Blogia

Castropol, Pueblo Ejemplar de Asturias

Una casa en Castropol para repensar el modelo educativo: Así es La Casa de la Maestra, en Vilavedelle

Este espacio formativo complementa a un proyecto más ambicioso que quiere reabrir escuelas rurales en centros de innovación

Sonsoles Castellano posa en Viladevelle junto a la Casa de la maestra.

Sonsoles Castellano posa en Viladevelle junto a la Casa de la maestra. / T. CASCUDO

Vilavedelle (Castropol) 17 JUN 2024 4:00 Actualizada 17 JUN 2024 15:47

La castropolense Luz Murias fundó, en 1958 y con el apoyo de su hermana Luisa, el colegio San Patricio, en Madrid. Su objetivo era conseguir un colegio que tuviera lo que ella no había encontrado para la educación de sus hijos, un lugar en el que el arte, la música y los idiomas tuvieran un espacio destacado. Casi setenta años después, su nieta Sonsoles Castellano ha hecho el camino inverso y quiere que Castropol sea pionero en la creación de pequeños centros de innovación educativa. El complemento a este ambicioso proyecto es “La Casa de la maestra”, una casona de turismo rural que acaba de abrir sus puertas en el núcleo de Vilavedelle con una singular vocación formativa de maestros. “Es un centro de formación para docentes que, en periodo de vacaciones, se convertirá en centro de turismo rural”, señala la promotora de tan singular espacio.

Sonsoles Castellano trabajó durante cuarenta años el colegio que fundó su abuela junto a su hermana, su yerno Gabriel y su sobrino Jaime. Ahora, trabaja como coordinadora de colegios bilingües del grupo Inspired y, además, es secretaria del patronato de la Fundación San Patricio, entidad sin ánimo de lucro que da soporte al proyecto “Ruter”. Esta iniciativa busca reabrir las pequeñas escuelas rurales ubicadas en edificios singulares con una misión inspiradora: crear micro centros de innovación educativa en los que se apueste por una formación global de profesores y alumnos.

Sesión de trabajo en La Casa de la Maestra.

Sesión de trabajo en La Casa de la Maestra. / R. T. C.

Castellano sueña con que el primer “Ruter” se pueda abrir en la escuela Lolita Pérez, fundada en 1921 en Vilavedelle y que actualmente no tiene usos educativos. Muy cerca de este enclave está “La Casa de la maestra”, su proyecto más personal, que nace con el doble uso de centro de formación docente y casa de turismo rural. El espacio se inauguró hace unos días con el curso “La trampa de la autoestima”, impartido por el psicólogo y pedagogo Antonio Galindo.

Un grupo de diez docentes procedentes de Madrid asistieron a esta propuesta que buscaba enseñarles a vivir y aceptar el presente y aceptarse a ellos mismos, como punto de partida para transformar su forma de educar. “Mi objetivo es enseñar a educar desde esta perspectiva, más que desde la motivación o la autoestima, que creo que son conceptos manidos y que pueden conducir al fracaso. Debemos educar desde el conocimiento de la realidad de uno mismo para entender a los demás. No quiere decir que no sea partidaria del esfuerzo, sí lo soy, pero del esfuerzo que nace de la aceptación, no de la imposición”, señala Sonsoles Castellano, convencida de que para lograr este propósito debe cambiarse tanto la escala de los centros como los tiempos, huyendo de los horarios rígidos para las diferentes asignaturas.

Vista general de La Casa de la Maestra, en el corazón de Vilavedelle.

Vista general de La Casa de la Maestra, en el corazón de Vilavedelle. / T. CASCUDO

 “El espacio escolar tiene que ser otro, que los alumnos vayan a adquirir conocimiento porque sientan la necesidad de saber; solo así se logrará el conocimiento profundo. Para conseguirlo, hay que conocer las motivaciones del alumno y eso es lo que debe hacer el maestro, facilitar que descubra sus potencialidades”, apunta Castellano. Está convencida de que los diez primeros maestros que han pasado por “La Casa de la Maestra” llevan la semilla de esta nueva forma de educar y comenzarán la transformación de sus centros y entornos cercanos. “Partimos de la psicología de la aceptación y no de la de la superación. No tienes que cambiar porque no puedes, debes conocerte, entenderte y, a partir de ahí, ser capaz de entender a los demás”, añade.

Sabe que el reto es difícil, pero también que es posible. Tiene el ejemplo de su abuela y su tía, que fundaron en 1958 una pequeña escuela en un chalé de la calle Serrano, que hoy se ha transformado en un proyecto con cuatro centros en el que se forman 2.600 alumnos. Tras dedicar casi toda su vida al colegio San Patricio, al filo de su jubilación, Castellano está convencida de que hay que repensar la educación y se plantea el objetivo de hacerlo desde el entorno rural. Su proyecto bebe de los postulados de las Misiones Pedagógicas y de la Institución Libre de Enseñanza que, a principios del siglo XX, buscaron educar de manera diferente. En su periplo por España, las Misiones llegaron también a su querido Castropol.  “Planteamos una transformación de la educación desde el medio rural, como hicieron las Misiones Pedagógicas. Los paisanos en agosto del 35 se reunieron y se organizaron. Dijeron que querían aprender a leer y a escribir y desde ahí es donde se educa”, añade Castellano.

