros ojos el sector. “Aquí están muy focalizados en la producción de trigo y en los productos lácteos”, detalla Mauro, al tiempo que explica que es un país que cuida mucho la educación” y trabaja temáticas como la innovación o la creatividad.

Pelayo Fernández Martínez es de Castropol, tiene 19 años y también estudia en la escuela de Mamirolle Besançon tecnología de los alimentos. Está becado desde 2019. Optó a la convocatoria junto a siete candidatos y fue uno de los tres elegidos. Para la experiencia solo tiene buenas palabras. “Lo mejor es poder aplicar la teoría a la práctica desde el primer día, ya que la escuela cuenta con su propia fábrica de productos lácteos en la que solemos pasar muchas horas”, detalla. Y destaca que en Francia hay gran cantidad de formaciones orientadas a este sector, “cosa que en España nos falta”.

“El oficio de agricultor o ganadero está tan bien visto como cualquier otra profesión y se les reconoce continuamente su papel en la economía y en la sociedad”, destaca. Pelayo Fernández advierte que Asturias es una potencia en el sector (“ya quisieran los franceses”, dice son sorna) “y no se explota al 100 %”. “Si esto fuese así, un gran ramaje industrial y de servicios se formaría en la comarca, dinamizando la economía y el empleo”, opina. “Asturias necesita gente arraigada a la tierra”, concluye.

Luis García Gasalla, también de 19 años, es de Castropol. Este es su segundo curso con beca en la misma especialidad que sus compañeros. Formarse en Francia le ha hecho comprobar que el país vecino “mira más a la agricultura”. “Lo que me gustaría importar a nuestra comarca son las formaciones de las que disponemos aquí en el sector agrícola, así como el “savoir-faire” (saber hacer”) en el ámbito de la quesería”, detalla. Para él, Asturias necesita “conservar ciertas industrias estratégicas” y allanar el camino para que lleguen otras. Sin olvidar la política, dice, porque “el gobierno autónomo y el campo deben trabajar conjuntamente”.

El astillero castropolense, que se prepara para iniciar los diez buques para el país luso, prevé construir una rampa de botadura en el muelle sur

Operativo con grúas para la botadura de un catamarán, en Castropol, en 2018. Abajo,  la zona del muelle sur donde Gondán propone crear una rampa. | T. Cascudo

Operativo con grúas para la botadura de un catamarán, en Castropol, en 2018. Abajo, la zona del muelle sur donde Gondán propone crear una rampa. | T. Cascudo

La división de fibra de Gondán dobla plantilla para afrontar el gran pedido de Portugal

La división de fibra del astillero castropolense Gondán se prepara para comenzar a construir los diez ferries eléctricos para la empresa portuguesa Transtejo Soflusa, encargada de prestar el servicio público del transporte fluvial por el río Tajo. Este gran pedido, adjudicado en 52,4 millones, supondrá un aumento considerable de la plantilla que trabaja en el muelle sur de Castropol. De hecho, el astillero prevé pasar de los casi cincuenta empleados actuales a unos noventa. “Duplicaremos la plantilla y en algún pico concreto seremos más del doble”, apunta el responsable de la sección de fibra, Antonio Pacheco.

El contrato se firmó a finales de enero y la firma castropolense aguarda ahora por el visto bueno del Tribunal de Cuentas de Portugal –trámite obligado en el país y también en España para este tipo de operaciones–, para iniciar los trabajos. “Estamos preparándonos para que en el momento en que tengamos luz verde definitiva del Tribunal poder arrancar con la máxima celeridad. El primer barco tienen que estar allí entre abril y mayo del 2022. Y luego, tenemos que entregar un barco cada dos meses y medio o tres meses aproximadamente”, añadió Pacheco.

El contrato supone para Gondán garantizar carga de trabajo en su sede del muelle sur de Castropol para los próximos cuatro años: entregará cuatro buques en 2022, otros tantos en 2023 y los dos últimos en 2024. Todos ellos transportarán pasajeros entre Lisboa y el sur de su área metropolitana.

Para afrontar este pedido, Gondán quiere construir una rampa de botadura en el muelle sur, un proyecto que la Consejería de Medio Rural y Cohesión Territorial sacó ayer a información pública.

Este muelle carece de rampa y tan solo tiene un embarcadero móvil que usan los remeros de Vegadeo. Sin embargo, para Gondán es fundamental, pues en cada botadura tiene que afrontar un importante gasto en grúas para izar los barcos y depositarlos en el agua. Esta rampa y el dragado pertinente supondrán un desembolso global de 370.653,24 euros.

