Se muestran los artículos pertenecientes a Noviembre de 2018.

Publicado: 02/11/2018 12:26 por castropol en Noticias

Pincha a continuación:

Castropol empleará los 100.000 euros de la finca del geriátrico en arreglar carreteras

Publicado: 04/11/2018 11:55 por castropol en Noticias
20181104115535-completado-sistema.jpg

Pincha a continuación:

Completado el sistema de saneamiento de la ría del Eo tras cuatro años de obras

20181106113301-imagen32.jpg

Gracias a la colaboración de Covadonga Lopez-Cotarelo, hemos conseguido unas cuantas fotos muy antiguas de Castropol, procedentes del Museo del Pueblo de Asturias. Alguna de ellas, puede que ya hallan sido publicadas, pero debido a su antigüedad, y a su interés, volvemos a ponerlas en el blog, un par de ellas a la semana, hasta su finalización.

Publicado: 07/11/2018 17:00 por castropol en Noticias
20181107170042-img.jpg

7 nov. 2018  A Mariña

ISABEL GARCÍA FERNÁNDEZ    ribadeo@elprogreso.es
La Aemet destaca los vientos fuertes y la gran humedad de la ría de Ribadeo
 Julio Martínez se ocupa de computar los registros de la estación que vigila a diario y que está situada en Castropol  Los meteorólogos hubieran desaconsejado el actual trazado de la A-8 por O Fiouco por la persistente niebla de la costa

RIBADEO. La Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) cuenta en Castropol con un colaborador, Julio Martínez Prieto, encargado de mantener una estación meteorológica desde hace tres años. Es la única central de datos de la que disponen en la zona de A Mariña lucense y el Occidente de Asturias —salvo la de Taramundi, como más cercana a ésta— y, sus responsables directos desde Santander se sorprenden, sobre todo, del nivel de humedad que se registra en la ría de Ribadeo, —muchas veces supera el 90%— y de la fuerza de los vientos, que con frecuencia rebasan los 100 kilómetros por hora, como ocurrió ayer.

«El Puente de los Santos tiene su propia estación con sus medidores de viento aparte, pero tienen que dar cifras muy elevadas, a tenor de las registradas aquí, en la estación de la Aemet de Castropol, que ya son altas. Se debe a que muchas veces entran vientos de dos componentes y direcciones distintas en plena ría, y justo en el viaducto no hay protección para enfrentarse a esas corrientes de aire, a no ser las vallas instaladas», reconoce el meteorólogo.

Con respecto a los temporales recientes de viento, Martínez, — que es licenciado en Ciencias Económicas y Empresariales y ejerció como contable antes de esta dedicación voluntaria—, recuerda que: «Me llamó un particular porque había sufrido graves destrozos en una de sus construcciones y me solicitó el dato de la fuerza del viento entre unas fechas concretas, pues le podría servir para solicitar indemnización a la compañía de seguros. Inmediatamente me puse en contacto con la delegación territorial de Aemet en Asturias para exponer el problema y a las pocas horas recibimos un certificado que acreditaba la fuerza del viento en las fechas señaladas, que se habían registrado en la estación», explica. Aún así, el perjudicado no obtuvo la compensación esperada, porque la fuerza del aire no había sido suficiente según el seguro.

«Hace años, el viento había derribado una gran cantidad de cipreses inmensos que estaban situados precisamente en la finca que ahora ocupa la estación, en el sur del municipio, entre el colegio La Paloma y el registro. Los que quedaron en pie se cortaron por temor a sucesivos temporales, pero es cierto que son muchos los vientos que soplan en la ría, seguramente los más conocidos sean el del suoreste (vendabal) y el nordeste», puntualiza.

NIEBLA. El meteorólogo asegura que Asturias y Galicia son las regiones de España con más días de niebla al año y el Alto do O Fiouco, en Mondoñedo es posiblemente uno de los más propensos a las nieblas en ambas regiones.

«El problema que está causando la niebla, en este punto de esta importante vía de comunicación como es la Transcantábrica, que asume gran densidad de tráfico, se hubiera solucionado —como opina el castropolense— si previamente a la construcción del trazado se hubiera solicitado a la Aemet un estudio sobre el clima en ese lugar en concreto. Seguramente se habría optado por trazar la autovía por otra zona alternativa, en la que los días de niebla al año fueran menos».