Sonsoles Castellano en el jardín de La Casa de la Maestra.

Sonsoles Castellano en el jardín de La Casa de la Maestra. / T. CASCUDO

Su proyecto “Ruter” busca financiación para ponerse en marcha y, mientras tanto, “La Casa de la maestra” siembra una nueva forma de entender la educación. Durante el curso escolar se organizarán encuentros formativos de fin de semana con los que espera llamar la atención de maestros de diferentes puntos del país. Confía Castellano en que algunos de estos docentes sientan interés por integrarse en los “Ruter”, donde se impartirá formación no reglada con el fin de “conectar a los usuarios con posibilidades y soluciones de aprendizaje”. En definitiva, un lugar en el que alumnos desencantados del sistema educativo convencional puedan encontrar su vocación y un camino que les inspire a formarse y, de paso, hacerlo dando vida a las antiguas rurales que languidecen en muchos pueblos.

"En la España actual, nuestra única esperanza son los niños", dice en Castropol el paleoantropólogo Juan Luis Arsuaga

El prestigioso investigador se convirtió en padrino de la lectura de los escolares de sexto de Primaria del colegio La Paloma

Juan Luis Arsuaga junto al Alcalde de Castropol, Francisco Javier Vinjoy, la edil de Cultura, Miriam Moya, la directora del colegio La Paloma, Ana González y la bibliotecaria, Manuela Busto.6

Juan Luis Arsuaga junto al Alcalde de Castropol, Francisco Javier Vinjoy, la edil de Cultura, Miriam Moya, la directora del colegio La Paloma, Ana González y la bibliotecaria, Manuela Busto.6 / T. CASCUDO

Castropol 04 JUN 2024 4:00

El paleoantropólogo Juan Luis Arsuaga se convirtió ayer en padrino de la lectura de los estudiantes de sexto de Primaria del colegio La Paloma. Y se mostró encantado con el encargo porque está convencido de que los son la esperanza de una sociedad mejor: «Hay que empezar por los niños, en la España actual nuestra única esperanza son los niños, a ver si ellos se interesan por otras cosas y cambiamos el país».

Arsuaga fue el invitado de honor del programa de clausura de «Padrinos y madrinas de la lectura», una iniciativa conjunta de la biblioteca Popular Circulante Menéndez Pelayo y el colegio castropolense para estimular la lectura. Este programa cumple además su décimo aniversario. Preguntando por la razón de por qué deben leer los niños, Arsuaga contestó convencido de que solo deben leer si les gusta porque «en la vida no hay que hacer nada que no te guste». Sin embargo, añadió, el reto es lograr que descubran el «placer» de leer: «Si no lo hacen se están perdiendo un placer, hay que enseñarles que existe la posibilidad de ser feliz y disfrutar con la lectura».

Arsuaga, en el centro de la imagen, en el parque Vicente Loriente.

Arsuaga, en el centro de la imagen, en el parque Vicente Loriente. / T. CASCUDO

Arsuaga, que pronunció la conferencia «Cuando el mundo era niño» ante una abarrotada casa de cultura de Castropol, considera que hay que abrir ventanas a los más pequeños «y que vean futuras fuentes de placer en la vida, para que disfruten más, hay que conseguir que obtengan de la lectura satisfacción, que les haga más felices y vivir una vida mejor». Se mostró convencido de que a los niños les gusta soñar y que les cuenten cuentos e historias y eso fue lo que hizo en Castropol, hablar de cómo se contaban historias en la Prehistoria.

Lleno en la casa de cultura de Castropol.

Lleno en la casa de cultura de Castropol. / T. CASCUDO

Arsuaga, que fue presentado por la bibliotecaria Manuela Busto, explicó al público que lo primero que hizo al llegar al concejo fue «explorar el territorio como buen salvaje que soy» y lo que vio le pareció «interesante».

Por su parte, Busto confesó al público que contar con Arsuaga es "un placer, una oportunidad única y un sueño hecho realidad". En este sentido, agradeció las gestiones realizadas por la directora de la Fundación Princesa de Asturias, Teresa Sanjurjo, para lograr que el paleoantropólogo visitara Castropol.

Juan Luis Arsuaga en Castropol

Juan Luis Arsuaga en Castropol

    Con motivo de la Clausura de los "Padrinos y madrinas de lectura" del curso 2023/24, visitó la Biblioteca de Castropol Juan Luis Arsuaga, que ofreció una conferencia titulada "Cuando el mundo era niño". El acto tuvo lugar hoy lunes  4 de junio a las 16.30 horas.

El Nordés se lo pone difícil a los alfombristas de Castropol: "Es una pena porque hay muchas horas detrás"

Los cientos de visitantes que se acercaron a la villa para conocer los mantos florales alabaron el trabajo y calidad de los mantos florales por el Corpus Christi

 
 

T. CASCUDO

Castropol 03 JUN 2024 4:01 Actualizada 03 JUN 2024 10:56

Este año no pudo ser. Pese al esfuerzo de meses, los alfombristas florales de Castropol no lograron que las calles lucieran en todo su esplendor. El fuerte viento nordeste deshizo muchos de los diseños, en algunos tramos resultó imposible trabajar y en otras calles se optó por improvisar a última hora, renunciando a colocar los mantos previstos. «Es una pena», repetían vecinos y visitantes. Sin embargo, para los de fuera, el viento no desmereció la celebración y alabaron el trabajo, la calidad y compromiso de los castropolenses por sacar adelante su Corpus Christi, una fiesta de interés turístico regional que cada año atrae a cientos de visitantes.

