Facebook Twitter Google +1     Admin

Se muestran los artículos pertenecientes a Octubre de 2021.

Publicado: 01/10/2021 15:21 por castropol en varios
20211001152058-243891333-1756638374530136-.jpg

PABLO VILLAPOL 

La compañía promotora es Orovalle, que intentará sacar plata, wolframio o cobre en otras zonas

La compañía minera Orovalle Mineral, que antes operaba con la denominación de Kinbauri España, presentó una solicitud al Gobierno del Principado de Asturias para desarrollar un gran proyecto minero denominado Palmira que se extiende por varios municipios del Occidente de Asturias y uno de ellos es el de Castropol, vecino del de Ribadeo. Entre este municipio, el de Tapia y el de El Franco plantea buscar oro a lo largo de una superficie que ocupa unos 30.000 kilómetros cuadrados.

En varias de esas zonas ya está comprobado que en el subsuelo, efectivamente, existe oro, aunque no está claro en qué concentración y, por lo tanto, si compensa extraerlo.

En este caso, además de la extracción de oro el proyecto Palmira contempla también la obtención de otros minerales como plata, cobre y wolframio sobre unas superficies totales de 48,6 millones de metros cuadrados que afectarán a los concejos de Boal, el Franco, Castropol e Illano.

Varias asociaciones llaman la atención sobre su impacto ambiental "debido al uso de sustancias altamente contaminantes"

El proyecto despertó de forma inmediata una serie de protestas vecinales y en principio echa a andar pese a las alegaciones que ha presentado al respecto la Coordinadora Ecologista de Asturias junto a diversos vecinos de todos esos concejos del Occidente de Asturias. El colectivo ecologista indica que «sorprendentemente, los ayuntamientos afectados no se sumaron a las alegaciones a pesar del impacto que conlleva estas explotaciones para el entorno».

El portavoz de esa coordinadora, Fructuoso Pontigo, indica que la empresa Orovalle recoge un proyecto anterior "del año 2014, y cuando se presentó se incurrió en el engaño al trasladar a los vecinos la necesidad de recuperar las minas de wolframio en Boal cuando en realidad, lo que se buscaba, era la explotación de oro y otros metales asociados".

Insisten en que la minería de oro precisa de la extracción de cantidades ingentes de mineral "para conseguir, en el mejor de los casos, gramos de material válido por tonelada extraída" y llaman la atención sobre su impacto ambiental "debido al uso de sustancias altamente contaminantes".

XAIME RAMALLAL

Varias ferias fueron un imán para el público tanto en A Mariña como en el Occidente astur

10 oct 2021 . 

La miel y las ostras, curioso «mar y tierra», sumaron este sábado pero no se mezclaron porque cada uno de esos alimentos tuvo su propia cita de exaltación. El producto de las abejas captó toda la atención a través de la Feira do Mel en Ferreira do Valadouro, que congregó numeroso público.

 

  
 
D. G.

 

Mientras que al otro lado del Eo hicieron lo mismo las ostras, con el festival Somos la Ostra de Castropol que este domingo continúa, con showcooking (12.30), degustaciones (13.00 y 20.30), magia (19.00) y música (20.30).

 

XAIME RAMALLAL

 

La gastronomía dio paso al comercio pues iniciativas de este estilo hubo en Xove, de la mano de Aciam y Concello y con alternativas lúdicas y festivas además hasta la madrugada.

 

D. G.

 

Y en Vegadeo, con su afamada Feria de Stocks que también prosigue en la jornada dominical (horario de 11.00 a 14.00 y de 16.30 a 20.30 horas, entrada gratuita).

El equipamiento añadirá “popular y circulante” a su denominación actual de “Menéndez Pelayo” para aunar “dos modos en los que ha sido conocida”

Vista general desde la biblioteca de Castropol.

Vista general desde la biblioteca de Castropol. T. CASCUDO

La Corporación municipal de Castropol aprobó en pleno por unanimidad el cambio del nombre de la biblioteca municipal, que pasa a ser “Biblioteca Popular Circulante Menéndez Pelayo” y no “Menéndez Pelayo” a secas.

De esta forma, se tienen en cuenta “los dos nombres por los que ha sido conocida”, explicó el alcalde, el socialista Francisco Javier Vinjoy, quien accedió a llevar a pleno esta propuesta de la comisión organizadora de los actos conmemorativos del centenario de la biblioteca, cuyo acto central será el martes. En la sesión plenaria se recordó que esta sede cultural pública se levantó con el “Manifiesto fundacional de la Biblioteca Popular Circulante de Castropol”. Abrió sus puertas el 2 de marzo de 1922 “y fue desarrollando una intensa actividad cultural que sobrepasaba los límites municipales y que fue objeto de atención a nivel nacional e internacional”.