HISTORIA. Castropol ya había tenido una estación meteorológica en uso durante casi 50 años. La dirigió el profesor Arturo Lorido durante décadas e incluso tras la marcha de este experto a Taramundi en 1958, siguió funcionando hasta principios de los años 60. «El antiguo Instituto Nacional de Meteorología le concedió un premio a Don Arturo por sus años de colaboración y la precisión de los datos que proporcionaba: eran curiosos porque no solo se referían a la cantidad de lluvia recogida o a las temperaturas máximas y mínimas, sino que también reflejaban si había nevado, si había tormenta, niebla o granizo», matiza Martínez. La pasión de este contable por la meteorología se materializó con la petición a la Aemet, a través del Ayuntamiento, de la instalación de una estación, reutilizando y renovando los aparatos que había en Figueras. Cada día, él la vigila y hace recuento.

20181109122732-imagen2-1894.jpg

   La de hoy es mas antigua. Según quien me la proporcionó, puede ser de  1894,   y está hecha desde la misma perspectiva de la otra. Se puede observar que aún no está hecha la casa que fué de Marujín, ni las de Avelino y Vicente, ni el hotel Argentina, ni la de Luciano Ron, y por supuesto nada del taller ni la casa del Cercado

Publicado: 12/11/2018 13:17 por castropol en varios
20181112131706-cl-infantil.jpg

Publicado: 13/11/2018 12:29 por castropol en varios
20181113122940-flyer-02-1-.jpg
20181113125738-imagen1-1885.jpg

1885, es la fecha que dan mis fuentes, a esta foto, hecha desde Ribadeo, y tal vez no vayan descaminadas, pues aunque en un prinicipio pensé que podria tratarse del Casino solo con planta baja, el edificio que se ve a la izquierda de los árboles del parque, ahora pienso que se trata de las Cuatro Torres. Espero vuestras opiniones.

Díaz-Canel, cautivado por Castropol

Publicado: 15/11/2018 11:07 por castropol en Noticias

El presidente de Cuba alaba "la belleza" del lugar al agradecer al escritor Cuervas-Mons el regalo de un libro sobre la tierra de origen de su abuelo

Castropol, T. Cascudo  15.11.2018 | 01:23 

Cuervas-Mons con el libro.
Cuervas-Mons con el libro. T. C. / REUTERS

Al geógrafo Antonio Cuervas-Mons (Oviedo, 1954) se le ocurrió el pasado agosto remitir un ejemplar de su libro "Castropol: referencia en diversidad" al presidente de Cuba, Miguel Díaz-Canel, conocedor de sus lazos familiares con el concejo. Lo hizo con dudas de que llegara a su destinatario y, por eso, le ha hecho especial ilusión la carta firmada por el mandatario cubano agradeciendo el detalle. "Está muy bien. La voy a guardar con mucho cariño", cuenta Cuervas-Mons.

 

"Una ojeada rápida al texto me ha servido para evaluarlo de importante guía que facilita el conocimiento del lugar, así como de sus pobladores. Las imágenes contenidas en el mismo son testimonio de la belleza del entorno, sus montañas y sus ríos", señala el máximo mandatario cubano en la misiva. Agradece el detalle de Cuervas-Mons y especialmente que el libro le traslade "agradables pasajes y recuerdos de ese pueblo de As Barreiras, que, como bien señala, es la tierra de mis antepasados". Y es que el abuelo paterno de Díaz-Canel era oriundo del pueblo castropolense de As Barreiras, muy próximo a la capital del concejo.

 

En el libro de Cuervas-Mons, publicado el año pasado y que cuenta con más de trescientas páginas, se hace un extenso recorrido por el concejo. El jurista y bibliófilo figueirense José Luis Pérez de Castro destaca en el prólogo que se trata de "una valiosa aportación de múltiples aspectos de variada índole y en buena parte inéditos del complejo mundo de un municipio como Castropol". Aunque ovetense, Cuervas-Mons está casado con una vecina de Ribadeo y es asiduo visitante y buen conocedor de la comarca Oscos-Eo, a la que ha dedicado ya seis libros.

 

Cuenta el autor de "Castropol, referencia en diversidad" que conoce al embajador de España en El Salvador, pues es natural de Ribadeo, y aprovechó para consultarle el método para hacerle llegar el libro al presidente cubano. Le dijo que lo mejor era que lo remitiera a la embajada de Cuba en España y así lo hizo, acompañado de "una carta corta en la que le decía que, como tenía orígenes en Castropol, el libro le vendría bien para conocer su tierra". De hecho, fue el embajador de Cuba en España, Gustavo R. Machín, quien le remitió el pasado 6 de noviembre la carta firmada por Díez-Canel en La Habana el pasado 19 de octubre. "Tenía miedo de que el libro se lo guardara algún intermediario y no le llegara a él, pero veo que le llegó bien", apunta Cuervas-Mons.