Es el caso de la ovetense Esther del Moral, que visitó el Corpus castropolense por primera vez: «Tenía muchas ganas de venir y la verdad es que es un espectáculo ver que todo el pueblo contribuye a engalanar las calles. Que una tradición así permanezca es un atractivo desde el punto de vista turístico y religioso». Desde Infiesto viajó María Jesús Martínez. En su primera visita a la cita castropolense alabó el esfuerzo y trabajo de cada uno de los diseños:«Está muy bonito y es mucho trabajo para que el viento lo destroce, pero la naturaleza es así».

Los alfombristas afrontaron su día grande con una mezcla de rabia y resignación, ya que «contra el tiempo poco podemos hacer». En este sentido, uno de los veteranos, Ovidio Vila, cuenta que cuando el nordeste empezó a tomar fuerza el pasado viernes, ya empezó a temerse lo peor. «Los que llevamos años en esto sabemos que el nordeste dura cuatro o cinco días. Si fuera otro tipo de viento... pero con el nordés ya sabíamos que era imposible trabajar», opina. 

El grupo en el que trabaja tenía previsto engalanar las calles Penzol Lavandera y Acevedo, además de las plazas del Ayuntamiento y Menéndez Pelayo. Sin embargo, este sábado se dieron cuenta de que no se podía trabajar. «En la plaza Menéndez Pelayo nos llevó el viento una caja llena de flores, así que ya no lo intentamos, lo mismo en la plaza del Ayuntamiento», precisa.

La alfombra de homenaje al Club de Mar de Castropol colocada en la calle Acevedo.

La alfombra de homenaje al Club de Mar de Castropol colocada en la calle Acevedo. / T. CASCUDO

Este grupo se quedó con las ganas de lucir sus diseños, pero los guardarán para el año que viene. Lo que hicieron a primera hora de la mañana fue improvisar unas sencillas alfombras en las calles Penzol Lavandera y Acevedo, al menos en los tramos más resguardados. «Nos da pena a todos, pero al menos usamos los materiales más perecederos y ya tenemos trabajo adelantado para el año que viene, es el consuelo que nos queda», añade.

El grupo que se ocupa de la calle Del Campo tuvo algo más de suerte y su diseño, dedicado a la oración del «padre nuestro», fue de los que más aguantó al viento. «Dentro de las limitaciones del día se pudo poner muchísimo», señala Roberto Frontera, satisfecho con la dignidad de los trabajos colocados pese a las dificultades meteorológicas.

Rosario Teruel y Elo Prieto en la calle Amor.

Rosario Teruel y Elo Prieto en la calle Amor. / T. CASCUDO

La calle Amor, realizada por la asociación cultural El Pampillo, también salvó con bastante fortuna la lucha con el viento y pudo lucir su espectacular diseño dedicado a la vela latina en la ría. Su objetivo es apoyar la iniciativa que trabaja para que la navegación típica de la ría del Eo se convierta en Bien de Interés Cultural Inmaterial. No solo hubo barcos en los mantos florales, sino que junto al altar se colocaron dos enormes velas latinas. Por su parte, la calle Acevedo fue una de las que más sufrió el impacto del viento. Con todo, fue posible colocar una enorme alfombra al inicio de la calle que homenajeó al club de mar de Castropol en su setenta y cinco aniversario.

Durante toda la mañana, la localidad vivió el trasiego de cientos de visitantes llegados desde diferentes puntos de la región, así como comunidades vecinas. Desde Gijón se desplazaron María Esther Álvarez y Jaime Mateos, que descubrieron el Corpus castropolense y no dejar de alabar las creaciones: «Es impresionante el trabajo que tiene esto, sorprende». Muy cerca, la avilesina Rosario Teruel señaló la belleza de las alfombras: «Es todo muy bonito, la pena es el aire que hace que vuele todo». Con ella estaba la ovetense Elo Prieto que también mostró su admiración por el esfuerzo de los de Castropol: «Conocía el pueblo, pero nunca había visto las alfombras y la verdad es que me encantan».

Interior de la parroquia de Santiago.

Interior de la parroquia de Santiago.

   Como es tradicional en Castropol, hoy domingo  2 de junio se celebró la fiesta del Corpus Christi, con sus alfombras florales. El evento estuvo  muy deslucido, debido al fuerte viento de noreste reinante durante toda la jornada del sábado y también la del domingo,  que hizo imposible trabajar tanto en la plaza del Ayuntamiento, como en la plaza Menéndez Pelayo, por cuyo motivo no se hicieron alfombras en ninguna de ellas y muy dificultoso en otras calles como Penzol Lavandera o Acevedo,  circunstancia que llevó a ambas calles a improvisar nuevas alfombras el domingo por la mañana, dado el insuficiente tiempo para confeccionar las previstas, además del riesgo evidente de que fueran arrastradas por el viento.