“Es difícil conseguir mano de obra local”, lamentan desde la empresa

Uno de los principales retos a los que se enfrenta la división de fibra de Gondán a la hora de asumir el importante pedido de Portugal es el de disponer en la zona de mano de obra cualificada. De ahí, que el astillero esté costeando cursos de formación en laminado de fibra para garantizar que contará con el personal necesario en los próximos cuatro años, cuando construirá diez innovadores ferries eléctricos para pasear pasajeros por las aguas portuguesas del Tajo. “Es difícil conseguir mano de obra local, que es lo que nos interesa”, señala el director de la división de fibra de Gondán, Antonio Pacheco. En este sentido, está esperanzado con el compromiso de la Xunta de Galicia de implantar en la localidad lucense de Ribadeo un ciclo formativo dedicado a la fibra de vidrio. “Nos están diciendo que empezarán en el siguiente curso y, que en enero, ya tendremos gente semiformada”, añade. Pacheco lamenta que en una situación económica difícil como la actual, con mucha gente en el paro en toda la comarca del Eo, se vean obligados a recurrir a trabajadores de Vigo o de Bilbao para abastecer sus necesidades de empleo. Es por eso que la compañía está ofreciendo en las últimas semanas formación por su cuenta. “Acabamos un curso de doce personas y ya se empezó con el siguiente”, añade. El director de la división de fibra dice que aproximadamente el ochenta por ciento de la plantilla está integrada por gente de la zona, algunos venidos de fuera en su día, cuando Gondán abrió la sección de fibra en el muelle Sur, pero ya establecidos en la zona gracias a la oferta de empleo del astillero con sede en Figueras.

“Los ayuntamientos facilitamos recursos, pero la responsabilidad de la gente es la clave”, resalta la alcaldesa tapiega, Ana Vigón

El ranking asturiano está encabezado por Sobrescobio, que el año pasado logró separar para reciclar el 38,74% de los residuos totales, una cifra prácticamente idéntica a la de 2019 que se situó en el 38,59%.A poca distancia le sigue Somiedo, con el 35,06% de residuos separados el año pasado, aunque en este caso es un porcentaje ligeramente inferior al de 2019, del 40,46%. En tercera posición está Coaña con el 34,75% (en 2019 fue del 31,38%) y en sexta posición, tras Carreño y Gijón, se sitúa el municipio de Castropol, con un porcentaje de residuos separados en 2020 del 32,95% (el año anterior había sido del 30,59%).

A Castropol le siguen Langreo y Oviedo y, a continuación, figura Tapia con el 27,63%, porcentaje superior al 26,23% de 2019. Cierra el ranking de los diez mejores el concejo de San Martín del Rey Aurelio, aunque también está en una buena posición (en concreto, la duodécima) el municipio de El Franco, con el 25,54% de residuos separados.

El alcalde de Somiedo, Belarmino Fernández “Mino”, considera que la clave de estos “buenos datos” está en acercar los contenedores al ciudadano, un argumento con el que coinciden los otros regidores consultados. “Nosotros tenemos el objetivo de colocar contenedores en los 38 pueblos, de momento tenemos en La Pola y en todos los Valles, tratando de que la gente tenga cerca la opción de reciclar”, explica Fernández.

La alcaldesa de Coaña, Rosana González, apunta en la misma dirección y cree que el reciclaje aumenta incorporando baterías de contenedores para que el vecino disponga de ellas lo más cerca posible. “Nosotros somos unos privilegiados por contar con un punto limpio en el concejo”, precisa, al tiempo que defiende la labor municipal, realizando con medios propios, sin coste para los vecinos, la recogida de sólidos de gran volumen o plásticos de silo. También se recogen pilas, tapones y se apuesta por el compostaje doméstico. “La Administración ha puesto medios, pero la población ha sido la responsable de alcanzar estas cifras tan satisfactorias”, añade.

El alcalde de Castropol, Francisco Javier Vinjoy, se muestra “satisfecho” tras conocer los datos, pues el municipio ha mejorado en casi todos los parámetros. El único dato negativo ha sido el de la fracción orgánica, lo que se recoge en el conocido como quinto contenedor, que ha pasado de un 8,98% en 2019 al 7,04% el año pasado. Sin embargo, lo achaca a las campañas de compostaje que propician que estos residuos se aprovechen en los propios huertos. En este punto cabe precisar que Castropol fue pionero en Occidente en incorporar el quinto contenedor, una iniciativa a la que sumó Tapia el año pasado.

Vinjoy precisa también que en el último año han tenido contratada una técnica de medio ambiente, que, entre otros asuntos, ha hecho un estudio de los puntos de reciclaje lo que ha permitido “hacer ajustes” y colocarlos en los sitios idóneos. Para concienciar a la gente del coste que supone la gestión de la basura, indica que este año el coste global que supone para Castropol, que también cuenta con un punto limpio en el concejo, será de 230.000 euros.