 

El presidente cubano se despide garantizando al autor que leerá el libro: "Tenga por seguro que lo leeré con detenimiento y placer en la primera ocasión que las responsabilidad me lo permitan". Le agradece "sus muestras de interés y cariño por Cuba" y le desea "muchos éxitos".

No es el primer gesto de Díez-Canel hacia sus orígenes españoles. Un vídeo que circula entre los castropolenses muestra la conversación informal mantenida el pasado septiembre en Nueva York entre el cubano y el presidente español, Pedro Sánchez. Al inicio del encuentro se puede escuchar a Díaz-Canel decir: "Yo soy descendiente por abuelo paterno de Castropol, en Asturias, y por abuelo materno de La Coruña, Galicia". Añade además que unos primos suyos "querían hacernos un agasajo", a lo que Sánchez responde que para los familiares es un orgullo que uno de los suyos haya llegado a presidente del gobierno. A buen seguro vuelven a hablar del tema en el viaje que Sánchez hará la semana que viene a Cuba, algo que no ocurría desde 1986, la última visita oficial de un presidente español al país.

20181113124812-sin-titulo-2.jpg

En esta foto, se pueden ver "la citada rampa y también los tres cañones, semienterrados en posición vertical (con la boca hacia abajo), donde amarraban los botes y lanchas."

20181113124735-sin-titulo-1.jpg

Placa esmaltada, del reloj de la iglesia de Castropol,  la fecha (1883), supongo que será la de fabricación:

20181113122837-sin-titulo-3.jpg

Quizás algunos y algunas, no sepáis que este reloj fue adquirido por el ayuntamiento (en el año 1.886) y que es por lo tanto de propiedad pública.

 A los/las  que os guste un poco la historia, hechos o curiosidades de nuestro pueblo, como es mi caso, quería contaros,  que revisando las actas de los plenos de nuestro ayuntamiento, me encontré con la compra del citado reloj de torre.

 Antes de facilitaros la información y los datos de esta operación, puede ser interesante,  para los que tengan interés en este tipo de cosas, saber también que la vida de los ciudadanos en el siglo XIX, se organizaba al ritmo de  las horas que señalaba el reloj de la torre del campanario, del ayuntamiento o de otros edificios. Las tareas o costumbres de los vecinos, que tiempo atrás se planificaban en función de la posición del sol, poco a poco se iban acompasando a los nuevos “tiempos”,  que señalaban de forma visual o acústica estos  artilugios.

 Hay que tener en cuenta además, que aunque el primer reloj de pulsera se había montado a principios de este siglo XIX, los de bolsillo eran algo más comunes,  aunque se trataba de auténticos artículos de lujo, solo al alcance de los más pudientes.

 Con la llegada del tren, se hizo necesario ajustar las horas de salida y de llegada a destino, al tiempo que se evitaban accidentes y se ponía un poco de orden en las diferentes horas. Por ello, los primeros en organizarse fueron los ingleses en el año 1.880, como consecuencia de haber sido los pioneros en el desarrollo del ferrocarril. En nuestro país, la unificación horaria se retrasaría más de veinte años (año 1.901), adoptando la hora del meridiano de Greenwich, que vuelve a estar de actualidad, por la polémica surgida con los cambios de horas en la CE y la posible vuelta al huso horario que realmente nos corresponde.

 En aquellos años de finales del XIX,  los relojes en las torres de las iglesias o en otros sitios,  eran un signo de modernidad, que se manifestaba dándoles preferencia  a otras necesidades o servicios básicos de los vecinos, como pudieran ser: la luz eléctrica, el agua corriente o el alcantarillado.

 Para finalizar esta introducción, es bueno también saber, que el primer reloj de torre que se instaló en nuestro país, data de finales del siglo XIV y fue ubicado en la iglesia de San Miguel en la localidad segoviana de Cuéllar. Se hizo en hierro forjado y salió de las manos de un “ferreiro”.

 Y ahora voy ya con la compra del reloj de la iglesia.

 3 de Abril de 1.886: en el presupuesto adiccional del presente ejercicio, figura la adquisición y colocación de un reloj de torre por importe de 1.250 pesetas. Se pide autorización al Gobernador Civil, para efectuar dicha operación sin recurrir a la subasta, dada la urgencia (eso pensaban), de dotar a Castropol de este aparato.

 9 de Mayo del mismo año:  el Gobernador Civil, autoriza al ayuntamiento para adquirir y colocar un reloj en la torre de la iglesia,  por administración y sin que en ningún caso  los gastos ocasionados  alcancen las 2.000 pesetas. La corporación faculta al alcalde para ejecutar dicha operación.