Detalle calle del Campo

Detalle calle del Campo

Vista parcial calle del Campo

Vista parcial calle del Campo

Calle Acevedo

Calle Acevedo

Calle Penzol Lavandera

Calle Penzol Lavandera

Castropol se llena de flores: Así son los días previos a la gran cita del Corpus Christi

«Va a quedar bonito, el caso es que nos deje el tiempo», dicen los alfombristas que apuran los preparativos para el domingo

Castropol 31 MAY 2024 4:00 Actualizada 31 MAY 2024 7:39

La intensa lluvia que ayer bañó Castropol complicó el trabajo de los alfombristas que llevan meses confeccionando los mantos florales con los que, el domingo, cubrirán las principales calles de la villa. Los últimos días se reservan a la recogida de flor, pero este año ni rosas, ni hortensias están en su momento óptimo para el Corpus Christi. Y la lluvia solo hace más difícil el trabajo. Con todo, los vecinos son optimistas y confían en que las cosas salgan bien y Castropol vuelva a brillar en su Fiesta de Interés Turístico.

«Estamos cansados, pero bien. La flor nos tiene corriendo más de lo habitual. Llevamos toda la mañana para coger cuatro cajas de hortensias, algo que si hubiera cantidad cogeríamos en media hora», señaló ayer Roberto Frontera, uno de los integrantes del equipo que viste la calle Del Campo. Lo bueno es que llevan tantos años haciendo el trabajo que saben cómo proceder en cada momento. Si llueve no se puede coger rosa y la hortensia hay que dejarla secar antes de seleccionarla, quitarle las hojas y pasarla por la tijera, cuenta la tapiega Elena Iglesias, que lleva cuatro décadas colaborando con el Corpus. «Desde que llegué a Castropol participo», relata.

Elena Iglesias, Roberto Frontera, Inma Berdiales y Ana Iglesias con la flor recogida.

Elena Iglesias, Roberto Frontera, Inma Berdiales y Ana Iglesias con la flor recogida. / T. CASCUDO

La calle Del Campo hará un año más un diseño de Luis Villares, que en esta ocasión estará dedicado a la oración del «Padre nuestro». Confían en que resulte vistosa, si bien dejan claro que no es ese el principal motivo que les mueve a este arduo trabajo anual: «Lo hacemos para el Santísimo, también por tradición, aunque lógicamente cuando haces algo quieres que guste. Pero nosotros llevamos tanto tiempo, que lo que buscamos es superarnos a nosotros mismos».

Mientras Elena y Roberto colocan el fruto de su mañana de trabajo, Inma Berdiales se sorprende con la belleza de los tonos de las hortensias recogidas en los jardines de la contornada. «Es la primera vez que colaboro, pero veo que es un trabajo enorme y que les deberían pagar por hacerlo. Están todas las tardes hasta las nueve de la noche con esto, es mucha labor», cuenta esta tapiega que lleva cincuenta años afincada en Madrid.


La asociación cultural El Pampillo ha desvelado ya el motivo central de sus creaciones, que se colocarán en la calle Amor y en la plaza junto al parque Vicente Loriente. Este año sus mantos se llenarán de barcos de vela latina para apoyar la candidatura que quiere convertir este tipo de navegación típica de la ría del Eo en Bien de Interés Cultural Inmaterial, un reconocimiento que también persiguen las alfombras florales. Como paso previo, las alfombras entraron este año en el censo del Patrimonio Cultural Inmaterial de Asturias.

«Combinaremos velas, flores y botes, también como homenaje a los antepasados que cruzaban la ría todos los días, desde Castropol a Ribadeo», señala la presidenta del colectivo, Maite Muiña. Esa dedicatoria marítima hace que este año necesiten mucha hortensia de tonos azules. Muiña agradece la implicación de los vecinos y también a todas las personas que donan sus flores para engalanar Castropol.

Precisamente cargado de flores llegó ayer a mediodía Ovidio Vila al centro de Castropol. Le acompañaban Paco Fernández y Paloma Rodríguez. Esta última es relativamente nueva en el equipo que se ocupa de las calles Penzol Lavandera y Acevedo, además de las plazas del Ayuntamiento y Menéndez Pelayo. «Soy de Oviedo, pero me involucré hace cuatro años, cuando vine a vivir a Castropol. La verdad es que me gusta muchísimo y cada año aprendes más», cuenta esta mujer que nunca antes había ejercido esta particular misión de alfombrar las calles.

Elena Iglesias descargando flor.

Elena Iglesias descargando flor. / T. CASCUDO

«Este año cae pronto el Corpus, así que hay muy poca hortensia», dice Vila, que confiesa que la tarea más dura es la de estos dos días que se dedican a la flor más perecedera. Previamente, cogieron pampillo y margarita blanca. «Lo peor para mi es andar pidiendo la flor por las casas», expone Vila, que este año cumplirá 74 años. Precisamente dice que en su grupo, integrado por una docena de personas aproximadamente, pesan los años y, por eso, no se cansan de pedir relevo. «El día de montar la calle siempre hay gente, pero hace falta gente joven para el trabajo previo, pero me temo que ni está ni se la espera», lamenta. Pese a todo, encaran el trabajo con mucha ilusión y ganas. «De ánimo a tope como siempre, pero una cosa son los ánimos y otras las fuerzas. Yo ya no me puedo tirar por el suelo a componer las alfombras como hacía antes y tampoco proponemos dibujos complicados, ya porque somos gente mayor», añade. A su lado, Paco Fernández se muestra optimista: «Va a quedar bonito, el caso es que nos deje el tiempo».