En 1945 se rebautizó con el nombre “Menéndez Pelayo” a propuesta del centro coordinador de bibliotecas de Asturias. La modificación del nombre responde ahora a la necesidad de velar por la historia de la institución y dejar patente el trabajo de “muchas generaciones de castropolenses que se comprometieron con el proyecto cultural”. El próximo martes se celebrará un acto institucional en conmemoración del siglo de vida de la institución. Acudirá el rector de la Universidad de Oviedo, Ignacio Villaverde.

Por otro lado, en el pleno también se aprobó por unanimidad otra moción que exige oficializar el topónimo “ría del Eo”, para que conviva con el que en Galicia consideran oficial, “ría de Ribadeo” y que la primera sea la opción “preferente” en Asturias.

Uso de “ría del Eo”

“Encontramos referencias, al menos durante los dos últimos siglos, sobre el uso del topónimo ría del Eo en documentación y prensa histórica, en literatura científica y en textos legales tanto de Asturias como de Galicia”, señala la moción, que parte del PSOE, según el Alcalde, pero contó con el apoyo del PP desde el primer momento. Ambos partidos consideran que oficializar este topónimo no supone “perjuicio alguno” para Galicia. Más bien al contrario, “implica el reconocimiento identitario de todos los habitantes del territorio asturiano, fortaleciendo así la convivencia entre los municipios de ambas orillas”.

La Corporación considera de esta forma “justo” reconocer los dos topónimos y entiende que “es labor de todas las administraciones con competencias en este espacio decidir e impulsar estrategias que consoliden y cohesionen el tejido socioeconómico

El Principado también lucha por un cambio de la toponomia, algo que, destacó el regidor de Castropol, compete a la Dirección General del Instituto Geográfico Nacional, dependiente de la Subsecretaría de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana del Gobierno central.

Publicado: 23/10/2021 08:35 por castropol en Eventos Biblioteca
20211023083527-img-20211020-wa0015.jpg

La empresa de Figueras presentó su propuesta en el límite de plazo | Armón y otros aspirantes también mostraron interés por la adquisición de la factoría viguesa

Construcción del minicrucero de lujo “Evrima” en el astillero de Hijos de J. Barreras. | Marta G. Brea

Astilleros Gondán, de Figueras (Castropol), formuló ayer una oferta de compra por Hijos de J. Barreras, de Vigo, el mayor astillero privado del país, según pudo contrastar “Faro de Vigo”, diario del mismo grupo que LA NUEVA ESPAÑA. La compañía que dirige Álvaro Platero entregó su propuesta ayer por la mañana, el último día en el que la consultora contratada para ejecutar el proceso, Kroll, tenía abierta la ventanilla para los interesados.

En esta nómina figura otra empresa de capital asturiano, Armón, con sedes en Navia, Puerto de Vega y Gijón, que cuenta en Vigo con una de sus factorías. Sus instalaciones de Beiramar, con cerca de 17.000 metros cuadrados de concesión, se han especializado en buques pesqueros y oceanográficos. También se había dirigido a Kroll la empresa Marina Meridional, división naval de Grupo Argos (del veterano José Alberto Barreras, dueño de la desaparecida Vulcano), aunque no ha trascendido si finalmente registró su oferta de manera formal. Desde el entorno de Barreras no han aclarado cuántas propuestas han recibido, aunque la pasada semana aseguraban contar con nueve sociedades “interesadas”.

De prosperar la opción de Gondán –o la de Armón, así como otro astillero que solo opte a la unidad productiva–, el Juzgado de lo Mercantil podría aprobar la primera operación de “prepack” concursal de Galicia. Es una figura nueva en España –apenas se ha utilizado en juzgados de Barcelona–, que está amparada por una directiva comunitaria y que permite acelerar un proceso de liquidación con la venta de una unidad productiva para evitar un mayor deterioro de su valor, separando los pasivos contingentes fuera del proceso con la creación de una especie de “banco malo” del astillero. La Autoridad Portuaria de Vigo debe validar también la transacción.