 26 de Septiembre: el entonces alcalde  Zoilo Murias y Lastra, que había sido nombrado para el cargo por la Reina Regente, en Junio de este año y dentro del bienio 1885/1887 (1), da cuenta a la corporación, de que había contratado y adquirido por 1.350 pesetas un reloj para colocarlo en la torre de la iglesia y que la diferencia de 100 pesetas sobre la partida consignada en el presupuesto, se abonaría por el capítulo de imprevistos. La compra se realiza a D. Antonio Canseco y Escudero (2),  con domicilio en la calle del Mesón de Paredes,  nº 21 en Madrid. En la placa esmaltada del reloj figura por error Parades  y en ella queda constancia también del lugar de fabricación:  Morbier (3) en Francia.  

(1)         Según las leyes vigentes, solo podían ser elegibles para formar parte de la corporación, los mayores contribuyentes. El nombramiento de alcaldes correspondía al rey, en las capitales de provincia, cabezas de partido judicial (Castropol)  y pueblos con más de seis mil habitantes.

(2) Canseco fue uno de los relojeros más conocidos en el Madrid de la época. Llegó a tener cuatro tiendas en distintos puntos de la capital y hasta cincuenta empleados. Patentó un sistema de relojería reconocido  en España, Francia y Suiza, estableciendo contacto en su momento con la fábrica de relojes de Morbier, de donde importaba la maquinaria,  que a su vez seguía sus instrucciones de mejora y evolución de estos y otros relojes. Debido a su prestigio, era proveedor de la Real Casa y vendió muchos relojes en nuestro país, aunque según parece, el de Castropol fue el único que negoció y despachó para Asturias.

Placa esmaltada, del reloj de la iglesia de Castropol,  la fecha (1883), supongo que será la de fabricación:

 (3)   Morbier es una pequeña localidad francesa, situada muy cerca de la frontera suiza y de la ciudad de Ginebra, capital de la industria relojera helvética. Según cuentan, estos relojes o similares los fabricaban los campesinos de la comarca en sus casas  y  los sábados aprovechaban  para bajarlos a los  pueblos del valle,  utilizando los estrechos senderos de las montañas. Tenían fama de rústicos,  pero también de ser bastante fiables. Morbier es también conocido por su famoso queso, que tiene como particularidad, el estar formado por dos capas o niveles de pasta, separados por ceniza y que se corresponden a los dos  ordeños diarios (mañana/tarde).

             Por otra parte, en esos años, parece que abundaban las revistas satíricas, debido a la libertad de prensa que hubo durante un breve período. Recojo un simpático ejemplo relacionado con el apellido Canseco:

 "A Juan llamó perro flaco

en una disputa, Diego:

Juan se picó y por injuria

ante el juez citóle presto.

-No le ofendí, Diego expuso

entonces, y prueba ofrezco:

yo le llamé perro flaco

y él se apellida Canseco."

 

[EL MUNDO CÓMICO, Septiembre de 1875]

  

Continuando con nuestro reloj (seguimos en 1.886):

             21/Noviembre. Se acuerda abonar a  Alejandro García Monteavaro, la cantidad de 226 pesetas  por los gastos debidos a la colocación del nuevo reloj  público en la torre de la iglesia. Alejandro, años más tarde, contrataría las obras para dar una planta más al casino.

             12/Diciembre. Se aprueba la cuenta, que por importe de 40 pesetas presentó Zapico, relojero de Ribadeo,  por los trabajos de armar e instalar el nuevo reloj público.

    Ultimo pago. Con esta misma fecha, también se aprueba la cuenta,  que asciende a 33,51 pesetas presentada por Domingo Santamarina, capitán del patache (4) “Emilio”, como pago por el flete y porte del  reloj público desde Santander. Habrá que pensar, que el reloj se transportó desde Morbier en el E. de Francia, hasta algún puerto francés del Atlántico y de ahí hasta Santander,  porque no tendría sentido enviarlo a Madrid (Relojería Canseco),  para luego reexpedirlo a Castropol.

 (4) Patache.- Se trata de un pequeño barco de vela de dos palos,  casco plano,   muy ligero y rápido, que en sus orígenes se destinó a fines militares (vigilancia de puertos y costas, labores auxiliares...). Ya en este siglo XIX,  fueron reconvertidos o  acondicionados  para la navegación comercial de cabotaje. Su capacidad era de  unas 30 Tn.

 El total de gastos para el ayuntamiento por la compra del reloj ascendió a 1.649,51 pesetas, lo que nos da idea del esfuerzo realizado en ese momento por el consistorio, teniendo en cuenta que el presupuesto municipal para ese ejercicio, rondaba  las 25.000 pesetas.