Como siempre, el peor aliado de los alfombristas es el tiempo, ya que el viento o la lluvia son capaces de echar a perder un trabajo de muchos meses. En el centro del pueblo está el bar Antón, que regenta Carmen Lopes y que se prepara para vivir uno de los días más intensos del año. El Antón hace doblete la noche del sábado al domingo, puesto que funciona como centro de avituallamiento de los vecinos que se echan a la calle para confeccionar las alfombras. «Nos pasamos la noche dando café y poniendo el baño para la gente y, al día siguiente, madrugamos para atender a los visitantes», señala Lopes, que considera que el Corpus, junto al festival de la Ostra son los eventos que más gente atraen a la villa.

Carmen Rodríguez, embajadora de la ostra en Castropol: "Es como recibir un Goya; es todo un privilegio este reconocimiento en casa’"

La bióloga responsable del Centro de Experimentación Pesquera hace un llamamiento a proteger la ría del Eo en la apertura del festival ostrícola

Castropol 03 MAY 2024 4:00 Actualizada 03 MAY 2024 9:49

La bióloga responsable del Centro de Experimentación Pesquera de Castropol, Carmen Rodríguez, recibió ayer un merecido aplauso por su labor "fundamental" en este centro público y en el desarrollo del festival gastronómico "Somos la ostra", que acaba de abrir su décima edición. Lo hizo nombrando a la profesional, que se jubila el próximo 8 de mayo, ‘Embajadora de las ostras de Castropol’: "Para mí es como recibir un ‘Goya’, es todo un privilegio este reconocimiento en casa y antes de jubilarme".

"Siento que cierro un círculo porque hice mi tesina sobre la ostra y me jubilo como embajadora, casualidades y cosas bonitas que da la vida", señaló Rodríguez, conocida como "Menchu", en un emotivo acto. Cerró su intervención haciendo un llamamiento a "cuidar y proteger la ría de manera respetuosa y sostenible; es un trabajo de todos".

Castropol estrena el pantalán de temporada y bautiza la zona verde "Punta de Santos"

Los veteranos Pepe de Pacho y Fico izaron la bandera en la instalación: "Quedó muy guapa"

03 MAY 2024 9:00 Actualizada 03 MAY 2024 9:47

Los veteranos castropolenses José Félix González "Pepe de Pacho" y Federico Fernández "Fico", ambos con vidas estrechamente ligadas al mar, tuvieron el privilegio de izar juntos la bandera que simboliza la inauguración de los nuevos pantalanes de temporada del puerto de Castropol. La infraestructura, largamente demandada, recibirá en cuestión de semanas las primeras embarcaciones. Para los dos castropolenses la obra "quedó muy guapa".

El nuevo pantalán, construido por 634.000 euros con cargo al Plan de Sostenibilidad turística de la comarca Oscos-Eo, tendrá capacidad para 119 embarcaciones y permite a Castropol mejorar la accesibilidad de los usuarios de lanchas deportivas.

Al acto de puesta en servicio acudió el presidente del Principado, Adrián Barbón, que horas antes inauguró también la nueva área recreativa "Punta de Santos", ubicada en un terreno junto a la carretera que da acceso al puerto. La singularidad de este espacio es que fue posible gracias a la donación de la familia García Herrero. Los hermanos María del Carmen y Carlos contaron la historia de este terreno al líder regional, que, acompañado del Alcalde de Castropol, Francisco Javier Vinjoy, alabó su altruismo.

"Haz lo que puedas, con lo que tengas, donde estés" es una frase atribuida al presidente estadounidense Theodore Roosevelt que figura en la placa del nuevo espacio público. Se acondicionó gracias a una subvención de 54.297,39 euros concedida dentro de un programa de ayuda a territorios que son Reserva del Biosfera.

"Hay que agradecer vuestra generosidad porque esto no abunda mucho", señaló Barbón a lo que que Carlos García Herrero respondió que "no debería ser tan raro". Y añadió: "Lo único que buscábamos es que sirviera para algo, revertir en la comunidad, ahora esperemos que haya civismo y perdure en el tiempo". La finca, de casi media hectárea y con bellas vistas a la ría del Eo, cuenta con mesas de picnic y parrillas al aire libre. Barbón bromeó con que tocaba hacer un churrasco popular para inaugurar un espacio "extraordinario" a orillas de la ría del Eo.

Gondán construirá en Castropol el primer barco de apoyo a parques eólicos marinos del mundo con cero emisiones

La compañía británica Bibby Marine ha encargado el buque, que utilizará baterías y motores adaptados para el uso de metanol

Recreación del barco que construirá Gondán

Recreación del barco que construirá Gondán / GONDÁN

Pablo Castaño

Pablo Castaño

Oviedo 30 ABR 2024 12:45 Actualizada 30 ABR 2024 22:09

La compañía asturiana Astilleros Gondán ha sido seleccionada por un consorcio liderado por la británica Bibby Marine para construir el primer buque de apoyo a parques eólicos marinos del mundo con cero emisiones. Este barco pionero se construirá en Figueras (Castropol) y su entrega está prevista para 2026. "Representa una progresión natural en la trayectoria de Gondán, tras una dilatada experiencia en la construcción de buques de operaciones de servicio (CSOV) de bajas emisiones de carbono", señalaron fuentes del astillero asturiano.