Barreras cuenta con dos concesiones de la Autoridad Portuaria de Vigo, que suman 64.615 metros cuadrados, y una superficie adicional privada de otros 22.400. Todos ellos han tenido una ocupación baja en los últimos años. El fondo norteamericano Oaktree (su propietario final a través de una red de sociedades que acaban en Islas Caimán) busca un comprador que le permita dar carpetazo a su aventura industrial en Vigo.

El rector Villaverde abre los actos del centenario del centro recordando a sus fundadores y anunciando un aula de Extensión Universitaria en la localidad

Villaverde se dirige al alcalde, Francisco Javier Vinjoy, al inicio de su discurso en la biblioteca, llena de público. | T. C.

Villaverde se dirige al alcalde, Francisco Javier Vinjoy, al inicio de su discurso en la biblioteca, llena de público. | T. C.

El rector de la Universidad de Oviedo, Ignacio Villaverde, estuvo ayer presente en Castropol con el objetivo de rendir un “modesto homenaje” a los ocho castropolenses que hace un siglo, en octubre de 1921, firmaron el manifiesto “Por nuestra cultura” que dio origen a la reconocida Biblioteca Popular Circulante de Castropol (BPCC), germen de la Menéndez Pelayo actual. Villaverde se refirió a Vicente Loriente, Miguel García, Román Penzol, Franco Vior, Ramón Canel, José Manuel Piñeirúa, Laureano Acebo y Agustín García como “personas de larga visión, generosidad inagotable, tesón y tenacidad incomparables que construyeron algo tan hermoso como una biblioteca, ese lugar donde habita el mundo”. Con este emotivo acto Castropol puso en marcha el centenario de una de sus instituciones más queridas, que desde ahora se llamará Biblioteca Popular Circulante Menéndez Pelayo, para aunar las dos denominaciones por las que ha sido conocida.

“No fue solo una biblioteca, fue una ambición de cultura, de regeneración, de universalismo”, dijo Villaverde, quien reconoció el valor de los fundadores que hicieron un trabajo “ponderado y participado por grandes como María Moliner, Manuel B. Cossío, Dámaso Alonso, Lorca, Concha Espina y tantos otros”. El rector, ante el numeroso público asistente, señaló que el propósito de los fundadores era “llevar el universo a todo el mundo, iluminar los mentes y los corazones y construir una sociedad más justa, libre e igual a través de la lectura y la extensión cultural”.

Con él coincidió, muy emocionado, Vicente Loriente, hijo de Vicente Loriente Cancio, uno de los ocho firmantes del manifiesto fundacional: “Con su presencia aquí, el rector hace efectiva aquella ilusión de aquella gente que solo quería una sociedad justa, libre e intelectualmente formada, nada más, esa fue la base y la esencia de la biblioteca”. Loriente presidió los actos, en los que se presentó el logo del centenario, junto al rector y el alcalde castropolense, Francisco Javier Vinjoy. Este último subrayó que el “espíritu” que motivó a los ocho impulsores del centro cultural castropolense por excelencia está hoy “más vivo que nunca y sigue alentándonos a todos a seguir abogando por un Castropol cosmopolita, que atiende a la ciudadanía, que genera conocimiento y que tiende alianzas”.

Vicente Loriente, hijo de uno de los fundadores de la Biblioteca Popular Circulante, firma el nuevo manifiesto de apoyo al centro, en presencia de Villaverde y de la bibliotecaria, Manuela Busto. | T. Cascudo

Vicente Loriente, hijo de uno de los fundadores de la Biblioteca Popular Circulante, firma el nuevo manifiesto de apoyo al centro, en presencia de Villaverde y de la bibliotecaria, Manuela Busto. | T. Cascudo

Cerró el rector su intervención recordando un “desagradable suceso” ocurrido en 1937, cuando la institución que preside incautó varios libros a la biblioteca. Al no ser posible ya recuperar aquellos ejemplares, pues no están inventariados, la Universidad entregó a la biblioteca una selección de documentos existentes en sus fondos bibliográficos en los que se cita de forma específica a la Biblioteca Popular Circulante. Quiere Villaverde que este gesto, muy aplaudido, sirva para “desagraviar la memoria de quienes tanto y tan bueno hicieron por traer la luz del saber a todos los rincones de nuestra historia”.

