Facebook Twitter Google +1     Admin

Se muestran los artículos pertenecientes a Agosto de 2021.

La competición contó con la participación de nueve clubes de Galicia y Asturias y llenó de color y espectáculo la ría del Eo

Un momento de la competición, ayer, en aguas de la ría del Eo. | Reproducción A. M. S.

Un momento de la competición, ayer, en aguas de la ría del Eo. | Reproducción A. M. S.

“En Castropol este deporte se siente”. Son las palabras de algunos seguidores de la práctica del remo que ayer, protocolo anticovid mediante, pudieron disfrutar del paso de las traineras por la ría del Eo dentro de la competición “Bandera Princesa de Asturias” organizada en el muelle de la capital del concejo.

La prueba, la “estrella” de cuantas se organizan en Castropol, llegó a su trigésimo tercera edición. En las más de tres décadas de convocatoria la cita deportiva solo se suspendió el año pasado por las restricciones del coronavirus y por eso este verano era, si cabe, más esperada. En este municipio bañado por aguas de la ría del Eo “casi todos los habitantes o practicaron o saben lo que es el remo”, destaca el concejal de Deportes, Antón Rodríguez.

El deporte es el tradicional en una villa que vive además mirando a la ría. El club promotor de la prueba se fundó en 1949 y en Castropol hay constancia documental de la organización de competiciones de regatas desde el siglo XIX. En el agua, ayer, midieron su maestría nueve equipos, ocho gallegos y uno asturiano. Muchos consideran un “espectáculo” ver a los 14 deportistas remar al unísono, compartiendo esfuerzo. Se alzó con la victoria Cedeira.

20210814111131-cartel-01-capilla-palacio-c.jpg

"Es importante que la gente valore el patrimonio y lo cuide; hay que dejarlo a las siguientes generaciones”, dice el médico ovetense que lidera la firma que rehabilita inmuebles históricos y ayer permitió ver parte del edificio castropolense

Así es el impresionante palacio de Santa Cruz, en Castropol TANIA CASCUDO

Pocos son los castropolenses que conocen por dentro el palacio del Marqués de Santa Cruz de Marcenado, uno de los inmuebles más emblemáticos de Castropol. Por eso fue especialmente simbólica la jornada de puertas abiertas vivida ayer, en la que se permitió acceder al patio y a la capilla de este impresionante inmueble, reconstruido tras un incendio a mediados del siglo XVIII y que hace cuatro años fue rehabilitado por la firma Paisajes de Asturias, liderada por el empresario y médico ovetense Víctor Madera.

Tania Cascudo

Tania Cascudo

Poco amigo de los focos, Madera está pasando unos días de descanso en el palacio y accedió gustoso a la petición de la Fundación Ría del Eo para mostrar al público esta joya. LA NUEVA ESPAÑA tuvo ocasión de conversar unos minutos con él cuando salía a dar un paseo con su familia y expresó el orgullo que él y su mujer, María Obdulia Fernández, sienten por haber afrontado la rehabilitación de edificios singulares de Asturias y Galicia: “Lo hacemos con pasión. Somos asturianos y nos sentimos orgullosos de hacerlo. Es importante que la gente valore el patrimonio y lo cuide; hay que dejarlo a las siguientes generaciones”.

Vista general del patio desde la zona porticada con visitantes cerca de la entrada a la capilla. | T. Cascudo

Vista general del patio desde la zona porticada con visitantes cerca de la entrada a la capilla. | T. Cascudo

Madera, presidente no ejecutivo de la firma Quirón Salud, rehusó amablemente hacer más declaraciones sobre su pasión por la compra y la restauración de edificios singulares y remitió a su mujer “que es la que entiende de arte, yo solo soy un médico”. Permaneció un rato en el patio del palacio departiendo con los muchos vecinos y visitantes que no quisieron perderse esta oportunidad única de visitar el inmueble. Fue el caso de María Jesús Valderrama, que lleva cuarenta años veraneando en Castropol, y nunca había pisado el palacio: “Ha sido estupendo, está todo fantástico”.