El barco estará equipado con un avanzado sistema de baterías con autonomía de 16 horas entre carga y carga, y tendrá motores adaptados para el uso de metanol como combustible, que garantizan un funcionamiento sin emisiones.

Gondán se impuso en la licitación a varios astilleros del Reino Unido y de otros países. Nigel Quinn, director ejecutivo de Bibby Marine –que lidera un consorcio formado por el Puerto de Aberdeen, ORE Catapult, Kongsberg, DNV, Shell y la Universidad John Moores de Liverpool–, señaló que la oferta de Gondán destacó en términos de plazo, presupuesto y calidad, y por su probada trayectoria en la construcción de embarcaciones especializadas a medida. "Estamos encantados de haber encontrado un socio en Gondán Shipbuilders, que hará realidad nuestra visión ecológica", apuntó Quinn. "Este proyecto encaja perfectamente con nuestra experiencia en tecnologías de cero emisiones", señaló Daniel Scavuzzo, director de ventas de Gondán, que gracias a las reciente ampliación ha incrementado su capacidad.

   

Entre la cartera de proyectos de Gondán se encuentra la construcción de tres buques de apoyo a plataformas eólicas (los restantes para completar la serie de seis encargados por la noruega Edda Wind); un buque para el apoyo y mantenimiento de faros y boyas en Escocia; un buque no tripulado para misiones de mantenimiento e inspección submarina para Noruega y varios ferries eléctricos para Portugal.

Castropol animará el puente festivo con sus ostras al natural y gourmet

J.A.CASTROPOL / LA VOZ

A MARIÑA

DANIEL GAYOSO

De jueves a domingo se servirán unas 25.000 unidades del bivalvo del Eo en un evento que cumple 10 años conjugando gastronomía y diversión

30 abr 2024 . Actualizado a las 09:20 h.

Con el puente de mayo vuelve un clásico de la primavera, el festival Somos la Ostra, que organiza el Concejo de Castropol del jueves al domingo para ensalzar uno de sus productos más característicos, las ostras del Eo que se cultivan en la ría. El evento cumple diez años en su mejor momento, con un programa cargado de propuestas y con la expectativa de que se servirán más otras que el año pasado, sobre 25.000.

Este año habrá, además, varios nombres propios destacados, como el de Carmen Rodríguez Rodríguez, que será nombrada embajadora de las ostras de Castropol, retomándose así la distinción en una de las personas más adecuadas para lucir el galardón. Otro nombre propio destacado es el cocinero Elio Fernández (del Ferpel de Ortiguera), con una estrella Michelin, que elaborará ostras en directo, en una demostración con el departamento de cocina del IES VAlle de Aller. También Carlos Mario Vázquez, prestigioso ornitólogo, fundador y director general de Colombia BirdFair, participará en varios actos en un evento dinamiza la comarca.

Cuatro días cargados de propuestas

Jueves

18.30?22.30 horas: degustación de Ostras al natural a cargo de los productores locales y Gastrobar a beneficio del Club de Mar de Castropol en la carpa del festival.

19.00 horas: actuación Banda de Gaitas el Penedón de Castropol.

19.30 horas: inauguración del festival en la carpa situada en el puerto de Castropol. Nombramiento como embajadora de las Ostras de Castropol cultivadas en la Ría del Eo a Carmen Rodríguez Rodríguez responsable del departamento de acuicultura del Centro de Experimentación Pesquera de Castropol.

20.30 horas: actuación musical de La Versión de los Hechos, en la carpa del festival.

Viernes

11.00 horas: visita guiada en el Centro de Experimentación Pesquera de Castropol. Plazas limitadas. Inscripción previa en formulario web municipal.

12.00 horas: visita guiada en el Centro de Experimentación Pesquera de Castropol. Plazas limitadas. Inscripción previa con el formulario web municipal.

12.00- 16.00 horas: degustación ostras al natural a cargo de los productores locales y sesión vermú en el Gastrobar del Club de Mar con la colaboración de Destilerías Siderit, Grupo Codorníu y Grupo Trabanco.

17.00 horas: taller «Pintemos las aves de Castropol con lápices de colores», en la Casa de Cultura de Castropol.

19.00 ? 22.30 horas: degustación de ostras al natural, en la carpa del festival

20.30 horas: actuación musical del grupo Wolffather Tributo en la carpa del festival.

Sábado

12.00 ? 16.00 horas: degustación ostras al natural y sesión vermú.

12.30 horas: exhibición de cocina y elaboraciones con ostras a cargo del IES Valle de Aller. Bono degustación a precios populares, en la carpa del festival en el puerto.

14.00 horas: IX Contrarreloj de Traineras del Festival de la Ostra de Castropol

17.00 horas: charla «Aves y ostras, la historia fascinante de los ostreros», a cargo de Don Carlos Mario Wagner en la Casa de Cultura de Castropol.