Tanto Villaverde como Loriente se sumaron a una larga lista de personalidades que están firmando otro manifiesto, bautizado también “Por nuestra cultura” y que ha elaborado el escritor Gonzalo Moure. “Sobre aquel futuro de 1921, hoy, se han conseguido grandes cosas. Ya no somos ‘un pueblo ignorante’ ni tenemos un ‘vergonzoso número de analfabetos’, como lamentaba el manifiesto. Hoy nos podemos sentir orgullosos por haber acabado casi por completo con aquel índice de analfabetismo y de haber afianzado una gran personalidad cultural. Todo eso ha sido posible porque contamos con una biblioteca centenaria que ha conquistado un gran prestigio nacional e internacional concretado en numerosos premios y una larga historia cultural que no fue fácil”, dice el texto. El manifiesto anima a cumplir un reto colectivo de la mano de la biblioteca, “motor cultural y social del municipio” y este es construir un futuro todavía mucho mejor.

Al término del acto, el rector y el Alcalde firmaron un protocolo que posibilitará la creación de un aula de extensión universitaria en la localidad. Se cederá un local dentro de la Casa de Cultura castropolense que servirá de sede para la realización de actividades como cursos de verano o charlas.

Ignacio Villaverde espera que la institución siga "en la senda de contención prudente, pero de pequeño crecimiento que necesitamos para el curso que viene"

El Rector, en el acto en la Biblioteca de Castropol.

El Rector, en el acto en la Biblioteca de Castropol.

 El rector de la Universidad de Oviedo, Ignacio Villaverde pidió hoy en Castropol un “guiño” para la institución que preside dentro de la negociación de los presupuestos del Principado. “Espero un guiño y sé que el gobierno lo va a tener porque hace ya muchas semanas que estamos trabajando con la Consejería en ir fijando las cantidades que irán destinadas al presupuesto de la Universidad de Oviedo”, explicó Villaverde en la apertura de los actos del centenario de la biblioteca de Castropol, que pasará a llamarse Biblioteca Popular Circulante Menéndez Pelayo.

“Creemos que seguiremos con esa senda de contención prudente pero de pequeño crecimiento que nos permitirá afrontar los proyectos que queremos abordar el curso que viene”, añadió Villaverde, quien también se mostró convencido de que en estos momentos de dificultades económicas a consecuencia de la pandemia la institución tiene que ser solidaria con los sectores que más han sufrido. “La Universidad no puede convertirse en una pedigüeña en estos momentos, tiene que conseguir un buen presupuesto para prestar ayuda precisamente a esos sectores que más han sufrido durante este largo y oscuro periodo que nos ha tocado vivir”, zanjó a este respecto.

Además de los presupuestos, el rector indicó que el Principado y la Universidad están a punto de concluir el acuerdo de financiación plurianual, el denominado contrato-programa. Una negociación que Villaverde aplaude: “Estamos muy satisfechos con esto último porque el gobierno ha sido muy sensible a las necesidades y reivindicaciones de la Universidad”.

Un aula de extensión universitaria en Castropol

La visita sirvió también para confirmar que la Universidad de Oviedo contará, a partir de ahora, con un aula de extensión universitaria en Castropol, gracias a la cesión de un espacio por parte del ayuntamiento del concejo. Lo rubricaron el alcalde, Francisco Javier Vinjoy Valea, y el rector de la Universidad de Oviedo, Ignacio Villaverde, que firmaron un protocolo de actuación con el objetivo de que la institución académica cuente con un local, dentro de la Casa de Cultura de Castropol, que sirva como sede para desarrollar actividades en el marco de la extensión universitaria, tales como los cursos de verano, charlas u otras acciones formativas.

La firma de este protocolo de actuación coincidió con la celebración del centenario de la Biblioteca Popular Circulante Menéndez Pelayo, que surgió en 1921, tras la publicación de un manifiesto firmado por Vicente Loriente Cancio, junto con un grupo de jóvenes estudiantes, que, bajo el título Por Nuestra Cultura, plantea la iniciativa de crear una Biblioteca Popular Circulante, "con el fin de fomentar la propagación de la cultura". El texto, de inspiración regeneracionista, denunciaba la ignorancia general imperante y la mediocridad de la situación cultural y política y manifestaba la urgencia de actuar para solucionar el problema.