Por su parte, la alcaldesa tapiega, Ana Vigón, hace hincapié en la importancia de reciclar más, pues hacerlo supondrá bajar el coste de la basura (los ayuntamientos no pagan por los residuos separados). La regidora está especialmente satisfecha por la implantación del quinto contenedor, al que fueron a parar el año pasado el 8,78% de los residuos. Ahora Tapia dispone de veinte contenedores marrones en diferentes puntos del concejo y alrededor de 450 vecinos están ya dándoles uso. “Los ayuntamientos deben facilitar recursos y hacer campañas de concienciación, pero lógicamente es clave la responsabilidad de la gente. Hay que explicar que la bolsa de fracción resto, la que va al contenedor verde, debe ser cada vez más pequeña porque es la que nos cuesta”, añade.

En El Franco, Cecilia Pérez, también está muy contenta con los buenos resultados, tras muchos años “de esfuerzo”. No en vano, el concejo ha registrado un gran incremento en el último año, pasando del 19,60 % de residuos separados al 25,54%.

En el otro lado de la balanza está la parte baja de la tabla donde figuran los concejos con peores datos de reciclaje. En el ranking de los diez que menos reciclan está Illano (con los peores datos de Asturias), Degaña, Allande, Ibias y Boal, con porcentajes de separación de residuos que oscilan entre el 3,15% y el 7,86%.

20210305161808-e228c972-ac26-4a35-896a-a10.jpg

La Casa Sacerdotal, la Catedral y la parroquia de Castropol acogen mañana funerales en memoria del religioso


El Arzobispado de Oviedo ha confirmado esta mañana el fallecimiento, a los 95 años, de Don Ramón Platero Fernández-Candaosa, sacerdote natural de La Caridad (El Franco), y que durante 18 años (entre1992 y 2010) ocupó el cargo de director del Museo de la Iglesia. Pasó sus últimos años en la Casa Sacerdotal.

Ordenado sacerdote en 1948 y licenciado en Arqueología Cristiana y Arte Sacro (Roma), a lo largo de su vida ocupó numerosos puestos en la Diócesis. Concretamente, sus encomendaciones pastorales fueron las siguientes:

  • Secretario particular del Sr. Obispo de Oviedo (1948-1949).
  • Coadjutor de San José de Gijón (1949).
  • Coadjutor de San Martín de Turón (Mieres) (1950).
  • Profesor y Prefecto del Seminario de Oviedo (1951-1955).
  • Canciller-Secretario del Obispado de Barbastro (1955-1960).
  • Profesor del Seminario diocesano de Barbastro (1955-1960).
  • Consiliario diocesano de los Jóvenes de AC en Barbastro (1956-1960).
  • Delegado diocesano de Liturgia en Barbastro (1956-1960).
  • Canónigo de la S.I. Catedral de Barbastro (1957-1961).
  • Secretario Particular del Sr. Arzobispo Coadjutor (Oviedo) (1960).
  • Secretario de Visitas Pastorales de la Archidiócesis (1960-1965).
  • Oficial Archivero de la Curia Arzobispal (Oviedo) (1960-1962).
  • Vicecanciller-Secretario del Arzobispado (Oviedo) (1961-1965).
  • Canónigo de la S.I.C.B. Metropolitana de Oviedo (1963-actualidad).
  • Director del Secretariado de Const. de Templos (1963-1965).
  • Pro-Vicario General de Relig.Enseñanza y Benef. (1965-1968).
  • Vicario Episcopal de Religiosos y Promoción Social (1968-1970).
  • Delegado Episcopal de Religiosos y Promoción Social (1970-1974).
  • Vicario Episcopal de Curia (1973-1980).
  • Presidente de la Comisión Diocesana de Patrimonio Artístico y Documental (1980-2004).
  • Miembro de la Junta de Gobierno del Museo de la Iglesia (1985).
  • Miembro elegido del Consejo Pastoral Diocesano (1989-1997).
  • Director del Museo de la Iglesia (1992-2010).

Publicado: 05/03/2021 16:11 por castropol en Eventos Biblioteca
20210305161117-club-lectura-virtual-el-mon.jpg
20210305160902-marinheiros.jpg

 

Organizado por Marinheiros da Esperança (Portugal)
La Biblioteca de Castropol participa de forma activa en este proyecto dirigido a niños y jóvenes ingresados en hospitales y que concreta, entre otras acciones, la edición de un libro en portugués, español e italiano en el que, ilustrado por pacientes pediátricos de los tres países, se narra la historia de la Primera Vuelta al Mundo.
Hasta el 8 de marzo se ha diseñado un evento poético, que se publica en la página de la organización y en el facebook de la Biblioteca, en homenaje al italiano Pigafetta, el cronista de la expedición Magallanes - Elcano.
La participación de la Biblioteca de Castropol y del CEIP La Paloma supone un apoyo firme a la poesía y a todas las iniciativas en las que esta esté presente.