19.00?22.00 horas: degustación de ostras al natural.

20.30 horas: actuación musical a cargo del grupo The Goodmen, en la carpa del festival.

Domingo

10.30 horas: Jornada Observación de Aves desde la playa de Salías. Inscripción previa en formulario web municipal.

12.00?15.00 horas: degustación ostras al natural y sesión vermú.

12.30 horas: demostración de cocina y elaboraciones con ostras a cargo del IES Valle de Aller con la colaboración especial del chef Elio Fernández del Restaurante Ferpel (Estrella Michelín). Bono degustación a precios populares, en la carpa del festival.

14.00 horas: concurso de abridores de ostras.

15.00 horas: entrega de premios. Abridores de Ostras y Concurso de Instagram “#somoslaostra2024

15.30 horas: clausura

Ostras Gourmet

Caseto de Acueo (Ostras del Eo). Paseo del Muelle. Castropol : «La tapa del ostricultor».

Todos los días del festival de 12.00 a 15.00 y de 19.00 a 21.00 horas, y el viernes de 19.00 a 21.00 horas, ostras especiales a cargo del equipo del Restaurante Ferpel Gastronómico (Estrella Michelín).

Bar Antón: «Recetas variadas de ostras». Todos los días del festival de 13.00 a 15.00 horas.

Peñalba: «Ostra ahumada». Todos los días del festival de 13.30 a 16.00 y de 20.30 a 23.30 horas.

Restaurante el Tesón: «Ostra con porrusalda». Viernes, de 20.00 a 23.00 horas; sábado, de 13.00 a 15.30 horas, y de 20.00 a 23.00 horas, y domingo, de 13.00 a 15.30 horas.

Ofertas especiales en cuatro concejos para alojarse y asistir al evento

Nada mejor que aprovechar estos días para visitar Castropol. En establecimientos del concejo, de Vegadeo, San Tirso y Santa Eulalia se hacen ofertas especiales para alojarse, evidencia del impacto que el festival tiene en la economía de la zona.

Y es que además de poder saborear las exquisitas ostras, durante todos los días del evento habrá actividades como servicio de paseo en lancha por la ría, rutas a caballo y la oportunidad de visitar exposiciones como la de maquetas de barcos construidos por Astillero Pacho y la de dibujo «Historia de un marinero», de Teresa Esra.

Cuenta atrás para disponer de puerto deportivo en Castropol: en marcha el montaje de los pantalanes de temporada

Puertos cierra hoy el plazo para solicitar alguno de los ciento diecinueve amarres disponibles

Labores de montaje de los nuevos pantalanes.

Labores de montaje de los nuevos pantalanes. / T. CASCUDO

Castropol 26 ABR 2024 4:01

Castropol está a un paso de disfrutar de sus ansiados pantalanes de temporada, pues acaba de empezar el trabajo de montaje, que rematará en cuestión de días. De hecho, posiblemente se inaugure la obra el próximo jueves, coincidiendo con la apertura del Festival de la Ostra. "Estamos muy contentos porque es un proyecto por el que llevamos años trabajando y hemos tenido la oportunidad de ejecutarlo con cargo a los fondos del plan de sostenibilidad de Oscos-Eo y gracias a la colaboración de Puertos, que se ocupó del proyecto y de la dirección de Obra", señala el Alcalde, Francisco Javier Vinjoy.

El presidente del club de Vela, Javier Gallego, observa los trabajos de montaje.

El presidente del club de Vela, Javier Gallego, observa los trabajos de montaje. / T. CASCUDO

El regidor considera que los pantalanes cumplen el doble objetivo de eliminar los muertos contaminantes con los que se hacía el fondeo de las lanchas en la zona portuaria y también favorecer la accesibilidad para los dueños de estas embarcaciones. En total, los pantalanes contarán con 119 amarres y precisamente hoy se cierra el plazo de solicitud.

   

El proyecto de los pantalanes se adjudicó el año pasado a Astilleros Amilibia por importe de 634.040 euros. El regidor explica que este año tocará probar la infraestructura y detectar posibles fallos a corregir en años venideros. "Seguramente en el futuro habrá que plantear diques de defensa, aunque sean flotantes, pero esto es el primer paso para tener organizada toda la flota náutica y contribuirá a la limpieza de la ría", señala el regidor.

Trabajos de montaje.

Trabajos de montaje. / T. CASCUDO

Los papeles de la Biblioteca Popular Circulante de Castropol regresan a casa: La familia de Vicente Loriente, impulsor del centro, cede su archivo

"Haremos todo lo posible por poner en valor y conservar esta joya", señalan desde el Consistorio sobre una documentación de relevancia local

Vicente Loriente firma el documento de cesión de los documentos (expuestos en la mesa) en presencia del alcalde de Castropol y la bibliotecaria, Manuela Busto. | T. Cascudo

Vicente Loriente firma el documento de cesión de los documentos (expuestos en la mesa) en presencia del alcalde de Castropol y la bibliotecaria, Manuela Busto. | T. Cascudo / T. CASCUDO

Castropol 24 ABR 2024 7:00 Actualizada 24 ABR 2024 9:06

La familia de Vicente Loriente Cancio, uno de los impulsores en 1921 de la prestigiosa Biblioteca Popular Circulante de Castropol, acaba de ceder al centro lector castropolense valiosos documentos de los primeros años de andadura de esta centenaria y querida institución. "Haremos todo lo posible por poner en valor y conservar esta joya, una documentación absolutamente relevante que nos permite conocer mejor nuestro patrimonio", subrayó el alcalde, Francisco Javier Vinjoy, en el emotivo acto celebrado en la hoy denominada Biblioteca Popular Circulante Menéndez Pelayo ante un puñado de vecinos y descendientes de los fundadores del centro.