 Como el reloj era y es de propiedad municipal, había una persona con sueldo a cargo del ayuntamiento,  encargada de su mantenimiento y de que el reloj indicase las horas correctamente, tanto en su esfera hacia la plaza,  como por medio de la campana en lo alto de la torre.

 Es de suponer, que la instalación y puesta en marcha del reloj, debió de ser un acontecimiento relevante para Castropol en ese año de 1.886.

 Otro dato importante también, referido a este año, es el de la población del concejo. Se aproximaba a los 8.500 habitantes (era el más poblado de todos los que formaban parte del partido judicial). Ahora mismo (2018), posiblemente poco más 3.500 personas y sin solución en el horizonte para frenar este declive, con lo que ello implica a corto/medio plazo,  de la pérdida de los pocos servicios que aún sobreviven.

 Por último, en este año 1.886, en el ayuntamiento (entre otros asuntos),  también se hablaba de...

 -Dirigirse al Ministerio de Fomento, para que se proceda a realizar los estudios necesarios, de cara a la construcción de un puente entre Castropol y Ribadeo, incluido en el Plan de Carreteras del Estado. En lugar del Puente de los Santos, sería el “Puente de los Muertos”, ya que enlazaría las dos orillas, a la altura de los cementerios.

-Subvencionar con 40 pesetas  las funciones de semana santa, que se entregan al cura ecónomo, para cubrir los gastos de dos sermones (con la condición eso si),  que habrán de predicarse.

 -El Presidente de la Junta Provincial de Agricultores, comunica al ayuntamiento, el envío de semillas de “eucaliptus” para que se repartan y se siembren.  (Supongo que serían de las primeras que llegaron a la comarca. Aunque no está muy claro, parece que fue en Galicia, donde se plantaron los primeros árboles de esta especie,  unos veinte o treinta años antes). Un concejal se anima ante la novedad y propone que se siembre también alguna en el jardín público de esta villa.

-El ayuntamiento, acuerda dirigirse al Ministerio de la Gobernación, pidiendo que se traslade a Castropol, la capitalidad del Distrito Electoral para la elección de diputados provinciales, apoyándose en que nuestro  partido judicial, tenía mayor número de habitantes y electores que el de Luarca.

-También se decide,  reparar la rampa en que termina la calle del Muelle y que conduce al embarcadero, concretamente el encachado de piedra (canto rodado). En aquel momento, no existía todavía la carretera que rodea el pueblo (su construcción se inició años más tarde, en 1921). Por ello, las personas que iban a Ribadeo, a veces en marea baja, tenían que embarcar por medio de una tabla al lado de La Casilla, en los botes de vela que realizaban el pasaje. En esta última fotografía (de Enrique Murias Jonte), se ve la citada rampa y también los tres cañones, semienterrados en posición vertical (con la boca hacia abajo), donde amarraban los botes y lanchas. Posteriormente, con la   construcción de la carretera, dos de ellos se situaron al principio de la rampa (que ya no existe), situada enfrente del Risón  y otro en la carretera, al lado del muro, enfrente de La Casilla, en la misma posición vertical y con los mismos fines. Hace unos treinta años, se llevaron a la zona verde que se hizo en El Penedón, colocados en un soporte de madera. Y, desde la primavera de 2017,  ya no están ahí. Según parece,  los llevaron a Serrasa (almacén municipal) y supongo que ahí seguirán. Creo que todos deberíamos reclamar al Ayuntamiento (yo lo hice en más de una ocasión), que los devuelvan de una vez a su último emplazamiento en El Penedón. Forman parte de nuestro patrimonio.

 Y así, después de casi siglo y medio, señalando y dando la hora, nuestro reloj sigue ahí en buena forma, viendo pasar el tiempo (como la puerta de la canción),  gracias a la dedicación y cuidados  de los “relojeros” que lo atendieron a  lo largo de este dilatado período.

 

          Noviembre de 2018  

          Pepe Llende

 

Nota:   Debido a exigencias del blog, no podemos publicar mas de una foto por cada post, por lo que las otras dos del artículo, las ponemos a continuación:

El Casino en obras.

Publicado: 16/11/2018 12:35 por castropol en Fotos antiguas, segunda parte.
20181116123143-imagen35.jpg

    Curiosa imagen, con el Casino a punto de rematar  su contrucción. Se puede ver la puerta de la derecha, aun tapiada, los balcones sin balaustrada, y la galeria del lado derecho en construcción. Suponemos que será de 1910/11.

Castropol, 1924

Publicado: 21/11/2018 12:55 por castropol en Fotos antiguas, segunda parte.
20181121125547-imagen15-1923.jpg

Hoy publicamos una curiosa imagen de 1924.

