Facebook Twitter Google +1     Admin

Se muestran los artículos pertenecientes a Noviembre de 2021.

Regidores y diputados de la comarca consideran que es una decisión “de justicia” que mejorará la convivencia a uno y otro lado del estuario

Por la izquierda, el regidor veigueño, César Álvarez; la diputada socialista Alba Álvarez; el alcalde de Castropol, Francisco Javier Vinjoy, y el diputado popular Álvaro Queipo, brindando ayer en el puerto de Castropol, a orillas de la ría del Eo, con Ribadeo y el puente de los Santos a sus espaldas. | T. Cascudo

Por la izquierda, el regidor veigueño, César Álvarez; la diputada socialista Alba Álvarez; el alcalde de Castropol, Francisco Javier Vinjoy, y el diputado popular Álvaro Queipo, brindando ayer en el puerto de Castropol, a orillas de la ría del Eo, con Ribadeo y el puente de los Santos a sus espaldas. | T. Cascudo

Una decisión “de justicia” que salda “una reivindicación histórica” en la comarca del Eo. Así ven en el lado asturiano del estuario la resolución del Instituto Geográfico Nacional (IGN) que equipara, con el mismo nivel de oficialidad y uso, los topónimos “ría del Eo”, de utilización mayoritaria en Asturias, y “ría de Ribadeo”, predominante en Galicia. El ente estatal acepta así una propuesta formulada a principios de año por el Gobierno asturiano y que llegó previamente a la Junta General de la mano del PP, recibiendo el apoyo unánime de todos los grupos.

El Principado hizo pública ayer a media tarde la noticia, tras recibir por la mañana la comunicación del IGN. Según el gobierno regional, la resolución del ente estatal explicita que este reconocimiento “supondrá la inclusión de ambos topónimos en todas las bases de datos geográficas producidas por las administraciones públicas integradas en el Sistema Cartográfico Nacional y, en todo caso, en las de la Administración General del Estado”. También se emitirá una recomendación para la rotulación conjunta de ambos nombres, “o bien el uso indistinto”.

Esta resolución corrige de algún modo otra, emitida trece años antes, en 2008, cuando la Comisión Especializada de Nombres Geográficos del Consejo Superior Geográfico estableció el topónimo “ría de Ribadeo” como de “uso preferente” y “ría del Eo” como de “uso menor o restringido”. Esta decisión provocó un gran malestar en el lado asturiano y fue, y sigue siendo, motivo de discusión recurrente a uno y otro lado del Eo.

LA NUEVA ESPAÑA reunió ayer a orillas de la ría del Eo, en el puerto castropolense, a los alcaldes de Vegadeo, César Álvarez, y Castropol, Francisco Javier Vinjoy, y a los diputados por el Occidente Alba Álvarez, por el PSOE, y Álvaro Queipo, por el PP. Los cuatro escenificaron la alegría colectiva por esta decisión que consideran “salomónica”.

Uno de los artífices de esta resolución fue el diputado popular Álvaro Queipo, pues él firmó la iniciativa parlamentaria del PP, aprobada luego por unanimidad en la Junta, planteando la convivencia de ambos topónimos. “Estoy enormemente satisfecho. Queda por ver lo que dice la letra pequeña del documento, pero ya podemos saber que el IGN se ha posicionado a favor de algo que consideramos justo”, señaló Queipo, convencido de que por cosas como esta “merece la pena hacer política”. A juicio de Queipo, natural de Castropol, el hecho de que ambos topónimos puedan convivir de manera oficial, “algo que pasa ya en la realidad”, es “un paso adelante en la convivencia entre Asturias y Galicia”.

Por su parte, la diputada socialista Alba Álvarez, defendió el “gran trabajo” desempeñado por la Consejería de Cultura, encargada de recabar el informe que argumenta la petición y que demuestra el uso histórico del término ría del Eo, con presencia en documentos oficiales desde 1871. “Es una reivindicación histórica de los vecinos y vecinos que vivimos a este lado de la ría y creo que hace justicia después de tantos años. Gracias al trabajo del gobierno del Principado, tenemos esta gran noticia; es un día histórico para la comarca”, expresó la diputada, que defiende el acuerdo como “lo más justo”.