El hijo de Vicente Loriente Cancio, Vicente Loriente Penzol, se mostró convencido de que su padre estaría orgulloso de esta cesión: "A la vista del trabajo que realiza la bibliotecaria, Manuela Busto, creo que estaría de acuerdo en que los papeles estén aquí y así garantizar su supervivencia". Dejó claro que su padre participó en la fundación de la biblioteca por amor a su pueblo y convencido de la necesidad "de hacer una nueva sociedad".

Manuela Busto interviene ante el público asistente.

Manuela Busto interviene ante el público asistente. / T. CASCUDO

La bibliotecaria confesó que desde que se enteró de este acuerdo apenas puede dormir por la emoción de disponer de este legado. "Tenemos un corpus imprescindible para conocer mejor la biblioteca. Esto va más allá de cualquier trabajo, aquí hay restos, alma de la biblioteca", señaló, al tiempo que destacó algunos valiosos documentos como el primer libro de registro de la biblioteca, un mapa con las sucursales del centro u otra misiva que ellos escribieron para tratar de lograr un autógrafo de Unamuno.

Especial emoción le causó a la bibliotecaria encontrar una carta que María Moliner remitió a los impulsores de la biblioteca y que está fechada el 18 de enero de 1936: "Es impresionante ver su letra y su firma por todo lo que supuso María Moliner para España, para la mujer, para el diccionario y para la propia biblioteca". Busto indicó también que esta documentación demuestra también el "cosmopolitismo" del grupo de fundadores de la biblioteca, pues entre las muchas cartas guardadas hay muchas en inglés o francés, de intercambios con otros centros lectores de Francia o Estados Unidos.

El primer libro de registro de la biblioteca.

El primer libro de registro de la biblioteca. / T. CASCUDO

En total, son ocho carpetas llenas de valiosos documentos que fueron estudiados hace años por el investigador tapiego Xosé Miguel Suárez, autor del primer inventario de estos papeles. Ahora la biblioteca debe catalogar todo y también se compromete a su digitalización para ponerlo a disposición del público. La bibliotecaria destacó la importancia de que este acto se realizara precisamente en el Día del Libro, una jornada que no olvidarán los amantes de la historia local. "No se me ocurre mejor fiesta del libro", zanjó Busto.

La bióloga Carmen Rodríguez será "Embajadora de las ostras" en reconocimiento a su trayectoria vinculada a este cultivo de la ría del Eo

La fiesta gastronómica dedicada al preciado molusco se celebrará entre el 2 y el 5 de mayo en el muelle de Castropol

Carmen Rodríguez muestra una caja de ostras en la depuradora de Castropol.

Carmen Rodríguez muestra una caja de ostras en la depuradora de Castropol. / T. CASCUDO

Castropol 20 ABR 2024 4:02 Actualizada 20 ABR 2024 8:20

El Ayuntamiento de Castropol ha desvelado el programa de su festival gastronómico "Somos la ostra", que celebrará su décima edición entre el 2 y el 5 de mayo en el muelle castropolense. En esta edición se recupera la figura de "Embajadora de las ostras" para reconocer la trayectoria de la bióloga Carmen Rodríguez, responsable del Centro de Experimentación Pesquera de Castropol, un equipamiento que juega un papel clave en el fomento y desarrollo de este cultivo en la ría del Eo.

Según indican desde el consistorio a la bióloga natural de Vegadeo se le entrega este título "en reconocimiento a toda su trayectoria profesional y a su vinculación con la ostra y con el festival desde sus inicios". Para esta profesional, que comenzó a trabajar en el centro en el año 1985, este festival será especial ya que se jubila en mayo tras casi cuatro décadas de trabajo en el estuario fronterizo.

Su nombramiento será el acto central de la inauguración, prevista para el jueves 2 de mayo. A las seis y media comenzará la degustación de ostras al natural a cargo de los productores locales. La inauguración formal será una hora después y pondrá música la banda de gaitas El Penedón. El programa del jueves se cierra con la actuación de "La Versión de los Hechos", en la carpa instalada en el muelle de la Punta.

Durante los cuatro días de actividad están previstas propuestas variadas como visitas guiadas al Centro de Experimentación Pesquera de Castropol donde se depura la ostra, también habrá degustaciones y exhibiciones de cocina. En esta edición,el show correrá a cargo de los alumnos de cocina del instituto Valle de Aller. Precisamente el lunes recibirán formación en el tratamiento de las ostras de la mano del cocinero coañés Elio Fernández, que dirige el Restaurante Ferpel con una Estrella Michelin.

En el programa no faltarán clásicos como el concurso de abridores de ostras y, como novedad, habrá una jornada de observación de aves desde la playa de Salías.