Publicado: 23/11/2018 19:51 por castropol en varios
20181123195103-a29cbef8-c666-42a4-8ca6-6b2ac290ed79.jpg

Publicado: 23/11/2018 19:51 por castropol en varios
20181123195123-bbf62693-ec74-4949-b9cf-24e46011decb.jpg

Publicado: 23/11/2018 19:51 por castropol en Noticias

El alcalde de Castropol no repetirá tras dieciséis años de gobierno en mayoría

"Necesito un reposo; cumplí mi etapa con muchas satisfacciones y espero que se me valore", reflexiona el socialista José Ángel Pérez

Castropol, T. Cascudo 23.11.2018 | 01:31

José Ángel Pérez.
José Ángel Pérez. T. CASCUDO

El Alcalde de Castropol, José Ángel Pérez, no repetirá como candidato socialista a la Alcaldía de Castropol en las elecciones del próximo mayo. El regidor, que gobierna de manera ininterrumpida y con mayoría absoluta desde 2003, considera que es el momento idóneo de retirarse y disfrutar de su tiempo. "Llevo dieciséis años y son más que suficientes. Necesito un reposo y prefiero disfrutar lo que me queda", precisa el regidor.

 

Pérez, que se jubila a finales de año, ya ha notificado su decisión al partido y a su equipo de gobierno. "Todo el mundo lo sabe", incide, al tiempo que demuestra que es una decisión firme y meditada: "Lo tengo muy claro. Ya lo tenía decidido hace bastante tiempo". El caso es que el pasado marzo, cuando se reincorporó al trabajo tras medio año de baja para combatir un cáncer detectado en 2017, muchos lo interpretaron como una señal de que quería continuar en el cargo. De hecho, en una entrevista publicada por este periódico el pasado 13 de marzo con motivo de su regreso evitó posicionarse claramente al respecto de su continuidad: "No hablé nada con el partido. Veremos lo que es mejor para el partido porque yo estoy a su disposición, no tengo aspiraciones de ningún tipo", dijo entonces.

 

El regidor admite que en la toma de decisión también estuvo presente la actual situación política, "que no ayuda en nada a animarte". Pérez, que en 2003 arrebató la Alcaldía al popular Juan Calvo Sotelo, hace un balance positivo de estos cuatro mandatos de gobierno: "Cumplí mi etapa con muchas satisfacciones y espero que se me valore por lo que se hizo, que creo que no estuvo mal. Estoy muy satisfecho de lo que hemos logrado".

 

Sobre su futura sucesión al frente del equipo socialista, asegura que desconoce el calendario previsto y que eso es un asunto del partido, capitaneado en Castropol por Francisco Vinjoy. Lo previsible es que se convoquen unas primarias para elegir candidato.

 

La número dos del equipo de gobierno socialista, Teresa Dorado, reconoce que recibió la noticia de la marcha del regidor "con pena", aunque consciente de que tantos años han supuesto un sacrificio personal para él. "Lleva mucho tiempo trabajando muy duro por Castropol y casi nos habíamos acostumbrado a la imagen del alcalde. Hay que destacar la gran labor que hizo y que le queda por hacer en estos cuatro meses. Da pena, pero es tiempo y tiene que vivir un poco su vida". apunta. A juicio de Dorado, el regidor ha dejado una buena huella en el concejo y "prueba de ello es que lleva cuatro mandatos con mayoría absoluta, es señal de que la gente estaba contenta".

Los socialistas tienen en la actualidad seis concejales en la corporación castropolense, frente a los cinco que suma la oposición (cuatro del PP que lidera Álvaro Queipo y uno de Izquierda Unida que ocupa el edil Juan José Menéndez). Aunque en los comicios de 2015 el PSOE mantuvo su mayoría, perdió un concejal. Los populares pasaron de tres a cuatro, Foro Asturias perdió a su único representante y se incorporó IU a la corporación local.

Publicado: 27/11/2018 10:57 por castropol en Noticias
20181127105715-img-20181126-wa0013-22-g.jpg

Pincha a continuación:

Castropol da tregua a los diputados del Congreso tras su semana más crispada

Publicado: 27/11/2018 11:05 por castropol en Noticias
20181127110519-fireshot-capture-5-fotos-.jpg

Pincha a continuación:

Luis Felipe Fernández, distinguido con la Cruz de Alfonso X

Publicado: 27/11/2018 11:06 por castropol en Noticias

Pincha a continuación:

La Biblioteca de Castropol se lleva el premio Serondaya de las Letras

Publicado: 29/11/2018 10:44 por castropol en varios

Año 1.882: conflicto Castropol-Ribadeo

Publicado: 30/11/2018 11:30 por castropol en Castropol
20181130113009-sin-titulo-1-copiar.jpg

       Siguiendo con mis faenas de “pesca” en el caladero del archivo municipal de Castropol, me encontré con esta curiosa y desconocida historia (al menos para mi), relativa a la inspección sanitaria en los buques que arribaban a la ría (del Eo, por supuesto) y que una vez más, tiene por escenario  nuestro querido estuario, a cuenta de algunas competencias, en este caso relacionadas con la sanidad marítima. Voy con ello.