El Alcalde de Vegadeo también hace alusión a una “respuesta de justicia” y aplaude la defensa efectuada por parte del Principado, aportando “muy buenos argumentos”. En términos generales se expresa el regidor castropolense, quien considera que la decisión del IGN “no supone ningún perjuicio al lado gallego, sino que fortalece la convivencia en ambas orillas”. Ahora, añade el regidor castropolense, “estarán los dos topónimos al mismo nivel, lo que nos da mucha satisfacción”.

Menos gustó la resolución del IGN en el lado gallego de la ría. El alcalde de Ribadeo, Fernando Suárez, anunció ayer su decisión de recurrir la resolución al considerar que “no está motivada, ni se ajusta a la razón, ni a la historia, ni a los criterios de denominación de las rías del Cantábrico”. El regidor nacionalista, uno de los más firmes defensores del topónimo ría de Ribadeo, dice que éate es el “único oficial posible” y mostró su malestar por el hecho de que el IGN no analizara sus alegaciones.

Una mirada que alcanza cien años en Castropol

Publicado: 05/11/2021 19:48 por castropol en sin tema

El presidente de la Junta inaugura la muestra fotográfica que permite viajar a la época de la fundación de la biblioteca del concejo

Francisco Javier Vinjoy, ayer, explicando las fotografías a Marcelino Marcos y a la diputada Alba Álvarez. | T. Cascudo

Francisco Javier Vinjoy, ayer, explicando las fotografías a Marcelino Marcos y a la diputada Alba Álvarez. | T. Cascudo

“Castropol-Asturias XX-XXI. Un pueblo, un siglo”, es el título de la exposición fotográfica inaugurada ayer y que mira a la evolución del Principado y, en especial a la de Castropol, donde se fraguó hace cien años la puesta en marcha de la Biblioteca Popular Circulante (BCP). La muestra se enmarca en el centenario de la hoy ya bautizada con un nombre un poco más largo –Biblioteca Popular Circulante Menéndez Pelayo– y que programa una amplia actividad para los próximos meses.

“La muestra busca visualizar el contexto social y cultural de esa Asturias del primer tercio del siglo XX”, explica la bibliotecaria, Manuela Busto, sobre esta exposición dual en la que las fotos de la Asturias rural, representada en Castropol y algunos otros rincones del Occidente, convive con la vida urbana de ciudades como Gijón. En la muestra, abierta hasta el 15 de diciembre, se pueden ver alrededor de sesenta fotografías y enseres antiguos de la vida tradicional, desde un carricoche a prendas de vestir.

El presidente de la Junta, Marcelino Marcos Líndez, fue el encargado de inaugurar la muestra haciendo una defensa del papel de las bibliotecas, “imprescindibles para la organización y gestión de la información”, y de las mujeres y los hombres que las dirigen, como “agentes de confianza capaces de ofrecer apoyo fiable y contenidos”.

“Si mueren las bibliotecas posiblemente la libertad del conocimiento sufriría un duro golpe”, añadió Líndez, que animó a la Menéndez Pelayo a seguir al menos otros cien años siendo “un lugar de reunión y proporcionando habilidades a los ciudadanos”.

El presidente del parlamento asturiano estuvo acompañado por la archivera y responsable de la biblioteca de la Junta, Josefina Velasco, quien anunció que están trabajando en un pequeño regalo para la Menéndez Pelayo a la que darán una recopilación de los documentos históricos ligados al concejo y previos a 1921 para que los vecinos tengan “un conocimiento mejor de lo que los procuradores de Castropol representaban en la Junta General”.

En esos documentos, dijo Velasco, los castropolenses descubrirán que los representantes del antiguo concejo de Castropol “nunca fueron muy sumisos, ni cómodos para la Junta”, pues eran, señaló, muy reivindicativos y siempre reclamaban mayor independencia.

Por su parte, el alcalde de Castropol, Francisco Javier Vinjoy, agradeció la colaboración de la Fundación Ría del Eo, de la asociación Casino-Teatro y del Museo del Pueblo de Asturias para el desarrollo de esta muestra. La parte más singular de la exposición es la referida a las imágenes antiguas de Castropol, pues la fotógrafa Ana Penzol, por encargo de la Fundación Ría del Eo, realizó réplicas actuales de los mismos rincones. De este modo, se puede apreciar que arquitectónicamente Castropol se ha mantenido casi igual en el último siglo. “Sirven para ver lo poco que cambió”, señala Ovidio Vila, de la Fundación Ría del Eo.