 

Hay mucho

Publicado: 03/03/2021 16:12 por castropol en Colaboraciones
La Nueva España » Cartas de los lectores » Hay mucho "zapao"

28 de Febrero del 2021 - Antonio Valle Suárez (Castropol)

Mi padre siempre me decía: No seas "zapao". Lo mencionaba cuando yo trataba de inmiscuirme en conversaciones que no eran de patente interés para mí, sino todo lo contrario. Estaba claro que no le gustaba que anduviese fisgando, a la que salta, donde nadie me había llamado.

Aunque entendía lo que quería decirme, que más bien era corregirme, me pasé años sin saber la clara definición del porqué de aquella palabreja aplicada para la ocasión por mi padre. Con el tiempo, sobre todo desde la llegada de internet, investigué por las redes sociales acerca de aquel vocablo: "Zapao" o "zapada" (que también las hay), llegando a la conclusión de que venía de zapar. Y zapar, según nuestro diccionario de la RAE, nos dice que sus sinónimos son: cavar, excavar, picar, minar, perforar, socavar, escarbar. Llegado a este punto ya no seguí investigando más, entendí la metáfora a la perfección. La cosa estaba clara, muy clara. Mi padre se refería a esos siete sinónimos fundidos en uno solo, aplicando para ello el verbo exacto: "Zapar". Solo que él en vez de decir zapado, lo hacía aplicando el cambio lingüístico abreviándolo a "zapao".

Actualmente el "zapao" o la "zapada" no se suelen meter en conversaciones en directo porque no las hay, sobre todo desde la llegada del covid, que las evita. Pero sí practica el verbo zapar en las redes sociales, usando para ello todos los medios a su alcance para enterarse de lo que se cuece por ahí, hurgando por acá y por allá. Lo hace rozando cierta alevosía, al tiempo que procura pasar desapercibido a los ojos de sus amigos en la red... ver sin ser visto. Contrariamente a lo que ocurría hace decenas de años, que conversábamos en vivo y en directo. En los pueblos lo hacíamos con motivo de ir al molino con el saco de trigo o maíz para convertirlo en harina. A la tienda-bar, a comprar algunas provisiones. A llevar la vaca al toro. A realizar labores a las fincas. Al pasar a Ribadeo en lancha. Pastando el ganado con los vecinos o en mil y un viajes a pie que nos obligaban a salir de casa diariamente a solucionar nuestras múltiples tareas. Constantemente intercambiábamos información de todo lo que se movía con la mayoría de la gente con la que nos encontrábamos por el camino. Uno iniciaba conversación y el otro contestaba, iniciándose así hermosos diálogos. De aquel intercambio de palabras dimanaba una constante fuente de información que circulaba de boca en boca, haciendo que todos nos enterásemos de casi todo lo que se movía por la aldea y sus aledaños, al tiempo que manifestábamos nuestro acuerdo o no, acompañado del parecer de cada uno.

Los tiempos fueron cambiando en casi todo, pero no en lo de ser "zapao" o "zapada", que sigue exactamente funcionando casi igual que antes. Bueno, ahora se diferencia en que pasó de practicarse por los niños a los mayores, que son los que más dominan ese verbo. Yo lo digo por mi propia experiencia, por lo que observo, aunque supongo que la inmensa mayoría de los que me leen aquí, o en Facebook, o en Instagram, o en cualquier otro sitio de los llamados públicos, se darán cuenta de que hay mucho "zapao".

Hablo con esta rotundidad porque en mis cálculos de proporción, sencillos para cualquiera y claros para todos, saco en consecuencia que de los amigos que entran en las casillas de mis exposiciones en las redes, solo en torno a un 10% da un "me gusta" o cualquier otra señal de aprobación o no, como pueden ser los comentarios. El restante 90% lo lee todo y se calla, no dice nada. Solo practica el verbo zapar. Se me ocurre que es comparable al comportamiento de antaño, cuando la gente asomaba por detrás de la cortina de su ventana para observar y enterarse de quién va o viene, sin ser visto claro está.

Nos guste o no, la conclusión es clara: hay mucho "zapao".

Así que, por todo lo expuesto, le doy públicamente las gracias a mi padre por enseñarme tan magnífica palabreja para que, allí donde esté, afloje su sonrisa socarrona, al tiempo que le digo: tenías razón, padre, es muy feo ser un "zapao". Al tiempo que aprovecho para decir a mis amigos que se esconden en las redes: amigo, opina, me gusta saber de ti, di algo, asoma para relacionarte, no te escondas. No seas un "zapao", hombre, que a nada bueno conduce.

Publicado: 14/02/2021 18:00 por castropol en varios
20210214180017-carnaval-2021-v2.jpg