El rector de la Universidad de Oviedo, Ignacio Villaverde, que firmó en el libro de honor del consistorio, hizo también entrega de una recopilación de documentos existentes en los fondos bibliográficos de la institución académica, en los que se cita de forma específica a la Biblioteca Popular Circulante de Castropol. Y explicó que, para él, en su condición de rector de la Universidad de Oviedo, “este es un momento muy emotivo”. “Con este acto y la entrega de estos facsímiles no pretendemos saldar una deuda, dolorosa y trágica, que ya nada ni nadie podrá enjugar -en referencia a lo sucedido en enero de 1937, cuando la Biblioteca Popular Circulante fue incautada por la autoridad de la Universidad de Oviedo con un oficio del Rector a quien se entregaron los libros sin ningún inventario-, pero sí al menos, que sea un gesto sentido y querido, que tienda un hilo que nace con el ordinal 1 del primer tejuelo de la biblioteca, “La psicología del pueblo español”, de Rafael de Altamira, hasta el presente en el que recuperamos, para quedarse, no solo la memoria, sino también el propósito de la Biblioteca Circulante”. 

¿El trabajo se da?

Publicado: 29/10/2021 09:05 por castropol en Colaboraciones


La Nueva España

26 de Octubre del 2021 - Antonio Valle Suárez (CASTROPOL)

Recuperada la paz y dejado un poco atrás aquel inmenso miedo que arrastramos más de un año desde el comienzo de la maldita pandemia, los jubilados vacunados seguimos sin fiarnos de ese malvado bicho. Al menos los cinco que salimos al diario paseo mañanero lo seguimos haciendo con las mascarillas tapándonos la boca, y si las quitamos guardamos por lo menos dos o tres metros de separación entre cada uno, por si las moscas. Esa separación, sumada a nuestros años, hace que el oído se vuelva perezoso y para enterarnos bien de cada conversación hemos de gritar -unos más que otros- más de lo debido cuando hablamos, si es que no queremos que los demás digan a cada momento: ¿cómo dices, ho? Hoy, como casi siempre, Bras se apoderó de la voz cantante. Yo en su lugar, si fuese un orador como lo es él, probablemente haría lo mismo. Nos arengó todo el recorrido de ida y vuelta. Tanto fue así, que ni tuvimos tiempo a tomarnos el chiquito de rigor. Nos sermoneó a conciencia:

"¡Le estoy muy agradecido! ¡Me ha dado trabajo! ¡Da trabajo a mucha gente! ¡Gracias a que dan tanto trabajo...! ¡Nunca se lo llegaré a pagar, nos dio trabajo! ¡Le debo tanta obligación, pues le ha dado trabajo a mi hijo! ¡Dios nos libre que nos falte, da tanto trabajo! ¿Quién no ha oído infinidad de veces frases iguales o semejantes? El trabajo ya está marcado en la frente del hombre, condenado a practicarlo desde que fue expulsado del Paraíso Terrenal por el Creador, que le dijo: 'Ganarás el pan con el sudor de tu frente'. La mujer, su compañera ya entonces, solo fue condenada a marcharse con él. Aunque la penitencia a aquel pecado también la llevaba encima... Hoy, quizá pasados millones de años desde entonces, ella también está redimiéndose de aquel pecado. ¡Como si no hubiese dado golpe en toda su vida! ¡Como si parir, cuidar y educar a sus hijos, cocinar, hacer todas las demás labores de la casa no fuese un arduo y suficiente trabajo! Sí lo es, y gordo, pero sin salario alguno. Desde hace unos lustros las sacrificadas madres además de todos esos trabajos sin salario también, por unas u otras razones, se sienten empujadas a salir de sus casas a trabajar igual que el hombre. Esos trabajos que desarrollan ambos, tanto físicos como intelectuales, lo venden a cambio de dinero, ¿o no?... Sí es así, ¿quién es el que da el trabajo? A poco que penséis, si es que pensáis algo -nos dijo con mirada penetrante-, si alguien lo da es el trabajador, ¿o no?.... Nadie nos da nada. Todo en este planeta, desde que el mundo es mundo, es un intercambio de conveniencias donde siempre está la busca de intereses con el pan de por medio a cambio...".

Ya de vuelta a casa trato de leer la prensa sentado en mi jardín. No soy capaz a concentrarme. Mi mente sigue pegada a las reflexiones de Bras, que retumban en mis usados oídos. Un auténtico azote es este Bras. En fin que, según lo que nos cuenta, deduzco que nos demandan trabajo a cambio de dinero y, si nos lo pagan, nada nos deben. Lo mismo que si nosotros aportamos el trabajo que nos demandan, a condición de que nos paguen por ello, pues nada debemos... Claro, claro, el trabajo se compra y se vende... No hay vueltas que darle, va a tener razón Bras. El trabajo no se da...