Visitantes, ayer, fotografiando el patio del palacio del Marqués de Santa Cruz. | T. Cascudo

Visitantes, ayer, fotografiando el patio del palacio del Marqués de Santa Cruz. | T. Cascudo

El portavoz de la Fundación Ría del Eo, Ovidio Vila, fue el encargado de recibir a los visitantes en el patio del edificio y pudo confirmar la expectación que generó la jornada de puertas abiertas. “Se lo planteamos a Víctor Madera porque nos pareció una gran oportunidad, mucha gente está deseando conocerlo y otros que ya estuvieron, de volver a verlo”, explicó. También se dedicó a resolver las dudas de los visitantes sobre la capilla, que acabó de construirse en 1745. El retablo, uno de los elementos más destacables del espacio, data de 1746 y se prolicromó un año después.

Madera abre la capilla de Santa Cruz

Madera abre la capilla de Santa Cruz

Vila explica que no está documentada la autoría del retablo, pero su hipótesis es que pueda ser obra de Antonio Borja, escultor de Sigüenza y encargado de obras singulares en Asturias como el retablo de la capilla ovetense del Rey Casto. Se basa en el hecho de que el retablo de la Asunción, que se ubica en la iglesia de Castropol y con el que guarda similitudes, pertenece al citado autor y fue donado por la propia marquesa del palacio.

En la capilla del Marqués de Santa Cruz no solo llama la atención el retablo, sino también el confesionario y la escalera de madera que da acceso al interior del palacio. Otro buen conocedor de la historia local es el castropolense Javier García, quien explica que el inmueble “es un edificación de interés en Castropol y es una pena que apenas lo conozcamos”.

Publicado: 26/08/2021 09:16 por castropol en varios
20210826091630-expo-casas-indianos-cartel-.jpg

Un acuerdo público-privado permite rehabilitar la balaustrada de la icónica zona verde de Castropol, “un bien patrimonial” del concejo

Arriba, los restauradores Santiago Longo y Rudy Lobosco supervisando el estado de uno de los jarrones. A la derecha, vista general del cierre desde la calle colindante. | T. C.

Arriba, los restauradores Santiago Longo y Rudy Lobosco supervisando el estado de uno de los jarrones. A la derecha, vista general del cierre desde la calle colindante. | T. C.

El parque Vicente Loriente, de Castropol, lucirá en todo su esplendor a partir de este otoño. Un acuerdo de colaboración público-privada permitirá reparar la balaustrada que rodea este icónico parque, ubicado en el antiguo Campo del Tablado e inaugurado el 24 de julio de 1911.

Lavado de cara para el parque Vicente Loriente

Lavado de cara para el parque Vicente Loriente

El proyecto de restauración, que ya cuenta con el visto bueno de Patrimonio, corre a cargo de la firma avilesina Auriga Conservación y Restauración de Bienes Culturales. En su financiación colabora el Ayuntamiento de Castropol, la Fundación Ría del Eo, la asociación Casino-Teatro de Castropol y los propietarios de las edificaciones del entorno del parque. “Es una buena noticia porque es una petición del vecindario desde hace años y ahora se puede afrontar con la colaboración público privada”, señala el alcalde de Castropol, Francisco Javier Vinjoy.

El regidor expone su satisfacción por esta intervención que actúa sobre “un bien patrimonial” importante para la villa: “Tenerlo en perfecto estado es algo que nos satisface plenamente”. Está previsto que la actuación quede lista a lo largo de septiembre, para que el parque luzca en su esplendor en octubre, cuando está previsto el primer acto del centenario de la biblioteca Menénedez Pelayo, ubicada en este enclave.

Los restauradores Santiago Longo y Rudy Lobosco estuvieron este martes en Castropol para poner en marcha los trabajos, que consistirán en hacer moldes para recuperar los ornamentos en forma de jarrones que coronan la balaustrada y que se van “a reproducir con un material acorde”. Está previsto también “reintegrar aquellos elementos dañados” y que fueron retirados a la espera de una reparación y, en general, una revisión de todos los ornamentos y una limpieza integral de la balaustrada.

Longo indica que el parque Vicente Loriente es un jardín histórico “bastante importante, uno de los más interesantes de la zona”. Es la primera rehabilitación integral que se recuerda en la balaustrada, pues en el parque sí que se hicieron algunas mejoras en 2011, cuando se celebró el centenario de su construcción por parte del mecenas local Vicente Loriente Acevedo que le da nombre al espacio.