 

            Mal comienza el año para nuestra villa, puesto que el día uno de Enero,  el alcalde da cuenta a la corporación de una circular del Gobernador Civil, que tiene como  finalidad el establecer una relación de los puertos de interés local en la costa asturiana, según ordena la Ley de Puertos. Se conceden quince días para efectuar observaciones. Y en  este primer listado... ¡No figura el puerto de Castropol!

 

            Esta noticia, tan sorprendente como negativa,  crea  logicamente un gran malestar en el Ayuntamiento, que reacciona de inmediato, alegando que el puerto de Castropol ¡Tiene tantos méritos e incluso más!, que alguno de los puertos que figuran en esa primera relación. A saber:

 

            “En primer lugar, ofrece un magnífico y seguro fondeadero de cabotaje y altura,  permaneciendo los buques a flote incluso en bajamar. Castropol, es cabecera de Partido Judicial, con su correspondiente Aduana y Administración de Rentas Estancadas (1).  Dispone de Jefe de Línea de la Guardia Civil y de Sección de Carabineros, siendo el municipio más poblado del Partido (8.467 hab.). Ha sido capital del Juzgado de Marina, para toda la costa del Partido Judicial. En La Linera existe un astillero, donde se construyen barcos de todo porte y en el puerto, se verifica la carga y descarga de artículos de comercio, que se importan y exportan por los pueblos de la costa, desde Navia a esta villa”.

(1)   Artículos o géneros estancados o monopolizados por el estado, como el tabaco, fósforos, combustibles líquidos, lotería, correos...

 

            La corporación finalmente, acuerda también y para reforzar la posición de Castropol, que el alcalde justificará y certificará los buques despachados en el año 1.881, recabando información a la Aduana local sobre operaciones de carga y descarga en dicho año, formulando por supuesto la correspondiente reclamación, para que se clasifique al puerto de Castropol, según demanda su importancia y conforme a la Ley de Puertos de 7 de Marzo de 1.880.

 

            Hay que tener en cuenta, que la no inclusión en esta relación de puertos de interés local, era un asunto muy  importante para Castropol, ya que entre otras cosas, supongo que condicionaría  futuras inversiones en nuestro puerto.

 

            Por si lo anterior no fuera suficiente, la corporación en pleno reunida el día 22 de Marzo del mismo año, enterada de que el Ministerio de Gobernación había creado sendas Direcciones Locales de Sanidad en los puertos de Tapia y Vega de Ribadeo (Vegadeo, como sabéis ), exige el mismo trato para nuestro puerto, ya que dispone de un magnífico fondeadero para buques de cabotaje y altura, como ya se había manifestado en relación a la Ley de Puertos.

 

            Pudiera ser, que ambos muelles tuviesen más movimiento que el nuestro, de lo contrario es difícil de explicar esta clara discriminación y por segunda vez. Además, hay que tener en cuenta también que la construcción del puerto de Tapia había finalizado en 1870, gracias al interés, impulso e influencia del gran benefactor local, el Marqués de Casariego: puerto, instituto, creación de nuevo concejo (en gran parte a costa del nuestro)...  Relacionado con lo anterior,  hay que decir también, que siendo Manuel García Vior (2), Gobernador Civil de Asturias (bienio 1854/1856), dispuso importantes cantidades para varias obras en Castropol, entre ellas un muelle-embarcadero (3).  Pero, me da la impresión, de que tan solo fue una limosna, comparado con la obra tapiega.

(2)   Este abogado y político castropolense, fue además diputado provincial y también en las cortes madrileñas. En aquel momento, estaba considerado como uno de los miembros más distinguidos del Partido Progresista Asturiano. De él también se decía, que era una persona muy activa y abogado de sólido rezonar en Castropol.

(3)   ¿Dónde estaba situado ese muelle-embarcadero? ¿Dimensiones aproximadas, características…? Ahora mismo,  lo que yo puedo afirmar, es que si se hizo. No se si todo o parte. Desde luego al Marqués de Santa Cruz, se le ocupó  “parte de un prado” y hubo que construir en esa zona un muro de contención, donde había también un casa afectada ¿ Pudiera ser donde está hoy el Risón ? ¿Se utilizaron parte de los materiales o quedó enterrado en las obras de la carretera ?

 

            Y... como no hay dos sin tres, faltando unos días para el cambio de estación, llega la humillación desde Ribadeo,  impactando de lleno en la línea de flotación.

 

            El día 16 de Junio (1882), se recibe en el ayuntamiento una  comunicación del Gobernador Civil de Asturias, donde transcribe otra de su homólogo en Lugo y que a su vez inserta una orden de la Dirección de Beneficencia y Sanidad, instando para que el alcalde de Castropol no desempeñe el servicio sanitario en los buques que arriben al puerto, ya que corresponden al Director Local de Sanidad de Ribadeo.

 

            No hay que ser muy mal pensado, para imaginar que Ribadeo lanzó este órdago a través de su Gobierno Civil, una vez enterado que Castropol no tendría su Dirección Local de Sanidad.

 

            El Ayuntamiento castropolense, sorprendido y enojado, manifiesta en primer lugar, que este servicio es “completamente distinto” del que corresponde al puerto de Ribadeo.

 

            Además, vuelve a exponer de nuevo lo ya sabido: que Castropol es cabeza de Partido Judicial, tiene Administración de Rentas Estancadas, sección de Carabineros y también Aduana, donde se despachan los buques que cargan o descargan en este puerto.

 

            También se alega, que es “tradición constante”, el hecho de que las aguas de la ría del Eo, que divide a las dos provincias, están consideradas como pertenecientes a la provincia de Oviedo, de forma que los Escribanos de Castropol, antes de la organización del Notariado, podían “dar fe” (4) de contratos efectuados a bordo de lanchas en Figueirúa (Ribadeo) y en los buques anclados en el canal de esta villa, que no estuviesen amarrados a tierra y que a su vez dependían para todos los efectos: sanitarios, registros o vigilancia, del cuerpo de carabineros de Castropol.

            (4) Cuantas veces, hemos escuchado a personas de más edad,  “que los notarios de Castropol  hace muchos años,  podían desempeñar sus funciones como tales, al otro lado de la ría”. Esto se recordaba, especialmente, cuando por algún motivo reaparecía la polémica sobre el nombre o la titularidad de la misma.

 

            Considera también la corporación, “Que la citada orden priva de un derecho legítimo a este concejo, rebajando su importancia. Y también a la provincia, ya que implicitamente reconoce a favor de la de Lugo, el derecho de las aguas de la ría del Eo, que siempre fueron consideradas asturianas, como en su momento resolvió el Tribunal Superior de Gracia y Justicia, siempre que se plantearon conflictos de jurisdicción entre los jueces de 1ª Instancia de Castropol y Ribadeo, tanto en lo civil como en lo criminal”.

 

            Después de esta exposición de motivos, la corporación en un penúltimo intento, acuerda que el alcalde se dirija al Gobernador Civil de Asturias, solicitando con firmeza la revocación de la orden de la Dirección General, que dio lugar a este conflicto.

 

            Con el verano ya avanzado, nos acercamos al final de esta disputa entre las dos orillas . El día 24 de Agosto,  al no obtener respuesta del Gobierno Civil, el Ayuntamiento acuerda que el alcalde se dirija  directamente al Ministro de la Gobernación, para solicitarle que deje sin efecto la orden de la Dirección General de Beneficencia y Sanidad, en la que se le prohibía a la alcaldía desempeñar servicios sanitarios en los buques que arriben a Castropol. Solicitando también de nuevo, la creación de una Dirección Local de Sanidad  o que en su defecto y me imagino que a la desesperada, se autorice al alcalde, médico titular y secretario para la gestión sanitaria del puerto.

 

            Una vez más, de nada sirvieron todos estos “argumentos y méritos”,  ya que tampoco hubo respuesta desde Madrid, de lo cual se deduce, que Castropol  perdió frente a Ribadeo la inspección sanitaria en los buques que realizaban labores de estiba o viceversa en su puerto. Un triste y decepcionante  “annus horribilis” para los intereses de Castropol y su puerto, a pesar de su vieja aureola de  poder e influencia, tanto en Oviedo como en Madrid, que en esta ocasión no sirvió de nada.

 

            José Ramón Luanco, ya lo tenía bastante claro en esa época, cuando escribió (“Asturias”, de Bellmunt y Canella):

            “¡Triste condición la de un pueblo, que no tiene otro recurso para sustento del proletario, que el mezquino estipendio que le deja,  quien acude a su recinto en demanda de justicia!”

 

            Castropol, Noviembre de 2018                                 Pepe Llende